Dad y Es­ta­do

La Voz del Interior - Número Cero - - El Estado Y El Cuerpo -

a quie­nes tie­nen o con­su­mos dro­gas en ám­bi­tos pri­va­dos.

Hoy, ya sa­be­mos có­mo fun­cio­na el te­ma: mi­les de jó­ve­nes es­tig­ma­ti­za­dos en mi­les de ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les por­que fue­ron des­cu­bier­tos alo­jan­do una plan­ta o con mí­ni­mas can­ti­da­des de es­tu­pe­fa­cien­tes en los bol­si­llos.

¿Que ha­rán es­tos Es­ta­dos pre­to­ria­nos y sus ins­ti­tu­cio­nes ob­so­le­tas fren­te a las trans­for­ma­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que se ave­ci­nan?

El fí­si­co Mi­chio Ka­ku se­ña­la que es­ta­mos en el um­bral de tres re­vo­lu­cio­nes, so­bre los cam­pos de la ma­te­ria, la vi­da y la in­te­li­gen­cia, que cam­bia­rán el mo­do de ver ca­da de­ta­lle de nues­tro mun­do.

¿Cuán­to más tar­da­rá en des­apa­re­cer el con­cep­to de fa­mi­lia tra­di­cio­nal? ¿Has­ta cuán­do se­gui­rá el en­ca­si­lla­mien­to de los gé­ne­ros se­xua­les? ¿Cuán­tas dé­ca­das de­mo­ra­rá el re­co­no­ci­mien­to de las fu­tu­ras in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les y ce­re­bros elec­tró­ni­cos? ¿En qué ma­ne­ras ac­ce­de­rá el po­der a trans­for­mar sus me­ca­nis­mos pa­ra per­mi­tir a las per­so­nas vi­vir en ám­bi­tos me­nos opre­si­vos? ¿Lo per­mi­ti­rá?

Son los in­te­rro­gan­tes de fon­do que re­sue­nan en ca­da sa­la de juz­ga­do, en ca­da con­sul­to­rio, en ca­da se­sión le­gis­la­ti­va don­de se to­man de­ci­sio­nes gran­des o pe­que­ñas que afec­tan la vi­da de los de­más.

Juan Car­los Teal­di es di­rec­tor del Co­mi­té de Éti­ca y Pro­gra­ma de Bioé­ti­ca del Hos­pi­tal de Clí­ni­cas de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res y fue uno de los bio­eti­cis­tas con­sul­ta­dos du­ran­te los me­ses de ca­lu­ro­sas dis­cu­sio­nes so­bre la le­ga­li­za­ción del abor­to.

En torno a otros te­mas que in­vo­lu­cran las de­ci­sio­nes de pa­cien­tes, mé­di­cos y Es­ta­do, co­mo va­sec­to­mías y li­ga­du­ras de trom­pas, Teal­di, con­si­de­ra el te­ma tie­ne con­no­ta­cio­nes le­ga­les, psi­co­ló­gi­cas, éti­cas y cul­tu­ra­les.

Y ex­pli­ca: “To­das las le­gis­la­cio­nes li­be­ra­les, del si­glo XIX en ade­lan­te, in­cor­po­ra­ron la li­mi­ta­ción a las prác­ti­cas mé­di­cas de la po­si­bi­li­dad de ha­cer da­ño al cuer­po en una ci­ru­gía. El da­ño a ór­ga­nos re­pro­duc­ti­vos se en­mar­có en ese su­pues­to de pro­tec­ción ju­rí­di­ca. Es­to fue así has­ta la dé­ca­da de 1960 o 1970, cuan­do no se ha­cía li­bre­men­te una li­ga­du­ra de trom­pas o va­sec­to­mía a sim­ple de­man­da. Es­to cam­bió en el mun­do. Hoy, la ten­den­cia es más per­mi­si­va, se se­pa­ra lo que es el da­ño cor­po­ral de una de­man­da vo­lun­ta­ria de es­te­ri­li­za­ción qui­rúr­gi­ca”. Cul­tu­ra pro­fe­sio­nal Tam­bién se­ña­la que una cul­tu­ra ju­rí­di­ca im­po­ne una cul­tu­ra pro­fe­sio­nal, y eso ex­pli­ca por qué mu­chos mé­di­cos se acos­tum­bra­ron a ac­tuar de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra y por qué al­gu­nos se adap­ta­ron me­jor que otros a los cam­bios.

Y aña­de: “El de­ba­te éti­co es lo más pro­ble­má­ti­co. Es­ta­mos vi­vien­do en una cul­tu­ra de de­re­chos in­di­vi­dua­les que se mul­ti­pli­can. Pe­ro así co­mo to­do se me­di­ca­li­za (en el sen­ti­do de que apli­ca­mos el cri­te­rio de “sano/en­fer­mo” a ca­si to­do en nues­tra vi­da, y vi­vi­mos en pos de la va­ra mé­di­ca pa­ra dor­mir, co­mer, res­pi­rar), tam­bién se le­gis­la to­do. Cual­quier de­seo lo trans­for­ma­mos en el re­cla­mo de un de­re­cho”.

Teal­di sos­tie­ne que no to­dos los te­mas vin­cu­la­dos a las de­ci­sio­nes so­bre el pro­pio cuer­po im­pli­can las mis­mas com­ple­ji­da­des éti­cas: re­pro­duc­ción asis­ti­da, abor­to, va­sec­to­mía o eu­ta­na­sia. El te­ma de la re­pro­duc­ción asis­ti­da, por ejem­plo, ofre­ce in­nu­me­ra­bles pro­ble­mas. “Pe­ro en el te­ma de la re­pro­duc­ción en cuan­to a la li­mi­ta­ción de­fi­ni­ti­va de de­ter­mi­na­dos ór­ga­nos, se acep­ta au­to­no­mía”, acla­ra.

Y am­plía: “No­so­tros po­de­mos te­ner, co­mo mé­di­cos o per­so­nas, nues­tra re­fle­xión in­di­vi­dual, pe­ro no po­de­mos lle­var­lo a una ob­je­ción al pa­cien­te. Si la ley lo ha­bi­li­ta, se aca­bó la dis­cu­sión. En el ca­so de una va­sec­to­mía, por ejem­plo, tam­po­co po­dría plan­tear­se ob­je­ción de con­cien­cia. Es acep­ta­ble en el te­ma del abor­to, por­que es­tá en jue­go la vi­da de un em­brión; pe­ro no es acep­ta­ble en es­tos ca­sos, en los que lo úni­co que es­tá en jue­go es la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va. ¿Y quié­nes so­mos no­so­tros pa­ra me­ter­nos en la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va de los de­más?”.

Teal­di sub­ra­ya que el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de pro­te­ger la in­te­gri­dad cor­po­ral de las per­so­nas, in­clu­so cuan­do se quie­ran da­ñar (en ca­sos, por ejem­plo, de un en­fer­mo psi­có­ti­co que quie­ra ha­cer da­ño so­bre su cuer­po, el Es­ta­do de­be in­ter­ve­nir pa­ra pro­te­ger­lo).

“Pe­ro si al­guien en pleno uso de sus fa­cul­ta­des men­ta­les de­ci­de ha­cer una in­ter­ven­ción que va a da­ñar una par­te de su cuer­po pa­ra no te­ner fa­mi­lia –agre­ga–, y se ha­ce car­go de las con­se­cuen­cias a fu­tu­ro de esa de­ci­sión, es otro te­ma. El bien ma­yor, en ese ca­so, es la li­ber­tad de las per­so­nas, te­ma que en la me­di­ci­na pa­ter­na­lis­ta te­nía po­co va­lor y hoy tie­ne mu­cho va­lor”.

Y cie­rra: “El mé­di­co hoy tie­ne que res­pe­tar la li­ber­tad de los pa­cien­tes, que tie­nen de­re­cho so­bre su pro­pio cuer­po”. SI­GUE EN PÁ­GI­NA 6

(ILUSTRACIÓNDEMARTÍNFERRARO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.