Un mo­de­lo ra­di­cal de mu­seo

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

l mu­seo po­see una lar­ga his­to­ria de afren­tas y diag­nós­ti­cos que lo des­cri­ben, fren­te al im­pul­so de re­no­va­ción y cam­bio, co­mo sín­to­ma per­fec­to del atra­so, mo­de­lo de ar­te­fac­to pe­ri­mi­do y de­pó­si­to de pa­sa­dos muer­tos. Sin em­bar­go, esa his­to­ria co­men­zó a dar­se vuel­ta con la sa­li­da de su con­di­ción de pe­le­le al que ha­bía que pe­gar­le lo más du­ro po­si­ble (las van­guar­dias re­cla­ma­ban su abo­li­ción) y la trans­for­ma­ción del mu­seo “en el hi­jo pre­di­lec­to de las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les”, co­mo se­ña­la el ale­mán An­dreas Huys­sen en un en­sa­yo.

De la mano de los ne­go­cios y la apues­ta al shock ar­qui­tec­tó­ni­co (más gran­de, más im­pac­tan­te), por lo me­nos des­de las úl­ti­mas tres dé­ca­das el mu­seo mu­tó sus ro­les ca­si ex­clu­si­vos de de­fi­ni­ción, con­ser­va­ción y cus­to­dia de los pa­tri­mo­nios na­cio­na­les, y ad­qui­rió la fun­ción de res­pon­der tam­bién a las trans­for­ma­cio­nes del ar­te y a las de­man­das de un pú­bli­co que so­li­ci­ta ex­pe­rien­cias ex­plo­si­vas. De su an­ti­gua ca­rac­te­ri­za­ción co­mo tem­plo de las mu­sas, hoy in­con­ce­bi­ble y en­te­rra­da, el mu­seo re­su­ci­tó –aña­de Huys­sen– co­mo “es­pa­cio hí­bri­do que se ubi­ca en al­gún lu­gar en­tre la fe­ria pública y el cen­tro de com­pras”.

En Mu­seo­lo­gía ra­di­cal, tex­to de 2013 que se pu­bli­ca por pri­me­ra vez en cas­te­llano de la mano de la edi­to­rial Li­bret­to, la crí­ti­ca e his­to­ria­do­ra del ar­te Clai­re Bis­hop re­to­ma lo que con­si­de­ra el úl­ti­mo tex­to po­lé­mi­co sobre mu­seos de ar­te con­tem­po­rá­neo, La ló­gi­ca cul­tu­ral del mu­seo del ca­pi­ta­lis­mo tar­dío. Ro­sa­lind Krauss pro­fe­ti­za­ba en 1990 la sus­ti­tu­ción del mo­de­lo de mu­seo de­ci­mo­nó­ni­co co­mo “ins­ti­tu­ción pa­tri­cia de la eli­te cul­tu­ral” por su ac­tual re­sur­gi­mien­to co­mo “tem­plo po­pu­lis­ta de ocio y en­tre­te­ni­mien­to”.

No hay ciu­dad que no quie­ra te­ner “su” gran mu­seo. Los go­ber­nan­tes de turno de­li­ran por cor­tar la cin­ta del nue­vo y gi­gan­tes­co “cu­bo blan­co”. Se sue­ña con los tu­ris­tas que acu­di­rán cu­rio­sos a vi­si­tar­los.

Bis­hop cree, no obs­tan­te, que se es­tá ges­tan­do una fi­gu­ra más ra­di­cal de mu­seo, un mo­de­lo me­nos afec­ta­do ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te y “más com­pro­me­ti­do po­lí­ti­ca­men­te con nues­tro mo­men­to his­tó­ri­co”.

La his­to­ria­do­ra bri­tá­ni­ca sigue la pis­ta de un pu­ña­do de ins­ti­tu­cio­nes que im­pli­ca­rían un con­tra­po­si­cio­na­mien­to a la de­pen­den­cia de las ex­hi­bi­cio­nes ta­qui­lle­ras, con­ce­bi­das pa­ra atraer in­ver­so­res, co­lec­cio­nis­tas fi­lán­tro­pos y au­dien­cias ma­si­vas.

En con­cre­to, se de­tie­ne en el aná­li­sis de las es­tra­te­gias ex­po­si­ti­vas de sus pro­pios acer­vos del Van Ab­be­mu­seum en Eind­ho­ven, el Mu­seo Na­cio­nal de Rei­na So­fía en Ma­drid y el MSUM en Liu­blia­na.

Bis­hop re­de­fi­ne lo con­tem­po­rá­neo co­mo un mé­to­do dia­léc­ti­co (ins­pi­ra­do en Wal­ter Benjamin), co­mo un pro­yec­to po­li­ti­za­do en re­la­ción a la ges­tión de las co­lec­cio­nes, y no co­mo un es­ti­lo o un pe­rio­do re­fe­ri­do a las obras en sí mis­mas.

En su vi­sión, las tres ins­ti­tu­cio­nes que ana­li­za pro­po­nen una “re­lec­tu­ra de la his­to­ria que po­ne en pri­mer plano aque­llo que ha si­do de­ja­do de la­do, re­pri­mi­do o des­car­ta­do a los ojos de las cla­ses do­mi­nan­tes. La cul­tu­ra de­vie­ne un me­dio pri­ma­rio pa­ra vi­sua­li­zar al­ter­na­ti­vas; en lu­gar de con­si­de­rar la co­lec­ción del mu­seo co­mo un de­pó­si­to de te­so­ros, pue­de ser ima­gi­na­da co­mo un ar­chi­vo de lo co­mún”.

El con­tex­to neo­li­be­ral es cla­ve en el en­sa­yo: aus­te­ri­dad, ti­je­re­ta­zos al fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co y pau­pe­ri­za­ción de las áreas vin­cu­la­das a la cul­tu­ra, lo que obli­ga a tra­ba­jar con ima­gi­na­ción y pro­po­ner mo­dos ori­gi­na­les de re­ini­ciar el fu­tu­ro. Por esas si­mi­li­tu­des, Mu­seo­lo­gía ra­di­cal pue­de ser una he­rra­mien­ta teó­ri­ca de im­por­tan­cia pa­ra pen­sar las ins­ti­tu­cio­nes ar­gen­ti­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.