Es­cri­bir sin seu­dó­ni­mos

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales -

Esos años de si­len­cio so­bre aque­llo que nos in­co­mo­da­ba pe­ro que creía­mos “nor­mal” van lle­gan­do a su fin. Le­jos de re­pro­ches, los abra­za­mos y co­men­za­mos a ha­blar, a mar­char y tam­bién a es­cri­bir más. Apro­pián­do­nos del co­lor con el que el sis­te­ma cul­tu­ral siem­pre ha que­ri­do iden­ti­fi­car “lo fe­me­nino”, es que des­de aquí lo usa­mos pa­ra dar­le un nue­vo sig­ni­fi­ca­do.

Ma­riasch se pre­gun­ta si es­te ti­po de li­bros o co­lum­nas de­be­ría exis­tir. “Qui­zás no”, se res­pon­de, al igual que pa­sa con el fe­mi­nis­mo, “una fuer­za de con­tra­he­ge­mo­nía que no hu­bie­ra sur­gi­do si las con­di­cio­nes del mun­do no nos obli­ga­ran a com­ba­tir el ma­chis­mo rei­nan­te”.

Des­de que co­men­za­ron a te­ner ac­ce­so a la edu­ca­ción (en nues­tro país, ha­ce po­co más de un si­glo), las mu­je­res han si­do par­te de la li­te­ra­tu­ra, de los pe­rió­di­cos y de la pro­duc­ción de tex­tos aca­dé­mi­cos, aun­que siem­pre en un por­cen­ta­je me­nor que el de los hom­bres.

En ese en­ton­ces, co­mo has­ta hoy, su pa­la­bra es­tá au­to­ri­za­da pa­ra al­gu­nos te­mas en par­ti­cu­lar. Si ha­ce­mos el ejer­ci­cio de pen­sar qué au­to­ras re­co­no­ci­das co­no­ce­mos, en­con­tra­re­mos que la ma­yo­ría de ellas es­tá re­la­cio­na­da a la cul­tu­ra, a la li­te­ra­tu­ra, a los te­mas de gé­ne­ro, a la mo­da, a la crian­za y al ho­gar, pe­ro no tan­to con la eco­no­mía, con la po­lí­ti­ca, con el de­por­te o con la tec­no­lo­gía.

Las mu­je­res de prin­ci­pios del si­glo 20 es­cri­bían con seu­dó­ni­mos pa­ra no que­dar en evi­den­cia. Hoy to­dos co­no­ce­mos a Al­fon­si­na Stor­ni, pe­ro fir­ma­ba sus co­lum­nas del dia­rio La Na­ción co­mo Tao Lao. La mis­ma Joan­ne Row­ling, au­to­ra de Harry Pot­ter, pu­bli­có con seu­dó­ni­mo a pe­di­do de las editoriales por mie­do a los pre­jui­cios de los jó­ve­nes pa­ra leer una no­ve­la es­cri­ta por una mu­jer.

Hoy ya no nos ha­ce fal­ta es­con­der­nos tras una ima­gen mas­cu­li­na, pe­ro sí de­be­mos sa­ber que en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción las mu­je­res no lle­gan al 30 por cien­to a pe­sar de que son el 50 por cien­to de la po­bla­ción en ge­ne­ral y el 50 o el 60 por cien­to de los egre­sa­dos de esa ca­rre­ra. O que, se­gún la or­ga­ni­za­ción Wo­men in Li­te­rary Arts, las ma­yo­res con­su­mi­do­ras de li­bros son mu­je­res (de tex­tos es­cri­tos por hom­bres y mu­je­res), pe­ro los hom­bres di­cen no com­prar li­bros es­cri­tos por mu­je­res.

Es­ta di­vi­sión so­cial de te­mas y for­mas de con­su­mo só­lo se­rá su­pe­ra­da en tan­to mu­je­res y hom­bres se ani­men a cru­zar jun­tos la lí­nea de lo prees­ta­ble­ci­do, a dar­les voz en me­dios y editoriales y, co­mo di­ce Ma­riasch, abrir un “es­pa­cio dis­cur­si­vo trans­gé­ne­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.