Fa­ce­book y la cen­su­ra al des­nu­do

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas - Do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

a Ve­nus de Wi­llen­dorf mi­de 11 cen­tí­me­tros de al­tu­ra. Ca­bría sin pro­ble­mas en un bol­si­llo. La pie­dra ca­li­za en que fue ta­lla­da es­tu­vo pin­ta­da ori­gi­nal­men­te de ocre ro­jo. Se pien­sa que po­dría ser una ima­gen de cul­to, uti­li­za­da ha­ce unos 30 mil años, en un mar­co de creen­cias vin­cu­la­das a la fer­ti­li­dad o a una dio­sa ma­dre. A di­fe­ren­cia de otros ras­gos fí­si­cos, ape­nas es­bo­za­dos, es­ta fi­gu­ri­ta pa­leo­lí­ti­ca tie­ne pe­chos enor­mes, ca­de­ras an­chas y una suer­te de dia­de­ma co­ro­nan­do su ca­be­za.

Que ha­ya si­do juz­ga­da co­mo una ima­gen por­no­grá­fi­ca es uno de los ab­sur­dos más pa­ten­tes de la política de Fa­ce­book res­pec­to de los des­nu­dos. En di­ciem­bre de 2017, fue cen­su­ra­da por los ad­mi­nis­tra­do­res de la red so­cial, aun­que unos me­ses más tar­de se re­vir­tió la de­ci­sión y hu­bo un pe­di­do de dis­cul­pas. Un vo­ce­ro de Fa­ce­book apro­ve­chó sin em­bar­go pa­ra re­cor­dar­le al mun­do que, sal­vo ra­ras ex­cep­cio­nes, no es­tá per­mi­ti­da “la des­nu­dez ni la des­nu­dez su­ge­ri­da”.

Otro ca­so de “con­te­ni­do inapro­pia­do” aca­ba de de­jar en evi­den­cia la opa­ci­dad de los cri­te­rios vi­gen­tes. Es­ta vez, la víc­ti­ma es una pin­tu­ra de Pe­ter Paul Ru­bens, el ar­tis­ta más des­ta­ca­do del ba­rro­co fla­men­co. Su Des­cen­di­mien­to de la cruz (1612) mues­tra a Je­su­cris­to des­nu­do, sal­vo por una te­la de lino blan­co que se las re­bus­ca pa­ra cu­brir sus par­tes ín­ti­mas. La es­ce­na es po­de­ro­sa­men­te dramática, sa­tu­ra­da de efec­tos tea­tra­les. Una lec­tu­ra lai­ca po­dría po­ner el acen­to en la tra­ge­dia: una ma­dre re­ci­be el cuer­po de su hi­jo muerto. Pe­ro no hay ras­tros de ero­tis­mo ocul­to, co­mo su­ce­de en oca­sio­nes in­clu­so en obras de te­má­ti­ca re­li­gio­sa que su­gie­ren una ten­sión se­xual di­si­mu­la­da pa­ra bur­lar los dog­mas. ¿Ca­be si­quie­ra con­si­de­rar co­mo un des­nu­do a es­ta obra maes­tra? Re­glas po­co cla­ras El Des­cen­di­mien­to de Ru­bens es un tríp­ti­co cu­yo pa­nel cen­tral con­tie­ne la es­ce­na de la nue­va po­lé­mi­ca. La obra es­tá en la Catedral de Am­be­res, en la re­gión de Flan­des (Bél­gi­ca), don­de se con­si­de­ran in­jus­ta­men­te hos­ti­ga­dos por Fa­ce­book. “Nos he­mos da­do cuen­ta de que Fa­ce­book cons­tan­te­men­te re­cha­za las obras de ar­te de nues­tro ama­do Pe­ter Paul Ru­bens. Aun­que se­cre­ta­men­te te­ne­mos que reír­nos de ello, su cen­su­ra cul­tu­ral es­tá ha­cién­do­nos la vi­da bas­tan­te di­fí­cil”, se lee en un car­ta de pro­tes­ta del en­te de pro­mo­ción del tu­ris­mo en Flan­des.

En la mi­si­va se so­li­ci­ta a Mark Zuc­ker­berg una reunión pa­ra dis­cu­tir de qué ma­ne­ra se po­dría uti­li­zar la red so­cial pa­ra pro­mo­cio­nar­se sin su­frir el blo­queo.

Co­mo par­te de una campaña, se lan­zó un vi­deo que po­ne en ri­dícu­lo las ac­cio­nes in­dis­cri­mi­na­das de Fa­ce­book con­tra las imá­ge­nes ar­tís­ti­cas que con­tie­nen des­nu­dos. Un po­co de crea­ti­vi­dad pa­ra ha­cer evi­den­te el gra­do de ab­sur­do al que se ha lle­ga­do.

En la cru­za­da de Fa­ce­book con­tra la des­nu­dez vie­nen ca­yen­do des­de que­ru­bi­nes con­si­de­ra­dos in­de­cen­tes has­ta un glú­teo vis­to de per­fil. Se­gún las nor­mas de la co­mu­ni­dad pu­bli­ca­das por la red so­cial, no se ad­mi­ten fo­to­gra­fías que mues­tren los ge­ni­ta­les o las nal­gas en su to­ta­li­dad, ni los se­nos fe­me­ni­nos si se mues­tra el pe­zón. Aun­que “per­mi­ti­mos –se in­for­ma– fo­to­gra­fías de pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y otras obras de ar­te don­de se mues­tren fi­gu­ras des­nu­das”. No es lo que pa­sa en la reali­dad.

Si bien el apar­ta­do so­bre “Des­nu­dos y ac­ti­vi­dad se­xual de adul­tos” re­sal­ta la in­ten­ción de ir in­tro­du­cien­do ma­ti­ces, sus cri­te­rios si­guen sien­do am­bi­guos. Ni si­quie­ra un ani­mal tie­ne una com­pren­sión tan bá­si­ca de lo vi­si­ble. Lo ver­da­de­ra­men­te obs­ceno es la bru­ta­li­dad, la pre­po­ten­cia y la ig­no­ran­cia con que Fa­ce­book mi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.