El hom­bre que pin­ta­ba con el es­pí­ri­tu de otros

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

l blan­co de ti­ta­nio fue su per­di­ción. En vez de pre­pa­rar el co­lor, co­mo ha­cía siem­pre, lo ex­tra­jo del po­mo y lo apli­có di­rec­ta­men­te so­bre la te­la. Lo ne­ce­si­ta­ba pa­ra ha­cer de­ta­lles en Cua­dro ro­jo con ca­ba­llos, una pin­tu­ra que de­bía ver­se co­mo la obra maes­tra per­di­da del ex­pre­sio­nis­ta ho­lan­dés Hein­rich Cam­pen­donk.

El cua­dro, que los es­pe­cia­lis­tas juz­ga­ron pro­fun­do y ex­tra­or­di­na­rio, se subas­tó en 2006 por ca­si tres mi­llo­nes de eu­ros. To­do iba so­bre rie­les, has­ta que un ex­per­to le hi­zo a la pin­tu­ra un aná­li­sis quí­mi­co, en­con­tró res­tos de ese blan­co mal­di­to y em­pe­zó a se­guir la hue­lla que lo lle­va­ría a la gua­ri­da má­gi­ca de Wolf­gang Bel­trac­chi, el ver­da­de­ro au­tor del me­jor Cam­pen­donk de la his­to­ria.

El fal­si­fi­ca­dor con­de­na­do

Bel­trac­chi di­ce que no co­pia­ba cua­dros, sino que pin­ta­ba con el es­pí­ri­tu de otros ar­tis­tas. Mu­chos pien­san lo con­tra­rio. Ni ha­blar de quie­nes fue­ron engañados, pa­ga­ron mi­llo­nes y ali­men­ta­ron la in­men­sa for­tu­na que el pin­tor ale­mán ama­só du­ran­te 40 años.

En­tre 1970 y 2010, cuan­do la Po­li­cía lo de­tu­vo jun­to con su mu­jer, Wolf­gang Bel­trac­chi fal­si­fi­có unas 300 obras de unos 80 ar­tis­tas. Cum­plió una con­de­na de seis años.

Sen­si­ble y con ta­len­to, tal vez un po­co ava­ro. Así lo des­cri­be sin po­der ocul­tar al­go de ad­mi­ra­ción la due­ña de una galería es­ta­fa­da por Bel­trac­chi.

El tes­ti­mo­nio se es­cu­cha en The Art of For­gery ( El ar­te de la fal­si­fi­ca­ción), el elec­tri­zan­te do­cu­men­tal di­ri­gi­do por Ar­ne Bir­kens­tock que es­tá dis­po­ni­ble en Net­flix.

Sus víc­ti­mas fue­ron las ca­sas de subas­tas más fa­mo­sas del mun­do, crí­ti­cos y co­lec­cio­nis­tas que pen­sa­ban que se ha­cían con obras úni­cas. El mé­to­do de Bel­trac­chi, ade­más de pin­tar co­mo cual­quier maes­tro que se pro­pu­sie­ra imi­tar, con­sis­tía en lle­nar con su tra­ba­jo los “hue­cos” en la ca­rre­ra de gran­des ar­tis­tas. Ha­cía apa­re­cer obras que su­pues­ta­men­te com­ple­ta­ban el ca­mino crea­ti­vo de al­gún pin­tor fa­mo­so, o in­clu­so cua­dros que eran vistos co­mo la co­ro­na­ción de un es­ti­lo.

Do­rot­hea Tan­ning, la viu­da de Max Ernst, se enamo­ró de una de sus fal­si­fi­ca­cio­nes y di­jo que la pin­tu­ra de Bel­trac­chi era la me­jor obra que ha­bía rea­li­za­do su ma­ri­do.

Has­ta prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970, Wolf­gang Bel­trac­chi pin­ta­ba sus pro­pios te­mas, pe­ro en­ton­ces asu­mió que su pa­sión, el ver­da­de­ro ar­te y lo más fas­ci­nan­te pa­ra él, era pin­tar las obras no pin­ta­das de otros ar­tis­tas. ¿Un bro­mis­ta con un don ex­tra­or­di­na­rio, un ge­nio ma­li­cio­so, un or­gu­llo­so cul­tor del vir­tuo­sis­mo?

En el do­cu­men­tal se lo es­cu­cha de­cir que pue­de pin­tar cual­quier co­sa, un Leo­nar­do, un Ver­meer, un Rem­brandt. Pa­ra él no se­ría na­da del otro mun­do.

El blan­co de ti­ta­nio

Si al­gu­nos con­si­de­ran a Bel­trac­chi una es­pe­cie de Ro­bin Hood de la pin­tu­ra (a me­dias, en ver­dad, ya que les ro­ba­ba a los ri­cos pe­ro evi­ta­ba la par­te de dar­les a los po­bres), se de­be un po­co a sus ai­res hippies, a su pos­tu­ra anar­quis­ta, a sus ma­ne­ras sim­pá­ti­cas, inteligentes e in­du­da­ble­men­te creativas de me­ter­les la mano en el bol­si­llo a quie­nes no son pre­ci­sa­men­te car­me­li­tas des­cal­zas en el sal­va­je mer­ca­do del ar­te.

Es po­si­ble que vien­do The Art of For­gery al­guien re­cuer­de la fra­se de otro ale­mán: ¿qué es ro­bar un ban­co com­pa­ra­do con fun­dar­lo?

Vol­vien­do al blan­co de ti­ta­nio: aun­que fue des­cu­bier­to en 1821, fue pre­sen­ta­do pa­ra fi­nes ar­tís­ti­cos un si­glo más tar­de. No se uti­li­za­ba en 1915, año en que Bel­trac­chi fe­chó su Cua­dro ro­jo con ca­ba­llos. Na­die sa­be si vol­vió a usar­lo, o si hay to­ques de ese co­lor en las obras maes­tras del gran fal­si­fi­ca­dor que to­da­vía cuel­gan en los mu­seos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.