Dos her­ma­nos, dos con­duc­tas

La Voz del Interior - Rumbos - - »historias -

Agran­da­do, pe­dan­te y mi­tó­mano, así po­dría ca­li­fi­car a Jo­se­fino Nuo­vo, an­tí­te­sis de su her­mano Cle­men­te, uno de los ti­pos más hu­mil­des que co­no­cí en mi vi­da. Na­ci­dos y cria­dos en San­ta Fe, los her­ma­nos Nuo­vo eran opues­tos en ca­si to­do. Mien­tras Cle­men­te, a quien de­cían “Dak­ta­ri” por su amor a los ani­ma­les, de­ci­dió es­tu­diar ve­te­ri­na­ria en la Uni­ver­si­dad de Es­pe­ran­za; Jo­se­fino, a quien de­cían “Pi­pino”, eli­gió se­guir abo­ga­cía en Bue­nos Ai­res por­que pa­ra él, su pro­vin­cia le que­da­ba chi­ca.

Cle­men­te iba y vol­vía ca­si to­dos los días a su ca­sa, mien­tras que su her­mano ape­nas vi­si­ta­ba a sus pa­dres una vez al mes, só­lo pa­ra co­mer asa­dos, dor­mir sies­tas in­ter­mi­na­bles y con­tár­se­la.

Co­mo “Dak­ta­ri” lle­gó a te­ner un lo­ro que can­ta­ba la Mar­cha Pe­ro­nis­ta, Jo­se­fino con­tó que en su de­par­ta­men­to de Bue­nos Ai­res te­nía un mir­lo que sil­ba­ba La Po­lo­ne­sa y la Quin­ta Sin­fo­nía de Beet­ho­ven com­ple­ta.

Cuan­do Cle­men­te se pu­so de no­vio con la chi­ca más be­lla de Ra­fae­la, el agran­da­do no se que­dó atrás y co­men­zó a con­tar que sa­lía con las más fa­mo­sas mo­de­los y ac­tri­ces de la épo­ca. En­tre otras gran­de­zas, “Pi­pino” di­jo que él ha­bía abandonado a Su­sa­na Gi­mé­nez cuan­do ella de­ci­dió fil­mar La Mary y que por des­pe­cho ella se ha­bía pues­to de no­via con Mon­zón.

“Dak­ta­ri” se con­vir­tió en uno de los ve­te­ri­na­rios ru­ra­les más fa­mo­sos de la zo­na y por ello apren­dió a ha­blar va­rios dia­lec­tos pa­ra en­ten- der­se con los co­lo­nos, co­mo el va­le­sano y el pia­mon­tés, en­tre otros. An­te ello, su pe­dan­te her­mano con­tó que él tam­bién ha­bía apren­di­do mu­chos idio­mas, “pe­ro de los úti­les”, acla­ra­ba. El da­to fue te­ni­do en cuen­ta por Cle­men­te, y un día le pi­dió que lo acom­pa­ña­ra a una char­la de un es­pe­cia­lis­ta en af­to­sa que só­lo ha­bla­ba en in­glés. Lue­go de la char­la, el ve­te­ri­na­rio le pi­dió un re­su­men. “No sé, no en­ten­dí mu­cho, el ti­po no ha­bla­ba in­glés pu­ro sino un dia­lec­to del sur de Ga­les”, se des­pa­chó “Pi­pino”.

Un día lle­va­ron a Jo­se­fino a ca­zar pa­tos a San Ja­vier. Tras va­rias ho­ras lo­gró ba­jar un cres­tón pe­ro con la ma­la suer­te de que ca­ye­ra en un cam­po cer­ca­do don­de jus­to es­ta­ba el due­ño. Le pi­dió per­mi­so pa­ra bus­car al pa­to pe­ro el hom­bre le di­jo que ese era su cam­po y que to­do lo que ha­bía allí le per­te­ne­cía. “Pi­pino” se en­fu­re­ció y le di­jo que él era uno de los abo­ga­dos más fa­mo­sos del país y que si no le da­ba el pa­to le ha­ría un jui­cio don­de per­de­ría to­do su cam­po. “No ha­ce falta jui­cio, acá lo arre­gla­mos con el jue­go las pa­ta­das”, le di­jo el hom­bre y le ex­pli­có que era un jue­go por el cual se pe­gan por turno tres pa­ta­das has­ta que uno se rin­de. Co­mo Jo­se­fino lo vio an­ciano y fla­co, acep­tó. El due­ño del cam­po pi­dió ser pri­me­ro y me­tió tres cer­te­ras pa­ta­das que die­ron de lleno en los lu­ga­res que más due­len, a tal pun­to que el abo­ga­do tar­dó co­mo cin­co mi­nu­tos en re­cu­pe­rar­se. “Aho­ra me to­ca a mí”, di­jo Jo­se­fino, con bron­ca, cuan­do lo­gró en­de­re­zar­se. Pe­ro el hom­bre cam­bió la ca­ra y le di­jo: “No, por fa­vor, me rin­do, pa­se a bus­car su pa­to, es to­do su­yo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.