En la Fe­ria del Li­bro y el Co­no­ci­mien­to

La Voz del Interior - Número Cero - - Literatura -

Ma­ña­na a las 17 en el pa­tio ma­yor del Ca­bil­do (In­de­pen­den­cia 30) la es­cri­to­ra pre­sen­ta la no­ve­la

en diá­lo­go con Eloí­sa Oli­va. El mar­tes a las 18, par­ti­ci­pa­rá en la me­sa “Ha­cia la au­to­fic­ción: la ma­ne­ra en que con­ver­ti­mos en li­te­ra­tu­ra su­ce­sos que nos ocu­rrie­ron”, con Mar­tín Cris­tal. Mo­de­ra: Natalia Fe­rrey­ra. En­tra­da li­bre. con­flic­ti­va a la que una mu­jer co­mo ella y mu­chas otras se ve en­fren­ta­da si pre­ten­de atra­ve­sar la ma­ter­ni­dad sin que sus prin­ci­pios esen­cia­les tiem­blen o se des­mo­ro­nen. No creo que la ma­ter­ni­dad sea esen­cial pa­ra en­ten­der na­da en la vi­da, pe­ro sí que si te ocu­rre no hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que esa ex­pe­rien­cia no te trans­for­me en otra co­sa; me­jor o peor, va­ya a sa­ber, pe­ro otra co­sa. El uni­ver­so de las con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas, al mez­clar­se con las im­po­si­cio­nes de la ma­ter­ni­dad, la fa­mi­lia y la pa­re­ja, pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en un te­cho de pe­sa­dos nu­ba­rro­nes que ame­na­za con rom­per­se.

Sen­ti­do de ba­ta­lla –El “tiem­po muer­to” de tu no­ve­la es el de los per­so­na­jes, pe­ro tam­bién el de un mun­do en apa­rien­cia es­tan­ca­do. ¿Có­mo se com­ba­te la iner­cia?

–El “tiem­po muer­to” es un mo­men­to de es­tan­ca­mien­to en el que no es po­si­ble avan­zar ni re­ca­pi­tu­lar, y no ima­gino una ba­ta­lla pa­ra con­tra­res­tar­lo más que la de en­con­trar al­gún sen­ti­do que te mo­ti­ve a dar esa ba­ta­lla. De­tec­to tiem­pos muer­tos en mu­chos as­pec­tos cons­ti­tu­ti­vos del mun­do que no sue­len ba­ta­llar­se de­ma­sia­do. Creo que, en un pun­to, todos mis li­bros ha­blan de eso; de có­mo tan­to in­di­vi­duos co­mo so­cie­da­des pue­den na­cer y mo­rir en ese es­ta­do de es­tan­ca­mien­to, y a ve­ces sin si­quie­ra dar­se cuen­ta.

–Ve­nís a la Fe­ria del Li­bro a ha­blar en par­te so­bre la au­to­fic­ción. ¿Por qué na­rrar­se?

–Mi li­bro más “au­to­fic­cio­nal” es uno que aca­ba de edi­tar­se en Co­lom­bia, Pe­rú y Es­pa­ña y que el año que vie­ne sa­le en la Ar­gen­ti­na. Se lla­ma Pri­me­ra per­so­na e in­ten­ta es­ta­ble­cer un ma­pa emo­cio­nal. Ha­blo de la ma­ter­ni­dad, la lo­cu­ra, el mar, la edu­ca­ción se­xual, las mu­dan­zas... Uno es­cri­be so­bre sí mis­mo pa­ra en­ten­der qué pien­sa. Si no lo es­cri­bo es pro­ba­ble que nun­ca en­tien­da o que si­quie­ra me acer­que al en­ten­di­mien­to.

–Tus re­la­tos ági­les y dia­lo­ga­dos, así co­mo la mi­ra­da áci­da, re­cuer­dan a la na­rra­ti­va an­glo­sa­jo­na. ¿Quié­nes son tus re­fe­ren­tes? ¿Por qué el hu­mor?

–Ten­go mu­chos re­fe­ren­tes. En el po­dio se man­tie­nen Natalia Ginz­burg y José Emi­lio Pa­che­co y el triun­vi­ra­to de cuen­tis­tas de Ray­mond Carver, John Chee­ver y Lo­rrie Moo­re. En cuan­to al hu­mor, no lo pien­so co­mo un re­cur­so ni al­go que pla­nee pa­ra dar­le efec­to al tex­to; lo que pa­sa es que me es im­po­si­ble mi­rar, leer y tra­tar de en­ten­der el mun­do sin ese ve­lo de iro­nía o ci­nis­mo, que me ayu­da a to­mar dis­tan­cia pe­ro tam­bién a amor­ti­guar el gol­pe vi­sual que sue­len ser los pla­nos del mun­do con­tem­po­rá­neo. Margarita Gar­cía Ro­ba­yo Pen­guin Ran­dom Hou­se 156 pá­gi­nas $ 349 El ma­tri­mo­nio de Lu­cía y Pa­blo se to­ma un im­pas­se en ple­na cri­sis afec­ti­va. Él se queda en New Ha­ven y ella se atrin­che­ra en Mia­mi, con los hijos y la ni­ñe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.