Ray­mon­de, la huér­fa­na de Pi­cas­so

La Voz del Interior - Número Cero - - Columna -

e las ex­tra­va­gan­cias de Pablo Pi­cas­so, de su ener­gía in­dó­mi­ta que cal­ci­na­ba lo que te­nía a mano y su afán de po­se­sión y apro­ve­cha­mien­to vi­sual de to­do lo que se le po­nía en­fren­te se co­no­cen de­ta­lles que fi­jan su ima­gen en­tre el ge­nio más allá del bien y del mal, el de­pre­da­dor se­xual y el mons­truo a se­cas. No ha tras­cen­di­do de­ma­sia­do, en cam­bio, un os­cu­ro epi­so­dio que pro­ta­go­ni­zó con Fer­nan­de Olivier, la mu­jer con la que com­par­tió unos años y con quien con­vi­vió des­de 1905 en su ca­sa-es­tu­dio de Pa­rís, el fa­mo­so Ba­teau-La­voir.

La re­la­ción fue en­ca­llan­do ayu­da­da por las in­fi­de­li­da­des mu­tuas y los ata­ques de ce­los (so­lía de­jar­la en­ce­rra­da en­tre dos se­sio­nes de tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca). Se po­dría de­mos­trar el ím­pe­tu de Pi­cas­so pa­ra cas­ti­gar a Fer­nan­de en su obra (pri­me­ro co­mo dio­sa, des­pués co­mo pu­ta, ano­ta el bió­gra­fo John Ri­chard­son), ven­gan­zas pic­tó­ri­cas en las que ella no tu­vo ni si­quie­ra ex­clu­si­vi­dad. Ol­ga Khokh­lo­va, Do­ra Maar y Ma­rie-Thé­rè­se Wal­ter po­drían dar tes­ti­mo­nio de có­mo se veían en sus lien­zos o en sus pa­pe­les. Do­ra Maar, a quien se le de­be un re­gis­tro fo­to­grá­fi­co alu­ci­nan­te del pro­ce­so de rea­li­za­ción del Guer­ni­ca, fue quien su­frió las des­fi­gu­ra­cio­nes más atroces y re­tra­tos de una aflic­ción obs­ce­na.

Ca­si en si­mul­tá­neo con la adop­ción que Pi­cas­so hi­zo de cier­tas ma­tri­ces vi­sua­les del ar­te afri­cano, co­mo las que emer­gen con con­tun­den­cia en dos fi­gu­ras de Las se­ño­ri­tas de Avi­ñón, con Fer­nan­de de­ci­die­ron adop­tar. Se in­cli­na­ron por una ni­ña lla­ma­da Ray­mon­de, cu­ya edad va­ría se­gún las fuen­tes. Es pro­ba­ble que ha­ya si­do una preado­les­cen­te de 12 o 13 años.

Ray­mon­de era la hi­ja de una pros­ti­tu­ta que tra­ba­ja­ba en un bur­del de Tú­nez. Ha­bía lle­ga­do a un or­fa­na­to ma­ne­ja­do por mon­jas, en el ba­rrio de Mont­mar­tre, tras ser “res­ca­ta­da” y lue­go aban­do­na­da por un pe­rio­dis­ta ho­lan­dés y su es­po­sa. El pin­tor es­pa­ñol y su mu­jer la eli­gie­ron y se la lle­va­ron con ellos al Ba­teau-La­voir en abril de 1907.

Va­rios in­te­gran­tes de lo que se co­no­ce co­mo la ban­de à Pi­cas­so, ha­bi­tués de esa ma­dri­gue­ra bohe­mia don­de co­rría el opio y se ce­le­bra­ba al ge­nio en cier­nes en no­ches in­ter­mi­na­bles, mi­ma­ban a Ray­mon­de con re­ga­los y ha­la­gos que com­pe­tían con las se­sio­nes de ce­pi­lla­do de ca­be­llo que le pro­pi­na­ba Fer­nan­de. Pi­cas­so ha­cía di­bu­jos pa­ra en­tre­te­ner­la.

Re­la­to de una despedida

Tam­bién la usó de mo­de­lo de bo­ce­tos que em­pe­za­ron a pro­vo­car in­quie­tud en Fer­nan­de. Pi­cas­so co­men­za­ba a su­mar fi­chas en su pron­tua­rio de adulto-per­tur­ba­do­por-nin­fas y re­tra­tó a Ray­mon­de en un di­bu­jo que abrió las puer­tas de un in­fierno a es­ca­la co­ti­dia­na: ins­pi­ra­do en el Spi­na­rio, una pie­za de es­cul­tu­ra ro­ma­na que re­pre­sen­ta a un jo­ven qui­tán­do­se una es­pi­na del pie, el es­bo­zo sa­cu­de la vis­ta con una fi­gu­ra a mano al­za­da que ha­ce fo­co en los ge­ni­ta­les de su hi­ja (el ca­li­fi­ca­ti­vo de “adop­ti­va” no ha­ría más que su­mar mor­bo a la es­ce­na).

Fer­nan­de de­ci­dió res­ti­tuir­la al or­fa­na­to. El re­la­to de su despedida po­dría fi­gu­rar en una his­to­ria uni­ver­sal de la in­fa­mia. Tras cua­tro me­ses en el Ba­teau-La­voir, vi­vien­do una fan­ta­sía de mas­co­ta, Ray­mon­de de­bió so­por­tar una fies­ta de despedida en el de­par­ta­men­to de Gui­llau­me Apo­lli­nai­re. Al tér­mino de la ve­la­da, me­tie­ron sus mu­ñe­cas en una ca­ja y se la lle­va­ron.

“Sin du­da a Fer­nan­de no se le es­ca­pa­ba el com­po­nen­te se­xual del pro­ble­ma, que lle­gó a su pun­to crí­ti­co cuando des­cu­brió va­rios ex­plí­ci­tos di­bu­jos de Ray­mon­de rea­li­za­dos por Pi­cas­so. La ni­ña co­men­zó a es­tar de más. Pa­ra evi­tar un desas­tre trau­má­ti­co, Fer­nan­de la de­vol­vió al or­fa­na­to. Ni si­quie­ra la men­cio­na en sus me­mo­rias”, re­pa­sa Art­hur I. Mi­ller, au­tor de Eins­tein y Pi­cas­so.

Hay his­to­rias que son un blo­que de tris­te­za y hu­mi­lla­ción que no ad­mi­te co­men­ta­rios. “A mí na­die me im­por­ta de veras. En lo que a mí res­pec­ta, los de­más son co­mo esos gra­ni­tos de pol­vo que flo­tan en la luz”, le con­fe­só Pi­cas­so a Fra­nçoi­se Gi­lot. Lo de­más es li­te­ra­tu­ra.

Ray­mon­de, por Pi­cas­so. Un bo­ce­to del ar­tis­ta es­pa­ñol, fe­cha­do en 1907.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.