Re­tra­to ra­bio­so de una ar­tis­ta sal­va­je

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

e de­di­có, o qui­zá se­ría me­jor de­cir que no pu­do evi­tar vi­vir en es­ta­do de da­daís­mo, de arre­ba­to, con una in­ten­si­dad que atraía a al­gu­nos y es­pan­ta­ba a mu­chos por su cru­de­za. Por su fi­lo. Por la ma­ne­ra en que lo­gra­ba que la dis­tan­cia en­tre vi­da y ar­te en es­ta­do sal­va­je mer­ma­ra has­ta lo­grar que am­bas es­fe­ras se con­ta­mi­nen.

De la ba­ro­ne­sa El­sa von Frey­tag Lo­ring­ho­ven se sa­be que le pro­pu­so a un hom­bre que dur­mie­ran jun­tos pa­ra con­ta­giar­le sí­fi­lis y así lle­var su exis­ten­cia (la exis­ten­cia de él) a un gra­do de in­can­des­cen­cia ma­yor. Que po­dría ha­ber si­do la ver­da­de­ra au­to­ra en las som­bras de Fuen­te, el uri­na­rio con el que Mar­cel Du­champ tras­to­có el ar­te pa­ra siem­pre. Que se ca­só mu­chas ve­ces. Que es­can­da­li­za­ba y atro­pe­lla­ba los pu­do­res aje­nos con su se­xua­li­dad des­bor­dan­te. Que es­cri­bió poe­sía ex­pe­ri­men­tal. Que de­ci­dió no pa­rir nun­ca por­que sa­bía que un be­bé la lan­za­ría di­rec­to a la lo­cu­ra.

Se sa­be que en Mú­nich, tras huir de su ca­sa y de un pa­dre con ten­den­cias vio­len­tas, se unió al lla­ma­do Círcu­lo Cós­mi­co, una co­fra­día de poe­tas y mís­ti­cos que bus­ca­ban in­yec­tar­les va­lo­res pa­ga­nos a la vi­da co­ti­dia­na. Se su­po­ne que tu­vo su pri­mer or­gas­mo en la ci­ma de un vol­cán en ac­ti­vi­dad. Se sa­be que se en­vió una pos­tal a sí mis­ma en la que es­cri­bió: “No ama­ré a nin­gún hom­bre que no me ame”.

La in­creí­ble y tris­te his­to­ria de la ale­ma­na El­sa Plötz (se ga­nó el tí­tu­lo de ba­ro­ne­sa en ter­ce­ras nup­cias) al­can­zó su clímax en Nue­va York en la dé­ca­da de 1920, en una rá­fa­ga de años lo­cos que la ele­va­ron al ran­go de rei­na da­daís­ta en ver­sión ame­ri­ca­na. Aun­que sus ex­tra­va­gan­cias, su in­so­len­cia y sus an­dan­zas con el fo­tó­gra­fo Man Ray y con Du­champ (a quien El­sa ado­ra­ba y desea­ba, sin que eso fue­ra obs­tácu­lo pa­ra re­bau­ti­zar­lo “Mar­cel Dus­hit”, acu­sán­do­lo de arrui­nar una pe­lí­cu­la) sue­len re­sol­ver­se en po­cos pá­rra­fos o en no­tas al pie en la his­to­ria del ar­te.

Bri­llan­te bi­se­xual

“Sus in­só­li­tos atuen­dos fa­bri­ca­dos a par­tir de ob­je­tos desecha­dos o de mer­can­cías ro­ba­das, sus pro­vo­ca­cio­nes ex­tre­mas (fue arres­ta­da va­rias ve­ces por strip tea­ses pú­bli­cos es­pon­tá­neos), la bri­llan­te reivin­di­ca­ción de su bi­se­xua­li­dad, ha­cen de ella al­go más que una atrac­ción pin­to­res­ca. Dan cuen­ta de un ac­ti­vis­mo de la vi­da co­ti­dia­na que la ubi­ca co­mo una pre­cur­so­ra in­con­tes­ta­ble del es­pí­ri­tu Da­dá”, es­cri­be en la bio­gra­fía de Du­champ el crí­ti­co Ber­nard Mar­ca­dé.

Una ma­ne­ra de aso­mar­se a es­te crá­ter sul­fu­ro­so es la pe­lí­cu­la La ba­la­da fíl­mi­ca de Ma­ma­da­da, de Lily Ben­son y Cas­san­dra Guan, una bio­pic no con­ven­cio­nal que uti­li­za animación, re­cons­truc­cio­nes ac­tua­das y ma­te­rial ha­lla­do pa­ra cons­truir un collage ra­bio­so. Más de 60 ar­tis­tas fue­ron con­vo­ca­das/os pa­ra la oca­sión. “Un poe­ma ho­me­na­je lleno de imá­ge­nes es­can­da­lo­sas que lle­na­rían de or­gu­llo a la ba­ro­ne­sa”, de­fi­ne a la pe­lí­cu­la la rea­li­za­do­ra ar­gen­ti­na Al­ber­ti­na Ca­rri.

La ba­la­da fíl­mi­ca de Ma­ma­da­da gi­ró por al­gu­nos fes­ti­va­les y mues­tras de ci­ne queer y aho­ra es­tá dis­po­ni­ble en el si­tio la­lu­latv.com. Va­le la pe­na arries­gar­se al cho­que que pro­du­cen las imá­ge­nes vio­len­tas y el con­jun­to de pie­zas vi­sua­les en­sam­bla­das que se ocu­pan de na­rrar epi­so­dios e in­vo­car su pre­sen­cia, co­mo en una se­sión de es­pi­ri­tis­mo.

En su re­gre­so a Eu­ro­pa, em­po­bre­ci­da y ol­vi­da­da, an­tes de que sus res­tos se mez­cla­ran en un osa­rio, in­ten­tó so­bre­vi­vir ven­dien­do dia­rios en una pla­za y pa­só sus días en una ins­ti­tu­ción ca­ri­ta­ti­va pa­ra in­di­gen­tes y tras­tor­na­dos. Arras­tra­ba el tí­tu­lo de ba­ro­ne­sa pe­ro de­jó es­cri­to: “¿Por qué ser un es­cla­vo asa­la­ria­do que su­fre, cuan­do pue­des es­tar lo­co?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.