El nom­bre del mun­do es Ur­su­la

La Voz del Interior - Número Cero - - Lugares Comunes - ANA LLURBA

“En­tre sus an­ces­tros es­tán los cuen­tos fol­kló­ri­cos y los mi­tos, las no­ve­las épi­cas de la Edad Me­dia, y Arios­to, y Tas­so, y mu­chas fan­ta­sías del si­glo XIX y de­más. Es­ta li­te­ra­tu­ra es ac­ce­si­ble pa­ra cual­quier lec­tor. La pre­gun­ta que ha­bría que ha­cer­se, qui­zá, no es por qué la fan­ta­sía se­du­ce tan­to a ni­ños co­mo a adul­tos, sino por qué el rea­lis­mo atrae só­lo a los adul­tos. ¿Ha­brá al­go equi­vo­ca­do en el rea­lis­mo, al­go se ha­brá per­di­do?”. Así res­pon­día una in­fa­ti­ga­ble Ur­su­la K. Le Guin a la pre­gun­ta so­bre la pre­sun­ta edad de los lec­to­res de fan­ta­sía y de cien­cia fic­ción, du­ran­te la pri­me­ra en­tre­vis­ta que con­ce­dió a un me­dio ar­gen­tino, el dia­rio Pá­gi­na 12, en 2004.

En la pre­gun­ta na­da re­tó­ri­ca que la con­sa­gra­da es­cri­to­ra lan­zó co­mo res­pues­ta la­tía una de las gran­des cues­tio­nes que sub­ya­cen al te­rri­to­rio de la fic­ción es­pe­cu­la­ti­va, la cien­cia fic­ción o la fan­ta­sía épi­ca. Un te­rreno que en los ’60, cuan­do em­pe­zó a pu­bli­car Le Guin, aún es­ta­ba mi­na­do de vi­ri­li­dad y una tras­no­cha­da fe en el pro­gre­so in­de­fi­ni­do. Un cam­po de ba­ta­lla, cu­ya épi­ca alie­nan­te su­po sub­ver­tir con sen­si­bi­li­dad an­tro­po­ló­gi­ca y as­tu­cia poé­ti­ca.

Ade­más de su po­pu­lar sa­ga fan­tás­ti­ca de Te­rra­mar, los su­ges­ti­vos uni­ver­sos de no­ve­las, co­mo La mano iz­quier­da de la os­cu­ri­dad (1969), Los des­po­seí­dos (1974) y El nom­bre del mun­do es Bos­que (1976) o his­to­rias cor­tas co­mo la con­mo­ve­do­ra Los que aban­do­nan Ome­las (1973), pen­du­lan en­tre la uto­pía so­cial y la dis­to­pía eco­ló­gi­ca.

Dis­tan­cia­da del pe­si­mis­mo psi­co­dé­li­co de Ja­mes G. Ba­llard, pe­ro cer­ca­na en la pre­ci­sión del bri­tá­ni­co pa­ra in­se­mi­nar la in­quie­tud an­te las rui­nas del fu­tu­ro pró­xi­mo (fue una de las pri­me­ra au­to­ras en ha­blar del cam­bio cli­má­ti­co) en las men­tes de los lec­to­res, al igual que otras au­to­ras co­mo Joan­na Russ, Oc­ta­via Butler y, mas ade­lan­te, An­ge­la Car­ter, au­gu­ró la es­pe­cu­la­ción so­bre el gé­ne­ro y los con­di­cio­na­mien­tos se­xua­les en su ele­gan­te y na­da pan­fle­ta­rios ima­gi­na­rios de po­lí­ti­ca-fic­ción.

Ade­más de es­cri­bir más de 50 li­bros de fic­ción, no fic­ción y poe­sía re­ci­bió in­nu­me­ra­bles re­co­no­ci­mien­tos des­de el Ne­bu­la, El Hu­go, el PEN/Ma­la­mud, así co­mo fue la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir el pre­mio “Gran Maes­tra” por la SFWA, la Aso­cia­ción de Es­cri­to­res de Cien­cia Fic­ción y Fan­ta­sía de Es­ta­dos Uni­dos. La ma­yo­ría de sus li­bros fue­ron pu­bli­ca­dos en Ar­gen­ti­na por la mí­ti­ca editorial Mi­no­tau­ro o re­vis­tas co­mo El Pén­du­lo. Su in­te­rés por la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na la lle­vó a tra­du­cir a Ga­brie­la Mis­tral, Angélica Go­ro­dis­her y Dia­na Be­lle­si, con quien tam­bién es­cri­bió a dúo.

“¿Ha­brá al­go equi­vo­ca­do en el rea­lis­mo, al­go se ha­brá per­di­do?”. A pe­sar de su muer­te, ocu­rri­da el pa­sa­do 22 de enero, es­ta pre­gun­ta se­gui­rá la­tien­do en no­so­tros, sus lec­to­res, co­mo un mons­trui­to in­vi­si­ble aguan­tan­do la res­pi­ra­ción. Por­que pa­ra los aman­tes de la fic­ción es­pe­cu­la­ti­va, pa­ra­fra­sean­do el nom­bre de una de sus no­ve­las más co­no­ci­das, al igual que Gaia, Gea o Te­rra, el nom­bre del mun­do es Ur­su­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.