El hom­bre ca­re­ta

Me­mo­rias de Trán­si­to Rum­bi­ni

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve - Rum­bi­ni@re­vis­ta­rum­bos.com.ar

Las per­so­nas va­len más por lo que se di­ce de ellas que por lo que real­men­te son. Co­sen­tino Ro­me­ro es un ejem­plo de ello. Lo co­no­cí en mi pri­mer via­je a Cha­co y lo en­con­tré mu­chas ve­ces en el bar de Me­no­yo. Era un hom­bre de cor­ta es­ta­tu­ra pe­ro que ha­bla­ba en voz muy al­ta, co­mo pa­ra que lo es­cu­chen to­dos. De­cía te­ner un cam­po tan gran­de que em­pe­za­ba en Cha­ra­ta y ter­mi­na­ba en San­tia­go del Es­te­ro. “Lo ten­go im­pro­duc­ti­vo por­que pa­ra recorrerlo to­do me ha­cen falta co­mo dos me­ses, ima­gi­nen pa­ra sem­brar­lo”, re­pe­tía en­tre co­pas. Si bien no pa­re­cía ser un mi­llo­na­rio, de­be ha­ber dis­fru­ta­do de una po­si­ción hol­ga­da en lo eco­nó­mi­co por­que les pa­ga­ba a dos o tres ines­cru­pu­lo­sos pa­ra que se en­car­guen de dis­tri­buir por la re­gión ver­sio­nes de sus su­pues­tas “vir­tu­des”. Con que ellos las di­je­ran un par de ve­ces ya era su­fi­cien­te, el ru­mor co­rría lue­go por cuen­ta de los chis­mo­sos, que sue­len ser mul­ti­tu­des y di­fun­den to­do lo que sa­ben, sin co­brar na­da. Con­ta­ban que Co­sen­tino ha­bía re­cha­za­do el amor de mu­chas mu­je-

rum­bos

res her­mo­sas por­que es­pe­ra­ba al amor de su vi­da. Con­ta­ban que era ca­paz de adi­vi­nar la fe­cha exac­ta en la que al­guien se iba a mo­rir con so­lo mi­rar­le a los ojos, al­go que na­die se atre­vía a po­ner en prác­ti­ca por­que en esa zo­na no ha­bía gen­te in­tere­sa­da en sa­ber esas co­sas. Con­ta­ban que sa­bía co­mu­ni­car­se con ani­ma­les y plan­tas y que por eso era uno de los ele­gi­dos pa­ra sal­var a las es­pe­cies en el hi­po­té­ti­co ca­so de que a Dios se le ocu­rrie­ra man­dar un nue­vo di­lu­vio. Con­ta- ban que te­nía una fór­mu­la in­fa­li­ble pa­ra ga­nar en la ru­le­ta, otra co­sa in­com­pro­ba­ble por­que el cu­ra ha­bía prohi­bi­do ese jue­go en las ker­me­ses a be­ne­fi­cio de la pa­rro­quia. Con­ta­ban que nun­ca ha­bía ido a la es­cue­la pe­ro que sa­bía tan­to o más que un doc­tor en cual­quier ma­te­ria. De­cían que era au­to­di­dac­ta y que se ha­bía en­ce­rra­do du­ran­te ca­si to­da su ado­les­cen­cia a leer to­dos los li­bros de una bi­blio­te­ca po­pu­lar de Re­sis­ten­cia. Con­ta­ban que lo ve­nían a vi­si­tar gran­des em­pre­sa­rios pa­ra pe­dir­le con­se­jos de in­ver­sión. Con­ta­ban que era el úni­co en el pue­blo que sa­bía to­das las re­glas y pro­to­co­los de la al­ta so­cie­dad. Tan­to con­ta­ban de él que un día se pu­so ce­lo­so el je­fe po­lí­ti­co, te­me­ro­so de per­der el ni­vel de po­pu­la­ri­dad que le exi­gía su pues­to en la co­mu­ni­dad, y lo re­tó a due­lo con la ex­cu­sa de que Co­sen­tino ha­bía mi­ra­do en for­ma im­pro­pia a su es­po­sa, al­go muy im­pro­ba­ble por­que esa mu­jer no era pre­ci­sa­men­te de las que ro­ban mi­ra­das des­ubi­ca­das. Des­de la ma­ña­na en la que de­bía rea­li­zar­se el due­lo na­die vol­vió a ver al di­mi­nu­to Co­sen­tino Ro­me­ro. Con­ta­ron en­ton­ces que era un co­bar­de y que por eso se es­ca­pó y se fue a vi­vir a Pa­ra­guay. Con­ta­ron que nun­ca ha­bía te­ni­do cam­pos y que só­lo ha­bía ad­mi­nis­tra­do una pe­que­ña pro­pie­dad de un pa­rien­te. Con­ta­ron que era in­ca­paz de re­la­cio­nar­se con las mu­je­res y que en la so­le­dad de su ca­sa te­nía há­bi­tos mal vis­tos por la so­cie­dad. Fi­nal­men­te, con­ta­ron que has­ta les que­dó de­bien­do di­ne­ro a los úl­ti­mos cré­du­los que con­ta­ron co­sas bue­nas de él.

“Co­sen­tino les pa­ga­ba a dos o tres ines­cru­pu­lo­sos pa­ra que con­ta­ran co­sas bue­nas de él.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.