LA VI­DA EN CUA­DRI­TOS • Por Da­niel Di­vinsky

La Voz del Interior - Rumbos - - Personajes Inolvidables Una Azarosa Galería De Alg -

Na­cí en 1942, apren­dí a leer en 1947 y co­men­cé a edi­tar li­bros en 1967. Pu­bli­ca­mos, en Edi­cio­nes de la Flor, el vo­lu­men 6 de Ma­fal­da en 1970. Re­sul­ta cla­ro que pa­sé más tiem­po de mi vi­da le­yen­do his­to­rie­tas que pu­bli­cán­do­las. Fa­ná­ti­co de la lec­tu­ra des­de chi­co, a mi ca­sa lle­ga­ban, jun­to a Bi­lli­ken con la inol­vi­da­ble “Pe­lo­pin­cho y Ca­chi­ru­la” de Fola (Fo­la­do­ri, un di­bu­jan­te uru­gua­yo) y Mun­do In­fan­til con la ori­gi­nal “La Va­ca Au­ro­ra” de Mir­co Re­pet­to, re­vis­tas que se su­po­nía de­bían apo­yar las ta­reas es­co­la­res, Ra­yo Ro­jo, Fan­ta­sía, Pu­ño Fuer­te, Mis­te­rix, El Pa­to Do­nald y Pa­to­ru­zú. Más ade­lan­te, Ri­co Ti­po, con las “Chi­cas de Di­vi­to” (li­ge­ra­men­te inapro­pia­das pa­ra mi edad de en­ton­ces, pe­ro pro­vee­do­ras de mu­chos sue­ños pre­coz­men­te eró­ti­cos) y, en la ado­les­cen­cia, Tía Vi­cen­ta. Na­da ex­tra­ño, en­ton­ces, que una Edi­to­rial que se ha­bía ini­cia­do co­mo ul­tra­li­te­ra­ria (Paul Ni­zan, Geor­ge Bras­sens, Da­vid Vi­ñas, la poe­sía de Ten­nes­see Wi­lliams y de LeRoi Jo­nes) es­co­ra­ra fe­liz­men­te ha­cia la his­to­rie­ta a par­tir del afor­tu­na­do he­cho de que Quino, el crea­dor de Ma­fal­da, de­vi­nie­ra au­tor de la ca­sa tras un con­flic­to con el pri­mer edi­tor de sus li­bros, el pre­cla­ro Jor­ge Al­va­rez. Si la pu­bli­ca­ción de Ma­fal­da hi­zo que la edi­to­rial de­vi­nie­ra pro­fe­sio­nal, la fi­de­li­dad de Quino a sus edi­to­res –man­te­ni­da has­ta hoy y no por­que le fal­ta­ran otras pro­pues­tas– per­mi­tió la sub­sis­ten­cia del se­llo a tra­vés de los ava­ta­res que le im­pu­so la his­to­ria ar­gen­ti­na con­tem­po­rá­nea. Jor­ge He­rral­de, el crea­dor y nu­men del se­llo es­pa­ñol Ana­gra­ma, sos­tie­ne que un buen edi­tor no “des­cu­bre” a un au­tor, sino que lo “re­co­no­ce”. Así, nos pu­si­mos a la ca­za de nue­vos va­lo­res de un gé­ne­ro que no só­lo nos gus­ta­ba a los edi­to­res sino que nos ali­men­ta­ba: per­mi­tió cul­ti­var un “ni­cho” de mer­ca­do, ex­pre­sión fú­ne­bre pe­ro ajus­ta­da a la ver­dad, en el que du­ran­te mu­cho tiem­po ca­si no tu­vi­mos com­pe­ten­cia. El pri­me­ro fue Fon­ta­na­rro­sa, ini­cial­men­te con chis­tes suel­tos y lue­go con sus se­ries de Ino­do­ro Pe­rey­ra y Boo­gie, el Acei­to­so. Ja­más no arre­pen­ti­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.