DIS­TIN­TOS y su­per po­de­ro­sos

Lle­vó su tiem­po, pe­ro el re­la­to de la di­ver­si­dad y de las di­si­den­cias se­xua­les a fin ga­nó su jus­to lu­gar en el mun­do del có­mic.

La Voz del Interior - Número Cero - - Portada - Iván Lom­sa­cov

C omo en la so­cie­dad y co­mo en otras ex­pre­sio­nes de la in­dus­tria cul­tu­ral, tam­bién en la his­to­rie­ta, la di­ver­si­dad y las di­si­den­cias se­xua­les y de gé­ne­ro es­tu­vie­ron in­vi­si­bi­li­za­das o mal tra­ta­das en ca­si to­do el si­glo 20.

En los años 1950, lle­ga­ron a ser aus­cul­ta­das con la lu­pa su­pues­ta­men­te cien­tí­fi­ca del psi­quia­tra Fre­de­rick Wert­ham, quien en su ob­se­si­vo em­pe­ño por des­ca­li­fi­car al có­mic co­mo in­fluen­cia no­ci­va pa­ra la ju­ven­tud pu­so a la ho­mo­se­xua­li­dad a la par de la vio­len­cia y el cri­men, lo que la ex­pu­so a la cen­su­ra del Co­mic Co­de Aut­ho­rity, que a par­tir de en­ton­ces ri­gió en las gran­des edi­to­ria­les nor­te­ame­ri­ca­nas.

Tal nin­gu­neo y des­tra­to co­men­zó a di­sol­ver­se len­ta­men­te, y con hon­ro­sas ex­cep­cio­nes an­te­rio­res, en los años 1960, con el sur­gi­mien­to de los “co­mix” un­der­ground y a tono con el clima ge­ne­ral de reivin­di­ca­ción de li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les.

Sin em­bar­go, hu­bo que es­pe­rar has­ta 1989 pa­ra que el Co­mic Co­de se en­men­da­ra y ha­bi­li­ta­ra la apa­ri­ción de su­per­hé­roes y su­per­he­roí­nas ho­mo­se­xua­les, o el sin­ce­ra­mien­to ex­plí­ci­to de los que ha­bían da­do se­ña­les des­de la li­be­ra­li­za­ción que Stan Lee im­pul­só en Mar­vel.

Otros paí­ses y es­pa­cios in­de­pen­dien­tes del có­mic es­ta­dou­ni­den­se ya des­de los años 1980 fue­ron pró­di­gos en obras rea­li­za­das con co­no­ci­mien­to de cau­sa por au­to­res y au­to­ras que trans­pa­ren­ta­ron su orien­ta­ción se­xual y su iden­ti­dad de gé­ne­ro en la vi­da co­mo en sus na­rra­cio­nes.

Al­gu­nos de ellos lo­gra­ron, ape­lan­do al hu­mor mordaz o a gé­ne­ros co­mo el po­li­cial, tí­tu­los que ob­tu­vie­ron la de­vo­ción de la co­mu­ni­dad in­ter­pe­la­da y gran in­te­rés de lec­to­res aje­nos a ella. En­tre los más em­ble­má­ti­cos se in­clu­yen el ale­mán Ralf Kö­nig con las sa­gas de El con­dón ase­sino y El hom­bre desea­do –lle­va­das lue­go al ci­ne– y otras 40 co­me­dias con per­so­na­jes gay; el es­pa­ñol Na­za­rio con la de­tec­ti­ve tra­ves­ti

Anar­co­ma, muy ex­plí­ci­ta en cuan­to a la ex­hi­bi­ción de re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les mas­cu­li­nas pe­ro sin po­ner el fo­co del re­la­to en lo por­no­grá­fi­co, y la nor­te­ame­ri­ca­na Ali­son Bech­del con su ti­ra Dy­kes to watch out forr (ti­tu­la­da en Es­pa­ña Unas bo­llos de cui­da­do), que du­ran­te 25 años re­tra­tó la co­ti­dia­ni­dad lés­bi­ca me­dian­te un cos­tum­bris­mo ama­ble pe­ro do­ta­do de com­ple­ji­dad y sen­ti­do crí­ti­co fe­mi­nis­ta.

Lue­go irían lle­gan­do nu­me­ro­sos có­mics que abor­dan con res­pe­to y pro­fun­di­dad las se­xo­di­si­den­cias, aun­que no siem­pre co­mo eje cen­tral de su tra­ma.

Ja­pón es ca­so apar­te: des­de el clá­si­co La prin­ce­sa caballero de Osa­mu Te­zu­ka, de 1954, su enor­me in­dus­tria de man­ga ofre­ce in­nu­me­ra­bles obras in­vo­lu­cra­das con la di­ver­si­dad –y la am­bi­güe­dad– se­xual y de gé­ne­ro, al pun­to de te­ner es­ta­ble­ci­das ca­te­go­rías de gé­ne­ro es­pe­cí­fi­cas, co­mo gei-co­mi pa­ra la ho­mo­se­xua­li­dad en ge­ne­ral, yaoi pa­ra his­to­rias amo­ro­sas en­tre va­ro­nes, yu­ri y sho­jo-ai pa­ra las de mu­je­res, ba­ra si se tra­ta de gays for­ni­dos y ve­llu­dos con se­xo más ex­plí­ci­to, y más.

La sen­si­bi­li­dad LGTBI es­tá pre­sen­te in­clu­so en se­ries tan ma­si­va­men­te ex­por­ta­das co­mo

Ran­ma ½ y Sai­lor Moon.

¿Y por ca­sa?

En­con­trar en las re­vis­tas de his­to­rie­ta na­cio­na­les de los años 1970, 1980 y 1990, co­mo las edi­ta­das por Co­lum­ba o por Re­cord, al­gu­na re­pre­sen­ta­ción de per­so­nas y vi­ven­cias ho­mo­se­xua­les li­bre de los con­ven­cio­na­lis­mos con­ser­va­do­res en­ton­ces vi­gen­tes se­rá muy di­fí­cil. In­clu­so la más progresista y al­ter­na­ti­va Fie­rro en su pri­me­ra épo­ca apor­tó po­co más que cons­truc­cio­nes ca­ri­ca­tu­res­cas o la ais­la­da pre­sen­cia de al­gún per­so­na­je más rea­lis­ta. An­tes, ni ha­blar.

En ese sen­ti­do, la apa­ri­ción, en oc­tu­bre de 2017, del li­bro His­to­rie­ta LGBTI hi­zo jus­ti­cia editorial con­den­san­do en pa­pe­les bien im­pre­sos en­tre bue­nas ta­pas la vi­si­bi­li­za­ción de to­da una ri­que­za de ex­pre­sión de la di­ver­si­dad y de las di­si­den­cias se­xua­les que ac­tual­men­te se vie­ne ma­ni­fes­tan­do en in­ter­net, des­de el un­der fan­zi­ne­ro y des­de la mi­li­tan­cia, en sin­to­nía con cam­bios y mo­vi­mien­tos sociales que se ac­ti­va­ron en la úl­ti­ma dé­ca­da, nue­vas con­di­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les co­mo la Ley de Ma­tri­mo­nio Igua­li­ta­rio y la de Iden­ti­dad de Gé­ne­ro y una ma­yor au­to­no­mía de los his­to­rie­tis­tas, que, por ca­re­cer de una gran in­dus­tria que los con­tra­te, crean si­guien­do su de­seo.

El li­bro cuen­ta con el po­ten­cial le­gi­ti­ma­dor que im­pli­ca re­sul­tar de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca: pro­du­ci­do por la Editorial Mu­ni­ci­pal de Ro­sa­rio, fue me­ta del Con­cur­so Na­cio­nal de His­to­rie­ta de te­má­ti­ca LGBTI, or­ga­ni­za­do por el Área de Di­ver­si­dad Se­xual del mis­mo mu­ni­ci­pio. “Se ha­bía pen­sa­do tra­ba­jar el te­ma con cuen­tos, fo­to­gra­fías o poe­sías –re­pa­sa su coor­di­na­dor, Mar­tín Cla­pié–. Pe­ro des­de la editorial sur­gió la pro­pues­ta de ir por el la­do de las his­to­rie­tas”.

Los or­ga­ni­za­do­res y el ju­ra­do –com­pues­to por au­to­res/es­tu­dio­sos/mi­li­tan­tes tan ver­sa­dos en ma­te­ria de có­mic co­mo de gé­ne­ro y di­ver­si­dad– que­da­ron asom­bra­dos por la cin­cuen­te­na de tra­ba­jos que lle­ga­ron.

“Mi ex­pe­rien­cia co­mo ju­ra­do fue de emo­ción pro­fun­da: nun­ca me ha­bía en­fren­ta­do a tan­tas his­to­rie­tas lo­ca­les que na­rra­ran des­de el pre­sen­te la di­ver­si­dad se­xual y de gé­ne­ro”, re­cuer­da el pe­rio­dis­ta, di­bu­jan­te y mi­li­tan­te queer Die­go Tre­ro­to­la.

“Yo, que no sa­bía de có­mic y em­pe­cé des­creí­do de la ca­li­dad con que me iba a en­con­trar, tu­ve una sor­pre­sa muy mo­ti­va­do­ra cuan­do la ma­yo­ría de las pro­pues­tas lle­ga­ron con­cep­tual­men­te muy bien orien­ta­das y con una gran ri­que­za téc­ni­ca –re­to­ma Cla­pié– . Ca­si to­do lo que yo ha­bía vis­to re­fe­ría a la cues­tión gay, mas­cu­li­na, y acá lle­ga­ron mu­chos tra­ba­jos que da­ban lu­gar a otras ex­pre­sio­nes de la di­ver­si­dad, mu­chas re­la­cio­na­das a lo femenino o con mas­cu­li­ni­da­des no-he­ge­mó­ni­cas. En­con­tra­mos que ha­bía mu­chos ar­tis­tas ha­cien­do his­to­rie­tas do­ta­dos de he­rra­mien­tas pa­ra pen­sar el te­ma y con una mi­ra­da no aca­de­mi­cis­ta, ses­ga­da, sino más li­ga­da a los pro­ce­sos sociales que mar­can las reali­da­des de las per­so­nas del co­lec­ti­vo”.

An­te el gra­to im­pac­to, el ju­ra­do em­pu­jó am­pliar de ocho a 10 el lí­mi­te de obras por se­lec­cio­nar que im­po­nía el es­pa­cio del li­bro pla­ni­fi­ca­do. Y aún así “que­da­ron afue­ra co­sas bue­nas”, acla­ra la co­mu­ni­ca­do­ra fe­mi­nis­ta Ma­rie­la Ace­ve­do, tam­bién del ju­ra­do.

“Ca­da quien mi­ró con sus pro­pios ojos y vo­ta­mos, con la mis­ma li­ber­tad con que tra­ta­mos de vi­vir”, di­ce Die­go. No obs­tan­te, hu­bo cri­te­rios que am­bos y el ico­no­clas­ta his­to­rie­tis­ta ro­sa­rino Max Ca­chim­ba acor­da­ron so­bre la mar­cha.

AL­GU­NAS HIS­TO­RIE­TAS CONTE MÁTICA GAY LO­GRA­RON HA­CER­SE UN LU­GAR APE­LAN­DO AL HU­MOR MORDAZ OAL GÉ­NE­RO PO­LI­CIAL.

“De­ci­di­mos ele­gir his­to­rias que na­rra­ban la vi­da co­ti­dia­na, las in­fan­cias, mo­men­tos en que te se­ña­la­ron co­mo ra­ro, en que tu­vis­te que ha­cer­te fuer­te...”, cuen­ta Ma­rie­la, y sub­ra­ya que el pri­mer cri­te­rio de se­lec­ción fue que to­das las iden­ti­da­des/ex­pre­sio­nes re­pre­sen­ta­das en la si­gla LGBTI (les­bia­nas, gays, bi­se­xua­les, trans­gé­ne­ros e in­ter­se­xua­les) es­tu­vie­ran re­pre­sen­ta­das.

Con to­do, la se­lec­ción tu­vo sus com­ple­ji­da­des, por­que, aun en la unión de la di­ver­si­dad, anida la con­tro­ver­sia. Tre­ro­to­la trans­pa­ren­ta que “tras ese mo­men­to ca­si de shock fren­te a la pro­duc­ción del pre­sen­te, hu­bo que se­pa­rar la pa­ja del trigo”, por­que al la­do de las obras que gustaron de en­tra­da “ha­bía his­to­rie­tas mi­só­gi­nas y na­rra­cio­nes don­de la con­ven­ción ob­tu­ra­ba la li­ber­tad pa­ra ex­pre­sar­se”.

“Lo más di­fí­cil fue se­lec­cio­nar las his­to­rie­tas so­bre la iden­ti­dad gay, por­que va­rias eran muy des­pec­ti­vas con lo femenino –la­men­ta Ace­ve­do–. La mu­jer era esa pre­sen­cia que es­tá co­mo pan­ta­lla, re­sol­vién­do­le la vi­da al va­rón, co­ci­nan­do, cui­dan­do los pi­bes, sin dar­se cuen­ta de que en reali­dad el pro­ta­go­nis­ta fan­ta­sea con la pi­ja. Esa idea de mu­jer flo­re­ro y el cul­to al pe­ne eli­mi­na­ron a va­rias pro­pues­tas”.

Ca­mino abier­to

An­te­ce­den­te pun­tal de His­to­rie­tas LGBTI es la an­to­lo­gía Ábre­me, pro­du­ci­da en 2008 por Moe­bius Edi­to­ra en co­la­bo­ra­ción con un fes­ti­val de ci­ne LGTBI de Es­pa­ña. Aun­que re­ci­bió crí­ti­cas por la fal­ta de coor­de­na­das po­lí­ti­cas de gé­ne­ro y se­xua­li­dad en su ar­ma­do, aquel lu­jo­so com­pi­la­do de material rea­li­za­do pa­ra la oca­sión por au­to­res in­vi­ta­dos tie­ne sus pun­tos al­tos, y el va­lor de ha­ber na­ci­do cuan­do “acá no ha­bía na­da pa­re­ci­do”, co­mo res­ca­ta su di­rec­tor, Mar­tín Ramón.

“De­be­ría­mos ha­ber­nos in­vo­lu­cra­do más en la te­má­ti­ca, y hay cues­tio­nes es­té­ti­cas que hoy no me gus­tan –re­co­no­ce–. Pe­ro no me arre­pien­to de ha­ber­lo pu­bli­ca­do; me gus­ta que exis­ta”.

En Ábre­me par­ti­ci­pan, en­tre otros, Lu­ciano Vec­chio y Pa­tri­cio Oli­ver, hoy au­to­res re­fe­ren­tes de la his­to­rie­ta LGBTI. Y en 2009 Moe­bius lan­zó un ori­gi­nal li­bro “so­lis­ta” de Oli­ver: Mau­ri­ce in Lo­ve, pro­ta­go­ni­za­do por un chi­co bi­se­xual.

Un an­te­ce­den­te más con­tem­po­rá­neo es Clí­to­ris, con­ce­bi­do co­mo un es­pa­cio fe­mi­nis­ta “de au­torxs” am­plio, que in­clu­ye lo he­te­ro­se­xual y que, jun­to al có­mic, uti­li­za otros for­ma­tos dis­cur­si­vos.

Su ges­to­ra, Ma­rie­la Ace­ve­do –tam­bién im­pul­so­ra del gru­po de re­fle­xión y ac­ti­vis­mo de au­to­ras Car­nes­To­len­das, Po­lí­ti­ca Se­xual en Vi­ñe­tas–, ex­pli­ca que el pro­yec­to se pen­só pa­ra abor­dar “un am­plio ran­go de cues­tio­nes re­la­cio­na­das con las cor­po­ra­li­da­des, las asig­na­cio­nes y ex­pre­sio­nes de gé­ne­ro y las se­xua­li­da­des, y to­do atra­ve­sa­do por la idea de que no hay una con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca sino con­flic­tos o re­la­cio­nes de po­der”.

En ese mar­co, re­sal­ta ella, lo LGTBI no es un te­ma al que “dar­le lu­gar”, sino “al­go cen­tral en las dis­cu­sio­nes de los fe­mi­nis­mos y par­te in­trín­se­ca de nues­tras pu­bli­ca­cio­nes”.

“Quie­nes co­la­bo­ran for­man par­te, en al­gu­nos ca­sos, de es­pa­cios LGTBI y sus pro­pues­tas grá­fi­cas tie­nen que ver con esa mi­ra­da –es­cla­re­ce–. Pe­ro no pre­gun­ta­mos có­mo se de­fi­ne ca­da quien pa­ra so­li­ci­tar­le una pro­pues­ta; lo que bus­ca­mos es que la pro­pues­ta cues­tio­ne cier­ta idea de ‘nor­ma­li­dad’”.

Fi­nan­cia­da en un prin­ci­pio con un pre­mio del Con­cur­so Na­cio­nal de Nue­vas Re­vis­tas Cul­tu­ra­les “Abe­lar­do Cas­ti­llo”, Clí­to­ris ad­qui­rió for­ma im­pre­sa en cin­co nú­me­ros de su re­vis­ta “de his­to­rie­tas y ex­plo­ra­cio­nes va­rias” y en dos li­bros an­to­ló­gi­cos pu­bli­ca­dos con la editorial Ho­tel de las Ideas: Sex(t)ua­li­da­des en vi­ñe­tas (2014) y Re­la­tos pa­ra Fe­mi­nin­jas (2017).

En par­te con el in­flu­jo mo­ti­va­cio­nal del con­cur­so/li­bro ro­sa­rino, en el re­cien­te di­ciem­bre na­ció Se­cuen­cia Di­si­den­te, un nú­cleo di­gi­tal que a tra­vés de Fa­ce­book y otras re­des “re­co­pi­la tra­ba­jos pre­exis­ten­tes y nue­vos de his­to­rie­tis­tas LGBTIQ+ (la am­plia­ción de la si­gla obe­de­ce a la in­cor­po­ra­ción de la mi­ra­da queer y de otras po­si­bi­li­da­des de con­ce­bir y vi­vir la se­xua­li­dad y la iden­ti­dad de gé­ne­ro) de Ar­gen­ti­na que to­can te­má­ti­cas o in­clu­yen per­so­na­jes re­fe­ren­tes al co­lec­ti­vo”, se­gún des­cri­be el au­tor Lu­ciano Vec­chio, quien con­vo­có a los par­ti­ci­pan­tes y coor­di­na los con­te­ni­dos.

Bri­llan allí se­ries co­mo Les trans del es­pa­cio (de Seb Ma­rie­jo­withz), Ho­rror! Des­per­té con un ca­za­dor (Ru­bén Gau­na), Mi chon­ga es rep­ti­lia­na (Ca­ta­li­na Min­te­guía) y obras de una cua­ren­te­na de fir­mas. Hay pá­gi­nas suel­tas, ti­ras au­to­con­clu­si­vas, his­to­rias con “con­ti­nua­rá” pe­ro aco­ta­das, y épi­cas que se pre­vén ex­ten­sas pu­bli­cán­do­se en re­gu­la­res en­tre­gas se­ma­na­les.

El pro­pul­sor del pro­yec­to de­cla­ra que la in­ten­ción es su­mar vi­si­bi­li­dad pa­ra lo que ya se es­tá pro­du­cien­do, y re­cons­truir una ge­nea­lo­gía de au­to­res y obras del pa­lo, pe­ro tam­bién “ir ge­ne­ran­do un es­pa­cio se­gu­ro pa­ra que his­to­rie­tis­tas que per­te­ne­cen al co­lec­ti­vo y no lo di­cen o no pue­den pro­du­cir des­de ahí por el mo­ti­vo que fue­ra” se pue­dan ani­mar “a ex­pre­sar­se co­mo sien­tan y sa­ber que no es­tán solxs”.

“So­mos un mon­tón. Y jun­tes so­mos más”, re­su­me Vec­chio, y agre­ga que aun­que “el so­lo he­cho de vi­si­bi­li­zar­se co­mo his­to­rie­tis­tas LGBTIQ+ es un ac­to po­lí­ti­co”, el cos­ta­do ac­ti­vis­ta de ca­da ar­tis­ta y su obra es un te­rreno que ca­da quien ex­plo­ra “a su ma­ne­ra y a sus tiem­pos”.

Pe­ro, más allá de los tiem­pos y las ma­ne­ras, Se­cuen­cia Di­si­den­te tam­bién sos­tie­ne el ob­je­ti­vo de lle­gar más allá de la pro­pia co­mu­ni­dad: “Sen­si­bi­li­zar, ex­po­ner al pú­bli­co en ge­ne­ral lo na­rra­do des­de nues­tras sen­si­bi­li­da­des pa­ra te­jer puen­tes em­pá­ti­cos, ates­ti­guar ex­pe­rien­cias y sen­ti­res que de otro mo­do no lle­gan, por­que no es­tán en la in­dus­tria cul­tu­ral he­ge­mó­ni­ca”, de­fi­ne Lu­ciano. Un ob­je­ti­vo que tam­bién alien­ta al li­bro he­cho en Ro­sa­rio y a las de­más pro­pues­tas de la di­ver­si­dad que nos es­pe­ran en li­bre­rías, even­tos y pan­ta­llas.

(ILUSTRACIÓNDEKARLOLOTTERSBERGER)

(ILUS­TRA­CIÓN DE KARLO LOTTERSBERGER)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.