La vul­ga­ri­dad es lu­jo

La Voz del Interior - Número Cero - - Consumos Culturales -

a cam­bio de re­ci­bir un “per­fil de personalidad”. La idea era com­pa­rar las res­pues­tas que pu­sie­ran en el for­mu­la­rio con sus “Me gus­ta”. Es­pe­ra­ban que unas do­ce­nas de ami­gos de la uni­ver­si­dad usa­ran la apli­ca­ción, pe­ro en po­co tiem­po se vi­ra­li­zó y mi­llo­nes ce­die­ron esa in­for­ma­ción. De un día pa­ra otro, Ko­sins­ki y Still­well ha­bían lo­gra­do el con­jun­to de da­tos más gran­de que un in­ves­ti­ga­dor psi­co­mé­tri­co ha­bía ob­te­ni­do en tan po­co tiem­po, y sin mo­ver­se del box de la uni­ver­si­dad.

Pron­to des­cu­brie­ron que po­dían pres­cin­dir de las res­pues- tas en los for­mu­la­rios. Con mi­llo­nes de co­rre­la­cio­nes en­tre ac­cio­nes en Fa­ce­book y las que ya ha­bían ob­te­ni­do, les al­can­za­ba pa­ra pre­de­cir las res­pues­tas fu­tu­ras. Por ejem­plo, se sa­bía que quie­nes se­guían páginas de Lady Ga­ga ten­dían a po­ner res­pues­tas que los de­fi­nían co­mo ex­tro­ver­ti­dos.

Uno po­dría ob­je­tar que no es ne­ce­sa­rio un sis­te­ma tan com­ple­jo pa­ra arri­bar a ese ti­po de con­clu­sio­nes, pe­ro en 2012 Ko­sins­ki pu­bli­có que, so­bre la ba­se de un pro­me­dio de 68 “Me gus­ta”, era po­si­ble pre­de­cir co­lor de piel, orien­ta­ción se­xual y afi­lia­ción par­ti­da­ria. Más aún, con unos po­cos “Me gus­ta” más se pue­de sa­ber con po­co mar­gen de error si el usua­rio con­su­me alcohol, ci­ga­rri­llos o dro­gas.

Des­de en­ton­ces, se han desa­rro­lla­do mu­chos sis­te­mas in­for­má­ti­cos que “des­cu­bren” re­la­cio­nes en­tre las ac­cio­nes de los usua­rios que la per­cep­ción hu­ma­na no po­dría cap­tar y la “di­fun­den” de ma­ne­ra or­de­na­da pa­ra que po­da­mos com­pren­der­la. El fi­ló­so­fo fran­cés Eric Sa­din ha lla­ma­do a es­ta ac­ti­vi­dad “di­vul­ga­ción ro­bo­ti­za­da”.

La di­vul­ga­ción con­sis­te en aden­trar­se en un sa­ber com­ple­jo, pa­ra lle­var­lo al “vul­go” (que aho­ra se­ría­mos to­dos los hu­ma­nos) de ma­ne­ra sim­ple. La me­tá­fo­ra es bue­na, pe­ro hay una sal­ve­dad: por de­fi­ni­ción, la di­vul­ga­ción su­po­ne el ac­ce­so de to­das las per­so­nas a ese co­no­ci­mien­to pro­ce­sa­do, mien­tras que, por aho­ra y en su ma­yo­ría, los da­tos son al­ma­ce­na­dos por po­cas em­pre­sas trans­na­cio­na­les que se dan el lu­jo de usar­los en sus ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les.

Así, se es­ta­ble­ce una lí­nea muy del­ga­da en­tre di­vul­ga­ción y me­ra “extracción ro­bo­ti­za­da” de in­for­ma­ción.

Tan del­ga­da es esa lí­nea, que ha­ría fal­ta un ro­bot pa­ra per­ci­bir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.