Los se­cre­tos de la for­ta­le­za

Atra­ve­sa­do por pa­sio­nes e in­tri­gas, el Cas­ti­llo Mandl, de La Cum­bre, se man­tie­ne en pie des­de 1930. Una no­ve­la re­cien­te de Ro­ber­to La­pid reac­tua­li­zó su in­ten­sa his­to­ria.

La Voz del Interior - Número Cero - - Crónica - Jo­se­fi­na Edels­tein

Ella ha­ce el pri­mer des­nu­do del ci­ne co­mer­cial y ex­hi­be el dis­fru­te por el se­xo, y el fa­bri­can­te de ar­mas que­da ob­nu­bi­la­do con la ac­triz. Pe­ro la jo­ven, ade­más, guar­da en su ce­re­bro una in­te­li­gen­cia que po­cos quie­ren ver.

Hedy La­marr y Frie­drich Mandl, am­bos aus­tría­cos, se ca­san en 1933, cuan­do ella te­nía 19 años, y se ins­ta­lan en un cas­ti­llo en Salz­bur­go.

Mandl prác­ti­ca­men­te se­cues­tra a la ac­triz en esa for­ta­le­za y la so­me­te a una re­la­ción vio­len­ta. Cua­tro años des­pués, Hedy lo­gra es­ca­par, desa­rro­lla su ca­rre­ra de ac­triz en Holly­wood y, al mis­mo tiem­po, da rien­da suel­ta a su in­te­li­gen­cia co­mo in­ven­to­ra. En­tre otras co­sas, desa­rro­lló la fre­cuen­cia Hop­ping pa­ra con­tro­lar torpe­dos, cu­ya ló­gi­ca es la ba­se del GPS, del wi­fi y del Blue­tooth.

Se­gún el es­cri­tor cor­do­bés Ro­ber­to La­pid, “Mandl y Hedy La­marr nun­ca de­ja­ron de es­tar en con­tac­to, por­que a am­bos les ser­vían los da­tos que te­nía el otro”.

Esa re­la­ción y sus ve­ri­cue­tos son la tra­ma de Pa­sión imperfecta, la no­ve­la his­tó­ri­ca que pu­bli­có La­pid en no­viem­bre pa­sa­do.

Tam­bién esa re­la­ción es par­te del ha­lo de las his­to­rias que en­vuel­ven al Cas­ti­llo Mandl, ubi­ca­do en La Cum­bre, de­ve­ni­do en ho­tel des­de 2006, cu­yo se­gun­do pro­pie­ta­rio fue el co­mer­cian­te de ar­mas aus­tría­co.

La for­ta­le­za de las sie­rras

La idea de cons­truir en esa zo­na de las sie­rras cor­do­be­sas una suer­te de for­ta­le­za, en 1930, fue del ci­ru­jano ro­sa­rino Bar­to­lo­mé Va­sa­llo. Su pro­fe­sión le ha­bía per­mi­ti­do ama­sar una in­tere­san­te for­tu­na y el hom­bre de­ci­dió te­ner una man­sión pa­ra ve­ra­near, em­pla­za­da en un te­rreno de 17 hec­tá­reas.

Con­tra­tó al ar­qui­tec­to Emi­lio Mais­so­na­ve pa­ra le­van­tar lo que los lu­ga­re­ños lla­ma­rían “el fuer­te”, por su es­ti­lo de­fen­si­vo me­die­val, con to­rres al­me­na­das y con­tra­fuer­tes y su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra tran­si­tar en 19 ha­bi­ta­cio­nes y sus res­pec­ti­vos ba­ños.

En 1944, la cons­truc­ción pa­só a ma­nos de Fritz Mandl, ex­pro­pia­do por los na­zis de la fá­bri­ca de ar­mas y mu­ni­cio­nes, car­ga­do de di­ne­ro pa­ra ini­ciar una nue­va vi­da en Amé­ri­ca y fa­ci­li­ta­das las vías pa­ra sus transac­cio­nes co­mer­cia­les gra­cias a su amis­tad con Juan Do­min­go Pe­rón.

An­tes de ins­ta­lar­se en su nue­va re­si­den­cia, de­ci­dió re­mo­de­lar­la y qui­tar­le to­do lo que con­si­de­ra­ba de mal gus­to. Con una apa­rien­cia me­nos be­li­ge­ran­te y con el se­llo del ar­qui­tec­to Jean Mi­chel Frank, que le apor­tó mo­der­nis­mo y la im­pron­ta de lo jus­to y ne­ce­sa­rio, des­de en­ton­ces se la co­no­ce co­mo “el Cas­ti­llo Mandl”.

Su hi­jo Ale­xan­der Mandl Vi­ne­lli he­re­dó la pro­pie­dad, pe­ro con po­cas ga­nas de ha­cer­se car­go se la ofre­ció en la dé­ca­da de 1990 a Hu­go An­zo­rre­guy, ex­ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de In­te­li­gen­cia del Es­ta­do (Si­de) en el me­ne­mis­mo.

Lo con­ve­ni­do fue que el fun­cio­na­rio la sa­ca­ra del aban­dono en que ha­bía caí­do por años y se hi­cie­ra car­go de los im­pues­tos a cam­bio de dis­fru­tar­la con sus ami­gos y fa­mi­lia­res.

Lo ex­tra­ño es que el Cas­ti­llo Mandl lle­gó a fi­gu­rar en un si­tio de tu­ris­mo del Go­bierno de Cór­do­ba, co­mo per­te­ne­cien­te a una co­lo­nia de va­ca­cio­nes sin­di­cal pa­ra que des­can­sa­ra el per­so­nal de la Si­de.

El per­so­nal que arri­bó fue lo más gra­na­do del po­der na­cio­nal de aquel en­ton­ces: el pro­pio pre­si­den­te Car­los Me­nem, Al­ber­to Kohan, Eduar­do Duhal­de, y, en al­gún fin de año, es­tu­vie­ron ce­le­bran­do jue­ces fe­de­ra­les de Bue­nos Ai­res, en­tre otros vi­si­tan­tes.

En los he­chos, to­do in­di­ca que, pa­ra An­zo­rre­guy, el cas­ti­llo era una re­si­den­cia de va­ca­cio­nes que uti­li­za­ba con su fa­mi­lia y a la que iban de vi­si­ta po­lí­ti­cos me­ne­mis­tas de fus­te.

Vi­vían allí cus­to­dia­dos por re­flec­to­res y cá­ma­ras, por lo que re­sur­gió en­tre los ha­bi­tan­tes de La Cum­bre el ape­la­ti­vo de “el fuer­te”.

To­do ter­mi­nó con la caí­da de Fer­nan­do de la Rúa en 2001. Po­co des­pués, Ale­xan­der Mandl la con­ce­sio­nó a em­pre­sa­rios es­pa­ño­les pa­ra ex­plo­tar­la co­mo un ho­tel de lu­jo. Así fun­cio­na en la ac­tua­li­dad con 15 ha­bi­ta­cio­nes, en un te­rreno más re­du­ci­do.

Apun­tes de una pa­sión

La his­to­ria en­tre Fritz Mandl y Hedy La­marr que cuen­ta Ro­ber­to La­pid en Pa­sión imperfecta lle­ga has­ta 1948. In­ves­ti­gó la vi­da de am­bos y el au­tor ase­gu­ra que Mandl no era na­zi.

Ha­ce unos años, apro­ve­chó una in­vi­ta­ción a la Fe­ria del Li­bro de La Cum­bre pa­ra en­tre­vis­tar a tes­ti­gos que die­ron cuen­ta de los pa­sos del fa­bri­can­te de ar­mas aus­tría­co. Tam­bién en­con­tró en Eu­ro­pa al hi­jo de Hedy La­marr y en­tre­vis­tó a Ale­xan­der Mandl, he­re­de­ro del cas­ti­llo que lle­va su ape­lli­do.

En su in­ves­ti­ga­ción, el es­cri­tor sos­tie­ne que tu­vo “suer­te”, por­que se en­con­tró con “la sor­pre­sa de que la CIA ha­bía des­cla­si­fi­ca­do ar­chi­vos” con in­for­ma­ción in­tere­san­te pa­ra la no­ve­la.

So­bre la ac­triz y Mandl, ase­gu­ra que “nun­ca per­die­ron el con­tac­to: siem­pre tu­vie­ron aven­tu­ras, jun­tos y por se­pa­ra­do”.

Pa­sió­nim­per­fec­ta Ro­ber­to La­pid El Em­po­rio Edi­cio­nes 286 pá­gi­nas

(LA VOZ)

De puer­tas abiertas. El cas­ti­llo fue tes­ti­go del amor en­tre la jo­ven ac­triz e in­ven­to­ra Hedy La­marr y el fa­bri­can­te de ar­mas Frie­drich Mandl. Des­de 2006 fun­cio­na co­mo ho­tel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.