Ir­se al In­fierno ya no es tan fá­cil co­mo pa­re­ce

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

os in­fier­nos fue­ron una ob­se­sión de León Fe­rra­ri. Es­cri­tos, pin­ta­dos o ta­lla­dos en pie­dra, ar­gu­men­ta­dos y pro­me­ti­dos a in­fie­les y pe­ca­do­res co­mo lu­gar de su­fri­mien­to eterno. El ar­tis­ta ar­gen­tino mi­li­tó con cuer­po y al­ma para des­ac­ti­var esos de­pó­si­tos de pa­de­ci­mien­tos co­ci­na­dos du­ran­te mi­le­nios por la ima­gi­na­ción re­li­gio­sa.

De 1997 es su pri­me­ra car­ta al Pa­pa Juan Pablo II so­li­ci­tan­do los trá­mi­tes para anu­lar el Jui­cio Fi­nal y el reino de Sa­ta­nás. La fir­mó en vís­pe­ras de Na­vi­dad, en ca­rác­ter de miem­bro del Club de los Im­píos, He­re­jes, Após­ta­tas, Blas­fe­mos, Ateos, Pa­ga­nos, Ag­nós­ti­cos e In­fie­les (Ciha­ba­pai). Es­cri­bió tex­tos fi­lo­sos e iró­ni­cos contra la idea de un lu­gar de cas­ti­go. Tex­tos que em­pie­zan así: “Com­par­ti­mos una so­cie­dad don­de al­gu­nos pro­fe­san una re­li­gión que afir­ma que otras me­re­cen ser tor­tu­ra­das en el más allá”.

En di­ciem­bre del año 2000, rei­te­ró en otra car­ta al Pa­pa que se­ría con­ve­nien­te que los pró­xi­mos mil años de la hu­ma­ni­dad que­da­ran li­bra­dos de la ame­na­za in­fer­nal. So­li­ci­ta­ba des­ma­te­ria­li­zar la con­de­na a las al­mas, pe­día “tran­qui­li­zar a los cre­yen­tes” y asu­mía un es­ta­do de in­cre­du­li­dad an­te una Igle­sia que “re­cha­za la tor­tu­ra en vi­da y la ad­mi­te en al­mas de muer­tos y cuer­pos re­su­ci­ta­dos”.

Se hi­zo ex­per­to en el te­ma. Sa­bía y de­jó ano­ta­do que si en el Cie­lo no hay lu­gar para el se­xo, se­gún ima­gi­na­ron san­tos, teó­lo­gos y gran­des ar­tis­tas des­de la Edad Me­dia has­ta el Re­na­ci­mien­to y más allá, en el In­fierno los víncu­los car­na­les son una for­ma de su­pli­cio. La lu­ju­ria es la for­ma mis­ma de al­gu­nos tor­men­tos, co­mo se ve en es­ce­nas de El Bos­co o Lu­ca Sig­no­re­lli. La ta­bla in­fer­nal de El Jar­dín de las De­li­cias, por ejem­plo, mues­tra a un pe­ca­dor con una flau­ta me­ti­da don­de no da el sol, mien­tras que un dia­blo con ca­be­za de pe­rro to­ma uno de los pe­chos de una mu­jer im­pía.

Tam­bién de­jó ex­pre­sa­da su opi­nión en tér­mi­nos visuales. Va­rias ver­sio­nes de su Jau­la con aves son elo­cuen­tes pan­fle­tos en los que re­pro­duc­cio­nes de Jui­cios fi­na­les y fa­mo­sos in­fier­nos de la his­to­ria del ar­te son ca­gados sis­te­má­ti­ca­men­te por pa­ja­ri­tos.

De to­das esas ma­ra­vi­llo­sas pe­nu­rias anun­cia­das en los Jui­cios fi­na­les pa­re­ce­ría li­brar­nos la de­cla­ra­ción del Pa­pa Francisco (con quien Fe­rra­ri man­tu­vo un due­lo re­tó­ri­co ape­nas co­rres­pon­di­do en va­rios epi­so­dios) acer­ca de la inexis­ten­cia del In­fierno. Aun­que re­sul­ta cu­rio­sa la re­con­cep­tua­li­za­ción de esa par­ce­la ul­tra­te­rre­na co­mo un lu­gar don­de las al­mas des­apa­re­cen. Se eva­po­ran o se ha­cen hu­mo.

“No exis­te un in­fierno en el que su­fren las al­mas de los pe­ca­do­res para to­da la eter­ni­dad”, ase­gu­ró Francisco en una en­tre­vis­ta que pu­bli­có el dia­rio La Rep­pu­bli­ca. Des­cri­bió: “Aque­llos que no se arre­pien­ten y por tan­to no pue­den ser per­do­na­dos, des­apa­re­cen”. Y pre­ci­só: “El in­fierno no exis­te; lo que exis­te es la des­apa­ri­ción de las al­mas pe­ca­do­ras”.

Que se in­ha­bi­li­te un ar­ma su­pers­ti­cio­sa de­di­ca­da al buen sus­to de los fie­les po­dría ser una bue­na no­ti­cia. Pe­ro, de acuer­do a otra ver­sión, Francisco no di­jo lo que di­cen que di­jo, o no lo di­jo exac­ta­men­te así. Una des­men­ti­da del Va­ti­cano a po­cas ho­ras de pu­bli­ca­da la en­tre­vis­ta res­ti­tu­yó la exis­ten­cia del fue­go in­fi­ni­to. La agen­cia ca­tó­li­ca ACI Pren­sa ad­vir­tió que las su­pues­tas de­cla­ra­cio­nes del Pa­pa se con­tra­di­cen con sus lla­ma­dos a no caer en las men­ti­ras del de­mo­nio y sus con­vic­cio­nes acer­ca de los re­cin­tos in­fer­na­les. Si exis­te un due­ño de ca­sa, de­be exis­tir la ca­sa...

Has­ta tan­to se re­suel­va la con­tro­ver­sia y se vuel­van a con­sul­tar los ma­pas del más allá, ir­se al In­fierno no se­rá tan fá­cil co­mo pa­re­cía. Cual­quie­ra po­dría que­dar­se en Pam­pa y la vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.