“La Gio­con­da” y la tra­ve­su­ra del Lou­vre

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

a Ca­chon­da. Ese po­dría ha­ber si­do tran­qui­la­men­te el tí­tu­lo y/o el sen­ti­do de la obra que hoy co­no­ce­mos in­dis­tin­ta­men­te con dos nom­bres, La Gio­con­da o La Mo­na Li­sa. Es la pin­tu­ra más fa­mo­sa del mun­do.

Leo­nar­do Da Vin­ci tra­ba­jó du­ran­te años, a par­tir de un en­car­go, en el re­tra­to de Li­sa Di An­tom­ma­ria Ger­har­di­ni, ca­sa­da a los 15 con Fran­ces­co Bar­to­lomeo del Gio­con­do, quien ya era dos ve­ces viu­do. En muy po­co tiem­po, Li­sa fue ma­dre de dos ni­ños. Tu­vo ade­más una hi­ja que mu­rió de muy pe­que­ña, y hay quien pien­sa que ese tem­prano do­lor po­dría ha­ber que­da­do se­ña­la­do en la for­ma del fino ve­lo ne­gro que cu­bre su ca­be­llo en la pin­tu­ra que la in­mor­ta­li­zó. La ve­ro­si­mi­li­tud de ese da­to es sin em­bar­go cues­tio­na­da por es­pe­cia­lis­tas en Leo­nar­do, co­mo Char­les Ni­coll, quien su­gie­re ade­más a otras dos can­di­da­tas co­mo mo­de­los de la pin­tu­ra: Pa­ci­fi­ca Bran­dano, aman­te de Giu­liano de Me­di­ci, y una be­lla na­po­li­ta­na lla­ma­da Ce­ci­lia Ga­lle­ra­ni.

Pe­ro lo más pro­ba­ble, en­tre tan­ta danza de nom­bres, es que Li­sa Ger­har­di­ni sea la mu­jer que, a pe­di­do de su es­po­so, en el año 1503, cuan­do era una vein­tea­ñe­ra, co­men­za­ra a po­sar pa­ra Leo­nar­do en se­sio­nes que ha­brían in­clui­do mú­si­cos, can­tan­tes y bu­fo­nes pa­ra en­tre­te­ner­la. La enig­má­ti­ca ma­ne­ra de son­reír, su re­ti­cen­cia, el ges­to cla­va­do un ins­tan­te an­tes de ser ple­na­men­te una son­ri­sa, po­drían con­fun­dir a cual­quie­ra so­bre la efi­ca­cia de esas ter­tu­lias so­bre el áni­mo de la dama.

Da Vin­ci de­mo­ró la con­clu­sión del cua­dro y nun­ca lo en­tre­gó. Cuan­do el ar­tis­ta de­jó Flo­ren­cia, en 1508, la pin­tu­ra es­ta­ba sin ter­mi­nar y se­gui­ría en ese es­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po. En 1516 el pin­tor se ins­ta­ló en Fran­cia, don­de pa­só los últimos tres años de su vi­da, tras acep­tar una in­vi­ta­ción de Fran­cis­co I. El rey fran­cés se­ría fi­nal­men­te el com­pra­dor de la obra, lo que ex­pli­ca que La Gio­con­da sea hoy el te­so­ro más pre­cia­do del Mu­seo del Lou­vre de París.

Un me­me po­lé­mi­co

En me­dio de los me­mes que en los últimos días inun­da­ron las re­des bro­mean­do so­bre la ma­triz afri­ca­na de la se­lec­ción fran­ce­sa de fútbol, con es­ta­dís­ti­cas so­bre el ori­gen y la can­ti­dad de ju­ga­do­res de piel ne­gra así co­mo con re­pro­ches al pa­sa­do co­lo­nia­lis­ta del país que se que­dó con la Co­pa del Mun­do, el Lou­vre uti­li­zó a su jo­ya pa­ra un pí­ca­ro alar­de de or­gu­llo ga­lo. Des­de la cuen­ta ofi­cial del mu­seo se tui­teó una ima­gen de La Gio­con­da con la ca­mi­se­ta de Fran­cia lu­cien­do la se­gun­da es­tre­lla, que in­di­ca la ob­ten­ción de dos cam­peo­na­tos mun­dia­les.

La tra­ve­su­ra, a mi­tad de ca­mino en­tre el na­cio­na­lis­mo ño­ño y la tor­pe­za ins­ti­tu­cio­nal, ca­yó mal y ge­ne­ró cien­tos de res­pues­tas. So­bre to­do de ita­lia­nos que se sin­tie­ron he­ri­dos y se­ña­la­ron que ni la pin­tu­ra ni el au­tor son fran­ce­ses. Ita­lia ha in­ten­ta­do en va­rias opor­tu­ni­da­des que el Lou­vre le pres­ta­ra la obra, pe­ro la res­pues­ta siem­pre ha si­do ne­ga­ti­va.

Quien to­mó car­tas en el asun­to, ha­ce ya más de un si­glo, fue Vin­cen­zo Pe­rug­gia, un ita­liano que en el año 1911 “re­pa­trió” a la dama tras ro­bar­la del Lou­vre y de­vol­ver­la, se­gún sus pro­pias de­cla­ra­cio­nes, a su tie­rra de ori­gen. La te­la fue ha­lla­da dos años y me­dio más tar­de en un ho­tel de Flo­ren­cia.

¿Por qué su nom­bre po­dría ha­ber si­do La Ca­chon­da? En ita­liano, gio­con­da sig­ni­fi­ca jo­cun­da, ale­gre, y pue­de tra­du­cir­se tam­bién co­mo ju­gue­to­na (in­clu­so en un sen­ti­do se­xual). El tí­tu­lo de la pin­tu­ra po­dría de­ri­var de ese ad­je­ti­vo y no del he­cho de que la mo­de­lo era la mu­jer de Fran­ces­co del Gio­con­do. Pro­ba­ble­men­te su se­mi­son­ri­sa mis­te­rio­sa guar­de por siem­pre el se­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.