Carne in­dis­ci­pli­na­da en un mun­do gor­do­fó­bi­co

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

er gor­do o gor­da significa: no se­rás ob­je­to de de­seo, vi­vi­rás sos­pe­cha­do de ser res­pon­sa­ble de des­ór­de­nes psí­qui­cos y de un de­cli­ve de la vo­lun­tad que lle­va al aban­dono de sí, de­be­rás asu­mir tu rol en la epi­de­mia de so­bre­pe­so que afron­ta el pla­ne­ta (y en el es­pí­ri­tu de pe­sa­dez que eso ge­ne­ra), ex­pli­car tu fal­ta de me­su­ra y tu ten­den­cia a la im­pro­duc­ti­vi­dad, en­ten­der que los se­res gor­dos son en el fon­do gen­te fla­ca con ma­los hábitos, ban­car­te la fo­bia que te de­di­can los cuer­pos y las al­mas que se aco­mo­dan a la norma y se re­gu­lan. Ser gor­do significa: no se­rás ama­do.

Desafiar la mi­ra­da he­ge­mó­ni­ca que es­ta­ble­ce pau­tas de vi­da su­pues­ta­men­te sa­lu­da­bles y bus­ca erra­di­car la gor­du­ra es una de las ve­tas que ex­plo­ra el “ac­ti­vis­mo gordx”, un mo­vi­mien­to que tie­ne al me­nos cua­tro dé­ca­das en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes y que en la Ar­gen­ti­na to­ma im­pul­so des­de ha­ce al­gu­nos años con ca­den­cias pro­pias e in­ter­ven­cio­nes de acuerdo con con­tex­tos es­pe­cí­fi­cos.

Du­ran­te el úl­ti­mo En­cuen­tro Na­cio­nal de Mu­je­res, en el Cha­co, lo­gra­ron in­cor­po­rar la pa­to­lo­gi­za­ción de la gor­du­ra co­mo te­má­ti­ca de dis­cu­sión.

Fan­zi­nes, blogs y to­do un aba­ni­co de mo­vi­das con­tra­cul­tu­ra­les en co­ne­xión con la sen­si­bi­li­dad punk es­tán ha­cien­do rui­do, cons­tru­yen­do es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción y afian­zan­do dis­cur­sos de ba­ta­lla que tie­nen al cuer­po co­mo es­ce­na­rio.

“Sa­lir del clo­set de las ta­llas”

El ha­llaz­go lin­güís­ti­co de Lau­ra Con­tre­ra, en su jue­go de pa­la­bras que alu­de a la ex­pre­sión “sa­lir del pla­card”, que se uti­li­za pa­ra blan­quear la con­di­ción gay, po­dría dar cuen­ta del mo­do en que la “re­vuel­ta con­tra la po­li­cía de los cuer­pos” a la que con­vo­ca el ac­ti­vis­mo gordx se ar­ti­cu­la en mu­chos ca­sos con al­gu­nas ver­tien­tes del fe­mi­nis­mo, el trans­fe­mi­nis­mo, militancias “de es­ti­los cor­po­ra­les des­di­cha­dos” y de­seos di­si­den­tes.

Lau­ra Con­tre­ra es do­cen­te de fi­lo­so­fía, abo­ga­da, ac­ti­vis­ta gor­da y de la di­ver­si­dad cor­po­ral. Con Ni­co­lás Cue­llo, pro­fe­sor de his­to­ria de las ar­tes vi­sua­les, ac­ti­vis­ta cuir y gor­do, com­pi­la­ron Cuer­pos sin pa­tro­nes (Ma­dre­sel­va), una an­to­lo­gía de tex­tos que bus­can fi­su­rar un sis­te­ma gor­do­fó­bi­co, que in­clu­ye la me­di­ca­li­za­ción de cuer­pos con­si­de­ra­dos abe­rran­tes, una tra­ma de es­tig­mas y me­ca­nis­mos de con­de­na al fra­ca­so so­cial.

“El dis­po­si­ti­vo de con­trol cor­po­ral que nos su­je­ta a todxs re­du­ce a los cuer­pos gor­dos a ob­je­tos de in­ju­ria, es­tig­ma­ti­za­ción o trans­for­ma­ción”, se­ña­la Con­tre­ra, quien ade­más es edi­to­ra de Gor­da!, un fan­zi­ne on li­ne.

Los apor­tes pro­vie­nen de las cien­cias so­cia­les, de la me­di­ci­na (aun­que un blan­co fre­cuen­te es el dis­cur­so mé­di­co que ha­ce de los gor­dos or­ga­nis­mos en­fer­mos y cul­pa­bles) y, ca­si sin ex­cep­ción, de la ex­pe­rien­cia dia­ria de dis­cri­mi­na­ción y su­fri­mien­to en un mun­do en el que ri­gen la in­dus­tria de la die­ta y el fit­ness.

Hay des­de en­sa­yos con una pa­ta fuerte en la fi­lo­so­fía y en las he­rra­mien­tas teó­ri­cas ela­bo­ra­das por los fe­mi­nis­mos ra­di­ca­les y las po­si­cio­nes queer has­ta re­la­tos so­bre la odi­sea de com­prar­se una ma­lla pa­ra el ve­rano si uno es un gor­do afe­mi­na­do.

Se pro­mue­ve la sub­ver­sión en el cam­po del len­gua­je (por eso abun­dan las pa­la­bras con x, *, @, e), ba­jo la idea de que es­ta his­to­ria no se pue­de con­tar (ni mu­cho me­nos trans­for­mar) con los mis­mos tér­mi­nos de quie­nes con­du­cen a la ser­vi­dum­bre.

En to­dos los ca­sos hay una apro­pia­ción del in­sul­to que pue­de im­pli­car “gor­da/o”, un em­po­de­ra­mien­to, una sa­li­da del lu­gar de la he­ri­da (¡pe­ro sin ol­vi­dar­la!) y un au­lli­do teó­ri­co que lla­ma al re­co­no­ci­mien­to, la re­sis­ten­cia y la re­be­lión.

El lla­ma­do es a di­se­ñar sub­je­ti­vi­da­des desobe­dien­tes, car­nes in­dis­ci­pli­na­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.