Co­mu­ni­dad bo­li­via­na

La Voz del Interior - Número Cero - - Reportaje Fotográfico -

ro­me­ten y es­pe­ran, con­fia­dos. Sa­ben que ella los ayu­da. En Vi­lla El Li­ber­ta­dor, du­ran­te to­do el año, bo­li­via­nos y cor­do­be­ses pre­pa­ran la fiesta más im­por­tan­te del ba­rrio, de­di­ca­da a la Vir­gen de Ur­ku­pi­ña, que rei­na en el ho­gar de mu­chas fa­mi­lias. Se ce­le­bra el fin de se­ma­na pró­xi­mo al 15 de agos­to, una fe­cha es­pe­cial pa­ra agra­de­cer e in­vo­car mi­la­gros.

A la luz de las ve­las y sobre un al­tar de agua­yo, las imá­ge­nes ma­ria­nas aguar­dan un mo­men­to sa­gra­do: la re­no­va­ción del man­to. “La ro­pa nue­va in­di­ca que tam­bién no­so­tros de­be­mos cam­biar pa­ra ser me­jo­res per­so­nas. El mis­mo es­me­ro pa­ra que Ma­ría es­té be­lla es el es­me­ro de ha­cer be­llas nues­tras vi­das”, di­ce el sa­cer­do­te Juan Pa­blo Can­de­la, mien­tras ro­cía con agua ben­di­ta las pren­das.

En la vís­pe­ra de la pro­ce­sión, es­te es un ri­tual que in­vo­lu­cra a un gru­po gran­de de fie­les. A ca­da ima­gen se le asig­na un pa­drino, en­car­ga­do de traer la nue­va ves­ti­men­ta des­de Bo­li­via. Al ter­mi­nar la mi­sa del vier­nes a la no­che, en la pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Tra­ba­jo, se tras­la­dan las imá­ge­nes a la es­cue­la, pró­xi­ma a la igle­sia. En las au­las, se apli­ca el man­to he­cho a me­di­da.

“Le brin­da­mos to­do lo que ella se me­re­ce. Ayu­da­mos a ves­tir­la y es un ac­to muy sa­gra­do pa­ra no­so­tros”, ex­pli­ca Ema San­ta Cruz, ve­ci­na que co­la­bo­ra en la ce­re­mo­nia, en­tre el in­cien­so y el pa­pel pi­ca­do del fes­te­jo.

El ori­gen del cul­to

Se­gún la tra­di­ción oral, ha­ce más de 300 años, la se­ño­ra de Ur­ku­pi­ña eli­gió a una pas­tor­ci­ta pa­ra su pri­me­ra apa­ri­ción. En Qui­lla­co­llo (Co­cha­bam­ba, Bo­li­via), mien­tras la ni­ña pas­ta­ba ove­jas en el ce­rro Co­ta, se ha­bría en­con­tra­do con una her­mo­sa mu­jer que lle­va­ba un ni­ño en bra­zos. Di­cen que char­la­ba a me­nu­do con ella y que, in­clu­so, ju­ga­ba con su hi­jo en el agua de una ver­tien­te. “Es­tá en el ce­rro”, ha­bría se­ña­la­do la pas­tor­ci­ta pa­ra ex­pli­car el en­cuen­tro a sus pa­dres. La fra­se, en que­chua, quie­re de­cir “Ur­ku­pi­ña”. De ahí el nom­bre pa­ra ve­ne­rar­la.

“Cuan­do me sien­to amar­ga­da o es­toy tris­te, le pon­go una ve­la, me pon­go a llo­rar y to­do me sa­le bien. Es co­mo si le con­ta­ra los pro­ble­mas a una per­so­na y me tran­qui­li­za­ra”, di­ce Ali­cia Flo­res. Ella y su es­po­so, Isi­do­ro Agui­lar, fue­ron los pri­me­ros en traer la ima­gen a Vi­lla El Li­ber­ta­dor, en el año 1985. Ese mis­mo año, la ima­gen tam­bién lle­gó a ba­rrio Las Flo­res, de la mano de Ro­sel Var­gas.

To­dos sa­ben que pue­den to­car la puer­ta de la ca­sa de Ali­cia pa­ra en­co­men­dar­le al­go a la Vir­gen­ci­ta. “Si tie­nen mal a un ni­ño, le de­jan la ro­pi­ta acá. A ve­ces le de­jan pla­ta, yo la junto y le com­pro más ve­li­tas. Siem­pre la es­ta­mos alum­bran­do”, ex­pli­ca.

La fiesta con­ti­núa

Con la luz del día y los man­tos re­no­va­dos, la fiesta con­ti­núa. Es tiem­po de pe­re­gri­nar con las imá­ge­nes en al­to, can­tar y son­reír a Ma­ría. “¡Vi­va la Vir­gen de Ur­ku­pi­ña, vi­va!”, di­cen, eu­fó­ri­cos, mien­tras ter­mi­nan de alis­tar los ca­rros. Par­te del pro­ta­go­nis­mo de la pro­ce­sión se lo lle­van los vehícu­los, re­cu­bier­tos con agua­yos y ob­je­tos de va­lor.

“Usa­mos mu­chos co­lo­res en los au­tos por­que es una Vir­gen ale­gre, fes­ti­va. Tam­bién es la Vir­gen de la abun­dan­cia. Por eso, el di­ne­ro y la bi­lle­te­ra, pa­ra pe­dir­le y en­co­men­dar nues­tro tra­ba­jo. Le agra­de­ce­mos por ha­ber po­di­do cam­biar nues­tros au­tos. Ade­más, po­ne­mos las lla­ves de nues­tra ca­sa pa­ra que la pro­te­ja. Los pe­lu­ches sig­ni­fi­can ca­ri­ño”, acla­ra Josefina Bu­la­cio, otra ve­ci­na.

Al fi­na­li­zar la pro­ce­sión, es el turno de las agru­pa­cio­nes que tra­ba­jan to­do el año pa­ra lu­cir­se. “En es­ta opor­tu­ni­dad, hu­bo más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.