La mis­te­rio­sa muer­te del lo­co pe­li­rro­jo

La Voz del Interior - Número Cero - - Artes Visuales -

La his­to­ria ofi­cial cuen­ta que Vincent Van Gogh se qui­tó la vi­da. Se dis­pa­ró en el es­tó­ma­go un her­mo­so día de sol, en un tri­gal no me­nos en­can­ta­dor, en los al­re­de­do­res de un bu­có­li­co po­bla­do fran­cés lla­ma­do Au­vers-sur-Oi­se. El pis­to­le­ta­zo fue el 27 de julio de 1890. Dos días más tar­de, mo­ría abra­za­do a su her­mano en la ca­ma de la hu­mil­de habitación que alquilaba por unos po­cos fran­cos.

Du­ran­te más de un si­glo, el re­la­to de su muer­te fue un ca­so ce­rra­do, uti­li­za­do pa­ra ilus­trar el des­tino del ar­tis­ta tor­tu­ra­do, in­com­pren­di­do en vi­da, ele­va­do al ran­go de mi­to y pro­ta­go­nis­ta post mor­tem de una de las aventuras más tris­tes y co­no­ci­das de la his­to­ria del ar­te.

¿Qui­so vi­vir, des­pués de to­do? ¿Lo ma­ta­ron sin que­rer, en un ac­ci­den­te que de no ha­ber su­ce­di­do po­dría ha­ber cam­bia­do el cur­so de la pin­tu­ra oc­ci­den­tal? ¿Fue ase­si­na­do por un ado­les­cen­te bo­rra­cho?

En 2011, los es­ta­dou­ni­den­ses Ste­ven Nai­feh y Gre­gory Whi­te Smith pu­bli­ca­ron una bio­gra­fía de ca­si mil pá­gi­nas, en la que de­di­ca­ron una no­ta fi­nal a pro­po­ner esa ver­sión: Van Gogh no se ha­bría sui­ci­da­do co­mo re­sul­ta­do de un epi­so­dio de me­lan­co­lía, atri­bu­la­do, ro­to de frus­tra­ción y do­lor o in­ten­tan­do po­ner­le fin por mano pro­pia a la car­ga que re­pre­sen­ta­ba pa­ra su her­mano Theo, sino que ha­bría si­do la víc­ti­ma de un chi­co que lo aco­sa­ba, se pa­sa­ba de co­pas y dis­fru­ta­ba po­nien­do en ri­dícu­lo o hu­mi­llan­do al fou rou­ge (el lo­co pe­li­rro­jo, co­mo lo lla­ma­ban en el pue­blo).

Dos me­ses an­tes de su muer­te Van Gogh ha­bía sa­li­do de un sa­na­to­rio men­tal. Los bió­gra­fos no me­nos­pre­cian el su­fri­mien­to y los tras­tor­nos del ar­tis­ta, pe­ro ar­gu­men­tan que el res­pon­sa­ble de la tra­ge­dia se­ría un jo­ven lla­ma­do Re­né Se­cré­tan, quien en su pro­pio le­cho de muer­te con­fe­só que ator­men­ta­ba al pin­tor.

En 1890 el tal Re­né era un ma­ton­ci­to bur­gués de 16 años, de­di­ca­do a pa­sar­se el ve­rano be­bien­do, tra­yen­do chi­cas des­de Pa­rís y hos­ti­gan­do a los más in­de­fen­sos. Van Gogh era la víc­ti­ma per­fec­ta pa­ra las bro­mas pe­sa­das. Qui­zá el in­ci­den­te que ter­mi­nó en dis­pa­ros y muer­te ha­ya si­do un jue­go tor­pe que se fue de las ma­nos.

Via­je a los sen­ti­dos

Esa po­si­bi­li­dad es la que re­to­ma la pe­lí­cu­la Lo­ving Vincent (en Net­flix es­tá co­mo Car­tas de Van Gogh), un pro­di­gio que her­ma­na pin­tu­ra y ci­ne de for­ma inau­di­ta.

Pa­ra los aman­tes de la obra del ho­lan­dés, el fil­me pue­de ser un via­je de re­co­no­ci­mien­to que aca­ri­cia los sen­ti­dos y los re­cuer­dos, aun­que el de­lei­te visual se ase­gu­ra pa­ra cual­quie­ra que se aban­do­ne al flu­jo pic­tó­ri­co que des­fi­la fren­te a los ojos.

Lo­ving Vincent es, li­te­ral­men­te, una pe­lí­cu­la pin­ta­da al óleo. Ca­da es­ce­na sur­ge de un cua­dro de Van Gogh que se ani­ma pa­ra con­tar la his­to­ria de su úl­ti­ma car­ta y na­rrar la pes­qui­sa de­tec­ti­ves­ca so­bre su muer­te.

Más de 100 ar­tis­tas fue­ron re­clu­ta­dos pa­ra pin­tar ca­da cua­dro so­bre la pro­yec­ción de un fo­to­gra­ma de una se­cuen­cia gra­ba­da con ac­to­res de car­ne y hue­so. La ci­fra es in­creí­ble: 65 mil cua­dros rea­li­za­dos so­bre lien­zos de 70x51 cen­tí­me­tros, ca­da uno fo­to­gra­fia­do in­di­vi­dual­men­te y lue­go ani­ma­do.

Una de las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas es el enig­má­ti­co doc­tor Ga­chet. Un si­glo más tar­de, uno de los re­tra­tos del mé­di­co que Van Gogh pin­tó en 1890 se con­vir­tió en la obra de ar­te más ca­ra de la his­to­ria al ven­der­se en 82,5 mi­llo­nes de dó­la­res.

Lo­ving Vincent es un ho­me­na­je hip­nó­ti­co a Van Gogh, a su fas­ci­na­ción y su in­cer­ti­dum­bre. Nin­gún detalle de la vi­da era muy pe­que­ño o in­sig­ni­fi­can­te pa­ra él. Su pin­tu­ra es el re­sul­ta­do de la for­ma en que ama­ba la reali­dad, lo que ve­mos, lo que es­tá la­tien­do. Vi­bra­cio­nes de luz ro­dea­das de una oscuridad in­fi­ni­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.