Ho­jas de Pa­rra, ob­je­to poé­ti­co no iden­ti­fi­ca­do

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

na cruz. Y en el lu­gar don­de de­be­ría ver­se al Cris­to tor­tu­ra­do, un car­tel que di­ce “Voy y vuel­vo”.

“De­po­si­te aquí sus obras de ar­te” es la le­yen­da que acom­pa­ña a un tacho de ba­su­ra de plás­ti­co. Car­los Me­nem y Ce­ci­lia Bo­loc­co ar­man la “Sa­gra­da Fa­mi­lia”. Son al­gu­nos de los ar­te­fac­tos vi­sua­les de Ni­ca­nor Pa­rra, ob­je­tos in­ter­ve­ni­dos (ma­ma­de­ras, hue­vos, fo­tos, ataú­des) que en su úl­ti­ma eta­pa fue­ron bau­ti­za­dos co­mo Tra­ba­jos prác­ti­cos, co­sas y pa­la­bras en co­li­sión que da­ban por re­sul­ta­do des­te­llos de in­cer­ti­dum­bre o lecciones de sa­bi­du­ría in­cier­ta que abrían ta­jos en el pen­sa­mien­to. Ob­je­tos poé­ti­cos no iden­ti­fi­ca­dos.

Fue un hombre vie­jo du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po, pe­ro man­te­nía un ím­pe­tu de ani­mal sal­va­je. A los 64 vol­vió a caer ful­mi­na­do por una mu­jer a la que le lle­va­ba más de 30 años. Fue un ro­man­ce de unos po­cos me­ses que al­can­za­ron pa­ra que él le de­di­ca­ra El hombre ima­gi­na­rio, uno de sus li­bros más co­no­ci­dos. Se­gún un lec­tor en­tu­sias­ta, la me­jor poesía de amor y do­lor ja­más es­cri­ta en cas­te­llano. Pa­ra ese en­ton­ces Pa­rra ya ha­bía con­ce­bi­do seis hi­jos/hi­jas con tres ma­dres dis­tin­tas y arras­tra­ba una fa­ma de coleccionista de amo­res tur­bu­len­tos y trun­cos.

Una fuer­za in­hu­ma­na

A los 97, cuan­do ga­nó el pre­mio Cer­van­tes, en­vió a su nie­to a Es­pa­ña con un dis­cur­so dís­co­lo y ju­gue­tón, re­ple­to de sa­li­das hu­mo­rís­ti­cas. Se dis­cul­pa­ba, en una alo­cu­ción sem­bra­da de an­ti­poe­mas, por no po­der acu­dir a re­ci­bir un ga­lar­dón que decía me­re­cer no por lo es­cri­to, sino por el li­bro que iba a es­cri­bir. Pa­rra mu­rió a los 103. Dis­cu­ti­do, ama­do con lo­cu­ra.

Ro­ber­to Bo­la­ño, quien ha­bía cap­ta­do los tem­blo­res y te­mo­res del “an­ti­poe­ta”, re­su­mía así el con­tac­to con su li­te­ra­tu­ra: “Pa­rra es­cri­be co­mo si al día si­guien­te fue­ra a ser elec­tro­cu­ta­do”. El Sa­bi­ne Drys­da­le y Mar­ce­la Es­co­bar Edi­cio­nes B 242 pá­gi­nas au­tor de Obra grue­sa (una es­pe­cie obra com­ple­ta en pro­ce­so) fue el in­ven­tor de una re­be­lión lla­ma­da “an­ti­poe­sía”. Agi­ta­ción, len­gua bru­tal, afo­ris­mos in­ver­ti­dos, poesía-lá­ti­go pa­ra no con­tar­se cuen­tos lin­dos y mos­trar­nos la in­tem­pe­rie. Gue­rra a la me­tá­fo­ra.

“Un em­bu­ti­do de ángel y bes­tia”, se lla­mó a sí mis­mo Pa­rra. “Una fuer­za in­hu­ma­na en un mun­do he­cho por hom­bres”, lo de­fi­ne Lei­la Gue­rrie­ro en la cró­ni­ca que abre Plano ame­ri­cano, don­de de­ja sen­ta­do que con­ver­sar con el es­cri­tor era, inevi­ta­ble­men­te, so­me­ter­se a una de­ri­va im­pre­vi­si­ble.

Es el mis­mo per­so­na­je-enig­ma con el que se en­cuen­tran las pe­rio­dis­tas Sa­bi­ne Drys­da­le y Mar­ce­la Es­co­bar en Ni­ca­nor Pa­rra. La vi­da de un poe­ta, un li­bro que arran­ca con el mí­ti­co pe­re­gri­na­je a la ca­sa-re­fu­gio del es­cri­tor en Las Cru­ces, un bún­ker con vis­ta al Pa­cí­fi­co que con­vi­da­ba a unos po­cos ele­gi­dos.

La vi­da de un poe­ta es un tí­tu­lo un po­co am­pu­lo­so pa­ra un li­bro pe­que­ño, que no siem­pre le­van­ta vue­lo, pe­ro tie­ne la vir­tud de ex­plo­rar de­ta­lles po­co co­no­ci­dos y se to­ma el tra­ba­jo de com­ple­tar la par­que­dad del poe­ta con una in­ves­ti­ga­ción que re­co­ge nu­me­ro­sos tes­ti­mo­nios. Al­gu­nos pro­vie­nen del tron­co ma­yor del clan Pa­rra. Ni­ca­nor era el ma­yor y vio mo­rir a to­dos los de­más. Eran ocho her­ma­nos y her­ma­nas en­tre las cua­les es­ta­ba “la” Vio­le­ta Pa­rra, quien se qui­tó la vi­da a los 50 años y de­jó una carta (nun­ca pu­bli­ca­da) que las pe­rio­dis­tas des­cri­ben co­mo tris­te y fe­roz.

En la puer­ta de la ca­sa de Ni­ca­nor en Las Cru­ces hay (o ha­bía) un gra­fi­ti que di­ce: “An­ti­poe­sía”. En 1969 es­cri­bió un poe­ma ti­tu­la­do “Epi­ta­fio”, que ter­mi­na­ba con aque­llo de nom­brar­se co­mo un em­bu­ti­do de ángel y bes­tia. Un poe­ta ami­go re­cuer­da sin em­bar­go que su ver­da­de­ro epi­ta­fio fue: “Lo peor ya pa­só/ Peor hu­mi­lla­ción que la de exis­tir no hay”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.