El fan­tas­ma de la pro­fe­sio­na­li­za­ción

La Voz del Interior - Número Cero - - Comentarios -

n fan­tas­ma re­co­rre el ar­te: el dis­cur­so y las prác­ti­cas aso­cia­das a la pro­fe­sio­na­li­za­ción se im­po­nen co­mo una idea fi­ja en to­dos los rin­co­nes del sis­te­ma, que or­de­na ca­da vez con ma­yor ri­gor las ta­reas de crea­do­res (la mis­ma idea de crea­ti­vi­dad ad­quie­re re­so­nan­cias es­pi­ri­tis­tas pa­ra el nue­vo or­den), cu­ra­do­res, crí­ti­cos, art dea­lers, co­lec­cio­nis­tas.

Si al­gu­na vez el ar­te fue pen­sa­do co­mo un te­rri­to­rio sal­va­je, de ener­gías in­dó­mi­tas, ac­tual­men­te hay de­ma­sia­da evi­den­cia acer­ca de su trans­for­ma­ción en un pu­li­do cir­cui­to don­de se cons­tru­yen per­so­na­li­da­des exi­to­sas, se im­po­nen con­cep­tos y ru­ti­nas que ha­ce un tiem­po eran ex­clu­si­vos del mun­do em­pre­sa­rial y los ne­go­cios, la edu­ca­ción se es­tan­da­ri­za en lí­nea con la edi­fi­ca­ción de una ca­rre­ra y los ca­pri­chos del mer­ca­do man­dan qué hay qué ha­cer y qué no. Un mun­do, so­bre to­do, en el que las re­glas del tra­ba­jo (ar­tís­ti­co) vi­ven una no­ta­ble trans­for­ma­ción.

“El sis­te­ma del ar­te se ha con­ver­ti­do en una su­cur­sal es­tra­té­gi­ca de la pro­duc­ción ca­pi­ta­lis­ta, una ma­qui­na­ria in­dus­trial que con­su­me la vi­ta­li­dad crea­ti­va y los fon­dos so­cia­les de la ima­gi­na­ción”, di­ce el me­ji­cano Ja­vier Tos­cano.

Cho­que de mo­de­los

Po­si­ble­men­te el pa­no­ra­ma no es tan som­brío co­mo po­dría so­nar se­gún la des­crip­ción an­te­rior, sin con­tar que pa­ra mu­chos el pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción es un an­he­lo, un ob­je­ti­vo, un avan­ce que de­ja atrás el ro­man­ti­cis­mo del ama­teu­ris­mo en ma­te­ria de ar­te.

En cuan­to a mo­de­los, se es­ta­ble­ce un cho­que fron­tal en­tre el ca­non más o me­nos no­ve­do­so que ha­ce del ar­te una for­ma de tra­ba­jo con pau­tas se­ve­ra­men­te re­gla­men­ta­das, ho­ra­rios y me­tas, y el pa­ra­dig­ma en de­cli­ve pe­ro to­da­vía con pul­so que le otor­ga al cam­po ar­tís­ti­co un es­pa­cio de li­ber­tad, le­jos de la efi­cien­cia.

La con­fron­ta­ción en­tre am­bos mo­de­los y la dis­cu­sión so­bre las re­la­cio­nes en­tre ar­te y tra­ba­jo son la ma­te­ria de los en­sa­yos reuni­dos en ¿Es el ar­te un mis­te­rio o un mi­nis­te­rio?

Inés Kat­zens­tein y Clau­dio Igle­sias son los com­pi­la­do­res que con­vo­can a in­te­lec­tua­les de va­ria­da pro­ce­den­cia y es­pe­cia­lis­tas que in­ter­vie­nen des­de di­ver­sos án­gu­los en la es­ce­na ar­tís­ti­ca con­tem­po­rá­nea, des­de el fi­ló­so­fo ale­mán Bo­ris Groys a la crí­ti­ca y na­rra­do­ra ar­gen­ti­na Gra­cie­la Spe­ran­za, pa­san­do por Chus Mar­tí­nez, Joe Scan­lan, Die­drich Die­de­rich­sen, Sa­rah De­meu­se y Os­val­do Bai­go­rria, en­tre otros.

El chi­leno Guillermo Ma­chu­ca po­ne blan­co so­bre ne­gro y ha­ce un ta­jo iró­ni­co en es­ta es­pe­cie de nue­vo round en­tre apo­ca­líp­ti­cos ve­rsus in­te­gra­dos en el cam­po ar­tís­ti­co.

De un la­do, el vi­cio, la lo­cu­ra, la exis­ten­cia de ai­res bohe­mios, la for­ma­ción a los pon­cha­zos, el ar­te co­mo es­pa­cio vi­tal y el tra­ba­jo ar­tís­ti­co co­mo una es­pe­cie de vál­vu­la de li­be­ra­ción de una ne­ce­si­dad de sen­ti­mien­to o de un de­mo­nio que pu­ja por de­cir lo su­yo. En el otro rin­cón, el ar­tis­ta pro­fe­sio­nal co­mo un má­na­ger de sí mis­mo, con la obra ade­cua­da (y obe­dien­te) a las de­man­das del mer­ca­do, pro­gra­má­ti­co, há­bil te­je­dor de es­tra­te­gias, edu­ca­do en es­cue­las, uni­ver­si­da­des y clí­ni­cas, ex­per­to en un trai­ning es­té­ti­co que de­be­ría ayu­dar­lo a ju­gar en las gran­des li­gas (bie­na­les, fe­rias in­ter­na­cio­na­les). ¿Y en el me­dio? Un amplio ca­tá­lo­go de ar­tis­tas y mo­de­los de ar­tis­tas que van y vie­nen de un pa­ra­dig­ma a otro.

La pro­fe­sio­na­li­za­ción de la prác­ti­ca ar­tís­ti­ca (el ar­te lle­va­do al ran­go de Mi­nis­te­rio) po­ne a los crea­do­res en sin­to­nía co­mo los tiem­pos que co­rren pe­ro ino­cu­la­ría una do­sis de bu­ro­cra­ti­za­ción mor­tal, ca­paz de ab­sor­ber la ener­gía li­ber­ta­ria que los ar­tis­tas guar­da­rían co­mo uno de sus te­so­ros. La pre­ser­va­ción del ar­que­ti­po del ar­tis­ta ama­teur e in­su­mi­so, el va­go, el hip­pie, el re­ven­ta­do que lo­gra no obs­tan­te su hun­di­mien­to co­nec­tar con el enig­ma (el re­pre­sen­tan­te del Mis­te­rio) do­ta­ría al cam­po en cues­tión de fuer­zas no só­lo la­ten­tes sino im­pres­cin­di­bles pa­ra que el ar­te so­bre­vi­va. Aun­que ca­da vez­más el es­ce­na­rio se pa­rez­ca a una re­ser­va pro­te­gi­da de cier­to ti­po de es­pe­cies (ar­tís­ti­cas) en pe­li­gro de ex­tin­ción. Inés Kat­zens­tein y Clau­dio Igle­sias (com­pi­la­do­res) Si­glo XXI Edi­to­res 238 pá­gi­nas $ 349

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.