Edes

La Voz del Interior - Número Cero - - Perfiles Armados -

a va­ler ca­da vez me­nos.

Por eso, que sean jó­ve­nes que com­par­ten el mis­mo sec­tor con los que ma­tan y mue­ren de­be leer­se co­mo una con­se­cuen­cia de una cons­truc­ción que no em­pe­zó es­te año ni los an­te­rio­res más pró­xi­mos, sino que co­men­zó a for­jar­se mu­cho an­tes, cuan­do los tra­fi­can­tes ga­na­ron es­pa­cio. Cul­tu­ra de la ile­ga­li­dad Hoy, los ado­les­cen­tes y jó­ve­nes que no du­dan en apre­tar el ga­ti­llo en me­dio de cual­quier dispu­ta son los mis­mos que se cria­ron en me­dio de un en­torno en el que las re­glas de con­vi­ven­cia fue­ron pro­mo­vi­das por aque­llos in­tere­sa­dos en lo­grar la im­pu­ni­dad.

Son jó­ve­nes que cre­cie­ron vien­do có­mo cual­quie­ra po­día ven­der dro­gas a la vis­ta de to­do el mun­do, que ob­ser­va­ban a los pa­tru­lle­ros po­li­cia­les de “vi­si­ta” en esos “quios­cos”, que sa­bían que el po­der real en sus ba­rrios lo te­nían aque­llos que po­dían os­ten­tar ar­mas de fue­go (y que ja­más son to­ca­dos por las au­to­ri­da­des pú­bli­cas) y que siem­pre sin­tie­ron que la Jus­ti­cia era al­go de­ma­sia­do eli­tis­ta pa­ra que se preo­cu­pa­ra por ellos.

En es­tos tiem­pos, es­cri­bió el so­ció­lo­go Emilio Ten­ti Fan­fa­ni a co­mien­zos de la dé­ca­da pa­sa­da, al­gu­nos jó­ve­nes se vie­ron ten­ta­dos a “rom­per con la su­mi­sión fa­ta­lis­ta a las fuer­zas del mun­do”.

“En otras pa­la­bras –ex­pli­ca Ten­ti Fan­fa­ni–, pue­den bus­car en los ac­tos de vio­len­cia un me­dio de­ses­pe­ra­do de exis­tir fren­te a los otros, pa­ra los otros, de ac­ce­der a una for­ma re­co­no­ci­da de exis­ten­cia so­cial o, sim­ple­men­te, de ha­cer que pa­se al­go, que es me­jor que no pa­se na­da”.

De allí al sur­gi­mien­to de las fo­tos con ar­mas y dro­gas en las re­des so­cia­les só­lo hu­bo un pa­so: el ac­ce­so tec­no­ló­gi­co ma­si­vo.

De­trás de ca­da una de es­tas fo­tos pú­bli­cas, co­mo desafian­tes, hay dis­tin­tos sím­bo­los, con­tun­den­tes. El jo­ven que se ani­ma a mos­trar­se así ya de­ja al des­cu­bier­to un pa­trón de com­por­ta­mien­to que es muy po­si­ble que lo acom­pa­ñe gran par­te de su vi­da.

No ne­ce­sa­ria­men­te las con­duc­tas con­flic­ti­vas re­pre­sen­tan de­li­tos, pe­ro es­tán allí, la­ten­tes, co­mo un sín­to­ma de una épo­ca.

En­tre las dis­tin­tas ex­pli­ca­cio­nes, apa­re­cen dos va­ria­bles fuer­tes: la edad y la de­lin­cuen­cia. No se tra­ta de po­ner en de­ba­te la edad de impu­tabi­li­dad, sino de pen­sar qué de­li­tos su­ce­den en las ciu­da­des que com­par­ten los mis­mos pro­ce­sos de ur­ba­ni­za­ción y ver qué re­la­ción exis­te en­tre edad y de­lin­cuen­cia. Y los re­sul­ta­dos, va­ya pa­ra­do­ja, en es­ta par­te del con­ti­nen­te sue­len ser si­mi­la­res. Jó­ve­nes que se vuel­can al de­li­to en me­dio de una fra­gi­li­dad es­truc­tu­ral mu­cho más pro­fun­da y me­nos li­neal. SI­GUE EN PÁ­GI­NA 8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.