¿Im­por­ta el No­bel de Li­te­ra­tu­ra (al­ter­na­ti­vo)?

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

ran­des tur­bu­len­cias his­tó­ri­cas co­mo las dos gue­rras mun­dia­les fi­gu­ran en­tre los po­cos even­tos con la fuer­za su­fi­cien­te pa­ra sus­pen­der la en­tre­ga del No­bel de Li­te­ra­tu­ra. En ra­ras oca­sio­nes se de­ci­dió su pos­ter­ga­ción. La última vez fue en 1949, año en que el co­mi­té eva­luó que no ha­bía candidato me­re­ce­dor del galardón y se guar­dó el pre­mio pa­ra el año si­guien­te, cuan­do se dis­tin­guió en si­mul­tá­neo a Wi­lliam Faulk­ner y a Ber­trand Rus­sell.

Ca­si 70 años más tar­de, la Aca­de­mia Sue­ca vol­vió a pos­po­ner el mi­mo li­te­ra­rio más desea­do del pla­ne­ta. Es­ta vez, a raíz de una cri­sis in­ter­na, vin­cu­la­da a ma­ne­jos os­cu­ros de la ins­ti­tu­ción, pe­ro que re­ve­la que los tiem­pos han cam­bia­do.

En línea con las ac­cio­nes de #MeToo, el mo­vi­mien­to glo­bal que lu­cha contra el aco­so se­xual, un gru­po de 18 mu­je­res de­nun­cia­ron ha­ber si­do abu­sa­das y, en al­gu­nos ca­sos, vio­la­das por el fo­tó­gra­fo y dra­ma­tur­go fran­cés Jean-Clau­de Ar­nault, es­po­so de Ka­ta­ri­na Fros­ten­son, es­cri­to­ra sue­ca que in­te­gra­ba la Aca­de­mia des­de 1992. Ar­nault se­ría tam­bién el res­pon­sa­ble de ha­ber fil­tra­do en va­rias opor­tu­ni­da­des los nom­bres de los ga­na­do­res del No­bel de Li­te­ra­tu­ra, y se lo acu­sa de re­ci­bir de par­te de la Aca­de­mia in­jus­ti­fi­ca­das sumas de di­ne­ro pa­ra sos­te­ner un club cul­tu­ral que con­du­cía jun­to con su es­po­sa. Fue el es­cán­da­lo se­xual, no obs­tan­te, lo que pro­vo­có el te­rre­mo­to.

Ca­si la mi­tad de los miem­bros de la Aca­de­mia re­nun­cia­ron, y en ma­yo de es­te año se de­ci­dió que el No­bel de las letras pa­sa­ba a me­jor vi­da has­ta 2019. El pró­xi­mo pri­mer jue­ves de oc­tu­bre, se­gún man­da la tra­di­ción, no ha­brá ex­pec­ta­ti­va ni ce­le­bra­ción. Su­pues­ta­men­te, co­mo pa­só en 1949, en 2019 se anun­cia­rían los dos ga­lar­do­nes al mis­mo tiem­po.

La cri­sis es tan pro­fun­da que sue­na ra­zo­na­ble po­ner en po­ten­cial la fu­tu­ra exis­ten­cia del No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Mien­tras tan­to, un gru­po de es­cri­to­res, in­te­lec­tua­les, ac­to­res y pe­rio­dis­tas sue­cos acaba de fun­dar una Nue­va Aca­de­mia que in­ten­ta re­pa­rar el da­ño y en­tre­gar un pre­mio al­ter­na­ti­vo. Los “neo­aca­dé­mi­cos” quie­ren de­jar atrás un sis­te­ma de­vo­ra­do des­de aden­tro por los “pri­vi­le­gios, los con­flic­tos de in­tere­ses, la arro­gan­cia y el se­xis­mo”, y res­tau­rar a cam­bio los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos y el res­pe­to.

En con­tras­te con el cón­cla­ve im­pe­ne­tra­ble que re­gía las de­ci­sio­nes de la hoy tam­ba­lean­te Aca­de­mia aho­ra se po­ne en ma­nos de los bi­blio­te­ca­rios sue­cos la pos­tu­la­ción de can­di­da­tos al pre­mio. Una vez de­ter­mi­na­dos, en­tre el 9 y el 31 de ju­lio rea­li­za­rá una vo­ta­ción “po­pu­lar” a tra­vés de un sis­te­ma elec­tró­ni­co, de la cual de­be­ría sur­gir una lis­ta de cua­tro au­to­res que exa­mi­na­rá un “ju­ra­do de ex­per­tos”. En tér­mi­nos mo­ne­ta­rios, el galardón se­rá sus­tan­cial­men­te me­nor: po­co más de 130 mil dó­la­res (el No­bel ro­za el mi­llón de dó­la­res).

Des­de ha­ce al me­nos un par de dé­ca­das, el No­bel de Li­te­ra­tu­ra es bom­bar­dea­do por las po­lé­mi­cas con­sa­gra­cio­nes a las que ha dado lu­gar, y en los úl­ti­mos años han arre­cia­do las acu­sa­cio­nes que lo til­dan de ser un pre­mio eu­ro­cen­tris­ta, an­ti­cua­do y po­co trans­pa­ren­te. Pa­ra al­gu­nos, lo más ra­zo­na­ble se­ría abo­lir­lo.

La Nue­va Aca­de­mia tam­po­co tie­ne mu­chas chan­ces de al­can­zar la su­fi­cien­te le­gi­ti­mi­dad. La apa­ren­te de­mo­cra­ti­za­ción de la elec­ción po­dría ser, en el me­jor de los ca­sos, una po­se de in­ge­nuo op­ti­mis­mo nór­di­co; y en el peor, un alar­de: ¿qué ti­po de con­sa­gra­ción po­drían otor­gar los res­pon­sa­bles de las bi­blio­te­cas sue­cas y los vo­tan­tes elec­tró­ni­cos? Qui­zás se abra fi­nal­men­te la opor­tu­ni­dad pa­ra que Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi, eterno candidato al No­bel, tra­duz­ca su éxi­to en el an­he­la­do pre­mio. Aun­que sea en su ver­sión al­ter­na­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.