Pa­ra ver

La Voz del Interior - Número Cero - - Artes Visuales -

“J.H.C.”. Mu­seo Ca­raf­fa (Poe­ta Lu­go­nes 411). La mues­tra de Ju­lio Hirsch Chá­vez se po­drá vi­si­tar has­ta el sá­ba­do 2 de agos­to, de mar­tes a do­min­gos en el ho­ra­rio de 10 a 20. En­tra­da: $ 15. Miér­co­les, in­gre­so gra­tui­to. do y re­co­noz­co en mi ges­to a mi pa­dre, es­ta mues­tra es pa­ra él”, es­cri­bió en un ca­tá­lo­go con for­ma de pe­que­ño dia­rio que tra­jo a Cór­do­ba, y que en­tre­ga en mano, in­vi­tan­do a su lec­tu­ra.

De los mue­ble­ci­tos inú­ti­les, su obra se trans­for­mó en es­truc­tu­ras es­pa­cia­les re­la­cio­na­das con la lí­nea y con el jue­go, re­me­mo­ra.

Ju­lio con­fie­sa que bo­ce­ta mien­tras pro­du­ce. “Voy ha­cien­do has­ta que la obra em­pie­za a ge­ne­rar en mí un pre­sen­ti­mien­to y em­pie­za ella a mar­car­me la di­rec­ción, por dón­de ir. Es­to pa­ra mí ha si­do muy im­por­tan­te”, re­ve­la.

–¿Pre­sen­ti­mien­to co­mo in­tui­ción?

–El pre­sen­ti­mien­to es ca­si una oscuridad, no ab­so­lu­ta, hay una luz que apa­re­ce atrás. Vas des­preo­cu­pán­do­te, por­que la preo­cu­pa­ción es un obs­tácu­lo. Al­go que se va ar­man­do, es ca­si un ac­to de fe. Y en un mo­men­to se for­ma la obra bo­ce­ta­da en la ima­gi­na­ción, y a ve­ces la ale­gría de eso apa­re­ce, a ve­ces te da más áni­mo. El pro­ble­ma es que te ce­bás, y te te­nés que re­cu­pe­rar, vol­ver atrás. A ve­ces no per­dés la obra. A ve­ces lo­grás re­to­mar el pre­sen­ti­mien­to y vol­ver a tra­ba­jar. Es­ta obra se for­mó así.

Al pro­pio Ju­lio Chá­vez le sor­pren­de la de­li­ca­de­za de sus pie­zas (“ten­go ma­nos tos­cas, no soy una per­so­na re­fi­na­da ni li­via­na”), a las que les di­se­ñó una pro­tec­ción co­mo po­si­bi­li­dad plás­ti­ca que “com­ple­ta la obra, co­mo una osamenta que pro­te­ge las zo­nas más vul­ne­ra­bles del cuer­po”. Uti­li­za acrí­li­co y de pa­so, di­ce, fes­te­ja “co­sas vi­vi­das”, co­mo la tien­da Ha­rrod’s de Bue­nos Ai­res: “Iba de chi­co a co­mer el po­llo al spie­do que no po­día co­mer en ca­sa, ahí ha­bía vi­tri­nas. Pa­ra mí la vi­tri­na es­tá re­la­cio­na­da con aque­llo que hay que cui­dar, aque­llo que uno mi­ra con la ña­ta con­tra el vi­drio”.

De aque­lla vi­ven­cia rea­pa­re­ce la idea de dis­tan­cia que ali­men­ta el de­seo.

To­da­vía es­tá ha­blan­do de la mis­ma obra que eli­gió al co­mien­zo del diá­lo­go, y a la que in­cli­nó, co­mo uno de los tan­tos mo­vi­mien-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.