Prohi­bi­do ins­pi­rar­se: la es­cri­tu­ra no-crea­ti­va

La Voz del Interior - Número Cero - - Literatura -

en­go un re­la­to. Pe­ro ten­drás que es­for­zar­te pa­ra en­con­trar­lo”. Con esa fra­se, es­con­di­da en el cuer­po ex­tra­ño de La so­le­dad del lec­tor, Da­vid Mark­son emi­tía una se­ñal so­bre su no­ve­la “ca­si sin no­ve­la”, que de­ja la pe­ri­pe­cia en un gra­do cer­cano a ce­ro y pro­po­ne a cam­bio un ex­pe­ri­men­to hip­nó­ti­co. El li­bro es un ar­te­fac­to de ci­tas y anéc­do­tas de las obras y de las mu­je­res y los hom­bres que su­ma­ron a la his­to­ria del arte, la li­te­ra­tu­ra, la mú­si­ca y la fi­lo­so­fía. Hay cu­rio­si­da­des eru­di­tas y de es­ca­sa uti­li­dad pa­ra un es­tu­dio­so (co­mo que el ta­lón de Aquiles nun­ca fue men­cio­na­do por Ho­me­ro) y proezas ar­tís­ti­cas (Mary She­lley es­cri­bió Fran­kens­tein a los 19).

La so­le­dad del lec­tor po­dría ser un ejem­plo de “es­cri­tu­ra no­crea­ti­va”, un con­jun­to de prác­ti­cas de cap­tu­ra y re­ci­cla­do de tex­tos pre­exis­ten­tes al que el poe­ta y en­sa­yis­ta Ken­neth Golds­mith le otor­ga el ran­go de li­te­ra­tu­ra de nues­tro tiem­po.

In­ter­net (“el poe­ma más gran­de ja­más es­cri­to”) se des­plie­ga co­mo un océano tex­tual que po­ne a dis­po­si­ción una ma­sa de len­gua­je sin pre­ce­den­tes, a lo que se le aña­de la po­si­bi­li­dad de experimentar con téc­ni­cas de ma­ni­pu­la­ción e in­ter­ven­ción. Téc­ni­cas que avan­zan en con­tra de la in­ven­ción, la ori­gi­na­li­dad, pro­mue­ven la li­be­ra­ción de la lu­cha por la crea­ción y el des­man­te­la­mien­to de la idea clá­si­ca de au­tor.

Golds­mith ha dic­ta­do cla­ses en las que li­mi­ta los po­si­bles ar­di­des crea­ti­vos y apri­sio­na a sus es­tu­dian­tes en ejer­ci­cios que bus­can li­mi­tar el in­ge­nio o la bús­que­da de ha­llaz­gos. Es­tá prohi­bi­do “ins­pi­rar­se”. Se pro­po­nen, por el con­tra­rio, es­tra­te­gias de apro­pia­ción, co­pia, pla­gio, pi­ra­te­ría y sam­pleo co­mo mé­to­dos de com­po­si­ción li­te­ra­ria.

Son mu­chos los ar­tis­tas que sus­ti­tu­ye­ron el es­fuer­zo por el pro­ce­di­mien­to, di­ce Golds­mith a mo­do de elo­gio (y se­gu­ra­men­te pa­ra alar­ma de los re­pre­sen­tan­tes más du­ros del pa­ra­dig­ma crea­ti­vo).

En el mun­do de la mú­si­ca, en el cam­po del arte y en la li­te­ra­tu­ra, el en­sa­yis­ta en­cuen­tra ejem­plos de es­ta suer­te de con­tra­pa­ra­dig­ma. Des­de la ex­pe­ri­men­ta­ción ra­di­cal de Geor­ges Pe­rec, cu­ya es­cri­tu­ra ba­jo es­tric­tas res­tric­cio­nes for­ma­les pro­du­jo la no­ve­la La des­apa­ri­ción, com­pues­ta sin uti­li­zar ni una so­la vez la le­tra E (la más co­mún en fran­cés), has­ta las prác­ti­cas apro­pia­cio­nis­tas de Andy War­hol y su de­seo de pin­tar co­mo una má­qui­na.

Aun­que pu­die­ra pa­re­cer a sim­ple vis­ta una ex­hi­bi­ción de pro­vo­ca­cio­nes, Golds­mith con­cep­tua­li­za la es­cri­tu­ra no­crea­ti­va en un cuer­po de ar­gu­men­tos con­vin­cen­tes so­bre las po­si­bi­li­da­des que se le abren a la li­te­ra­tu­ra con pro­ce­di­mien­tos co­mo el co­lla­ge, el mon­ta­je, la trans­crip­ción y ope­ra­cio­nes que no es­tén ata­das a la ha­bi­li­dad o a la ex­pre­sión per­so­nal. En con­jun­to, los en­sa­yos que reúne en Es­cri­tu­ra no-crea­ti­va. Ges­tio­nan­do el len­gua­je en la era di­gi­tal pue­den leer­se co­mo un ex­ten­so ma­ni­fies­to y un lla­ma­do a prac­ti­car el au­to­ma­tis­mo y ge­ne­rar tex­tos im­per­so­na­les. No hay por qué exi­gir­le al arte una ex­pe­rien­cia emo­ti­va, desafía Golds­mith.

Al­gu­nos de los pos­tu­la­dos de un pro­gra­ma de es­cri­tu­ra no-crea­ti­va se pue­den en­con­trar en El Mar­tín Fie­rro or­de­na­do al­fa­bé­ti­ca­men­te, del ar­gen­tino Pa­blo Kat­chad­jian, que reor­de­na los 2.316 ver­sos del li­bro de Jo­sé Her­nán­dez. Cé­sar Ai­ra ima­gi­nó un ex­pe­ri­men­to so­cial un po­co or­we­lliano, con­sis­ten­te en des­ha­bi­tuar a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de es­co­la­res de las an­dan­zas del gau­cho de­ser­tor, es­con­der con ce­lo dog­má­ti­co el poe­ma ori­gi­nal y obligar a los jó­ve­nes a apren­der de me­mo­ria la ver­sión de Kat­chad­jian. ¿Qué ex­tra­ña na­cio­na­li­dad sur­gi­ría de es­te nue­vo or­den re­gi­do por el al­fa­be­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.