Es­cri­bir so­bre hie­lo que­bra­di­zo

La Voz del Interior - Número Cero - - Reseñas -

obert Map­pelt­hor­pe la lla­ma­ba “Em­pa­pa­di­ta” por la fre­cuen­cia con que llo­ra­ba y se re­ga­ba la cara y la ro­pa de lá­gri­mas. Pat­ti Smith ha­bía co­no­ci­do al fo­tó­gra­fo es­ta­dou­ni­den­se en 1967, él me­ti­do en via­jes de áci­do y to­da­vía le­jos de ser con­sa­gra­do co­mo un gran ar­tis­ta, ella to­da­vía a años luz de rei­nar co­mo can­tan­te y poe­ta re­ve­ren­cia­da del uni­ver­so punk. Ca­lle­jea­ban por Nue­va York y dor­mían don­de la no­che di­je­ra. Ata­ca­ban la vi­da co­mo dos ca­cho­rros ham­brien­tos.

La in­can­des­cen­cia de esa re­la­ción, que lue­go de­vino en una amis­tad in­des­truc­ti­ble, es­tá ma­ra­vi­llo­sa­men­te con­ta­da en Éra­mos unos ni­ños, las me­mo­rias que Pat­ti Smith pu­bli­có en 2010.

Va­rios li­bros más tar­de (en cas­te­llano se co­no­cie­ron, en­tre otros, la ex­tra­ña cru­za de poe­sía y re­la­to au­to­bio­grá­fi­co Te­jien­do sue­ños y otra en­tre­ga de me­mo­rias con M Train) lle­ga De­vo­ción. Pat­ti Smith se re­co­no­ce en el úl­ti­mo tiem­po más vin­cu­la­da a la li­te­ra­tu­ra que a la mú­si­ca. Y tie­ne de so­bra pa­ra jus­ti­fi­car esa idea que se ha­ce de sí mis­ma, aun­que De­vo­ción es un hí­bri­do con mo­men­tos in­ten­sos, una be­lle­za que ti­ti­la y des­cu­bre una mi­ra­da ma­du­ra, lle­na de ma­ti­ces, y una par­te cen­tral que de­cep­cio­na un po­co.

En me­dio de De­vo­ción hay un re­la­to de unas 50 pá­gi­nas, que da nom­bre al li­bro. La pro­ta­go­nis­ta es­tá su­til­men­te ins­pi­ra­da en la fi­gu­ra de la pen­sa­do­ra fran­ce­sa Si­mo­ne Weil, au­to­ra de no­ta­bles tex­tos fi­lo­só­fi­co-re­li­gio­sos, cu­ya tum­ba Smith vi­si­ta en un me­lan­có­li­co ce­men­te­rio lon­di­nen­se en la pri­me­ra par­te del li­bro, y en una pa­ti­na­do­ra ru­sa que ve en un pro­gra­ma de te­le­vi­sión. Am­bas se fun­den en Eu­ge­nia, una chi­ca de 16 años, huér­fa­na, que só­lo vi­ve pa­ra des­li­zar­se so­bre hie­lo con unos vie­jos pa­ti­nes en un es­tan­que con­ge­la­do.

En ese si­tio bu­có­li­co, co­mo de cuen­to de ha­das, es es­pia­da y lue­go abor­da­da por un cua­ren­tón que tie­ne to­do en la vi­da me­nos a ese án­gel que pa­ti­na. El re­la­to avan­za ver­ti­gi­no­sa­men­te ha­cia un fi­nal trá­gi­co. Per­fec­ta­men­te es­cri­to, pe­ro so­bre to­do per­fec­ta­men­te pre­vi­si­ble y ame­na­za­do por un anacro­nis­mo sin ra­zón. Al igual que el agua he­la­da del es­tan­que don­de Eu­ge­nia desea­ría que­dar­se pa­ra siem­pre, la his­to­ria se fi­su­ra y to­do se hun­de.

Lo me­jor de De­vo­ción es el fi­nal, la cró­ni­ca bre­ví­si­ma y po­ten­te de una vi­si­ta a la ca­sa de Al­bert Ca­mus, in­vi­ta­da por la hi­ja del au­tor de El ex­tran­je­ro, y el en­cuen­tro con lo que el ar­te irra­dia. Con lo que el ar­te pue­de ha­cer si se es­tá en el es­ta­do de aper­tu­ra, de sen­si­bi­li­dad permea­ble a ca­da lla­ma­do del mun­do, co­mo pa­re­ce ser la con­di­ción de Pat­ti Smith en ese via­je.

“Ese es el po­der de­ci­si­vo de una obra sin­gu­lar: una lla­ma­da a la ac­ción. Y yo, una y otra vez, me lleno del or­gu­llo des­me­di­do de creer que pue­do res­pon­der a esa lla­ma­da”, es­cri­be la abue­la del punk en el mo­men­to en que lee y pa­sa las pá­gi­nas del úl­ti­mo ma­nus­cri­to que Ca­mus de­jó sin ter­mi­nar. Sien­te una vi­bra­ción en las ma­nos que la arras­tra a ha­cer al­go con eso, un im­pul­so de es­cri­tu­ra al que res­pon­de in­clu­so a cos­ta de de­jar trun­ca la vi­ven­cia que es­tá te­nien­do.

¿Por qué es­cri­bi­mos?, se pre­gun­ta. “Por­que no po­de­mos li­mi­tar­nos a vi­vir”, res­pon­de. Pat­ti Smith Edi­to­rial Lu­men 118 pá­gi­nas $ 299

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.