Leer pa­ra des­pués es­cri­bir

“Mu­chos ima­gi­nan que se pue­de es­cri­bir ge­nial­men­te sin pa­sar por el pro­ce­so de leer y sa­bo­rear los dis­tin­tos gé­ne­ros.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

En res­pues­ta a mu­chas car­tas de lec­to­res pi­dien­do con­se­jos pa­ra em­pe­zar a es­cri­bir, hi­ce una no­ta so­bre un ta­ller li­te­ra­rio por in­ter­net –bus­car en Rum­bos Di­gi­tal– di­ri­gi­do por la li­cen­cia­da Car­men Flo­res, un buen re­cur­so pa­ra quie­nes el tiem­po o la dis­tan­cia les im­pi­den acu­dir per­so­nal­men­te.

El tí­tu­lo de la no­ta de hoy enun­cia al­go en lo que creo fir­me­men­te: leer no só­lo por pla­cer, sino pa­ra aprehen­der, que no es lo mis­mo que apren­der.

Cuan­do te­nía vein­te años, pe­dí por co­rreo un li­bro que me acom­pa­ña has­ta hoy. La obra, de Mar­tín Alon­so, es una guía pa­ra el jo­ven es­cri­tor y los di­fe­ren­tes ca­mi­nos de la es­cri­tu­ra –des­de na­rra­ti­va al en­sa­yo, la poe­sía, el pe­rio­dis­mo, etc.– don­de leí el me­jor con­se­jo so­bre la vo­ca­ción de es­cri­bir: “Quien bien lee, es­cri­be bien”. A tra­vés de me­dio si­glo, es el pri­mer con­se­jo que sue­lo dar, pues mu­chos ima­gi­nan que se pue­de es­cri­bir ge­nial­men­te sin pa­sar por el pro­ce­so de leer, sa­bo­rear las di­fe­ren­cias de es­ti­los y gé­ne­ros li­te­ra­rios; de apren­der a ar­mar mun­dos ce­rra­dos, de abrir ca­mi­nos a los per­so­na­jes y de es­cu­char el ins­tin­to.

De to­dos mo­dos, mu­chí­si­mos

rum­bos

au­to­res nos han de­ja­do al­gu­na obra so­bre có­mo es­cri­ben o ar­man sus tra­mas.

Ten­go un li­bro de Se­bas­tián Jor­gi –que ro­ba el tí­tu­lo a una pe­lí­cu­la fas­ci­nan­te–, La no­che del ca­za­dor; el au­tor jus­ti­fi­ca es­te hur­to: es un ho­me­na­je a su di­rec­tor, el in­su­pe­ra­ble Char­les Laugh­ton y a sus tam­bién in­su­pe­ra­bles ac­to­res. Pe­ro a su vez re­mi­te “… a las no­ches de lec­tu­ra, es­pe­cie de vi­gi­lia don­de el ca­za­dor de­be man­te­ner­se –des­pués de jor­na­das tra­ji­na­das en­tre la do­cen­cia y el pe­rio­dis­mo– siem­pre aten­to fren­te al texto”.

Nos ha­bla del rea­lis­mo má­gi­co en la obra de Lui­sa Mer­ce­des Le­vin­son, una es­cri­to­ra ol­vi­da­da pe­ro re­co­men­da­ble; de los cuen­tos de An­der­son Im­bert, es­tu­dio­so de nues­tras le­tras y muy buen na­rra­dor; de gran­des poe­tas de to­dos los tiem­pos co­mo Al­ber­to Va­nas­co y Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer, de la re­la­ción Nietzs­che-Ver­ne, an­te un si- glo XX tec­no­ló­gi­co y vio­len­to.

Ma­rio Var­gas Llo­sa co­mien­za su li­bro Car­tas a un no­ve­lis­ta, con es­tas pa­la­bras: “El es­cri­tor sien­te ín­ti­ma­men­te que es­cri­bir es lo me­jor que le ha pa­sa­do y pue­de pa­sar­le, pues es­cri­bir sig­ni­fi­ca pa­ra él la me­jor ma­ne­ra po­si­ble de vi­vir”. Quien no lo sien­ta así, que desis­ta de es­ta pro­fe­sión. En él nos ha­bla del es­pa­cio del na­rra­dor, del es­ti­lo, del ni­vel de la reali­dad, del da­to es­con­di­do, y ter­mi­na con una pos­da­ta pa­ra co­piar y en­mar­car.

La Edi­to­rial Pai­dós tie­ne una co­lec­ción muy bue­na, Ma­nua­les de Es­cri­tu­ra, so­bre el ar­te de es­cri­bir dis­tin­tos gé­ne­ros: Es­cri­bir li­te­ra­tu­ra de via­jes, de Mo­rag Camp­bell; Es­cri­bir fic­ción, de Ro­na Randall; Es­cri­bir no­ve­la his­tó­ri­ca, de Rho­na Mar­tín; Es­cri­bir na­rra­ti­va per­so­nal, de Vi­vian Gor­nick; Es­cri­bir un th­riller, de An­dré Ju­te, y Es­cri­bir no­ve­la ne­gra, de H.R.F. Kea­ting. Creo que úl­ti­ma­men­te ha sa­li­do otro so­bre no­ve­la so­cial.

De sen­ci­lla lec­tu­ra, ayu­da a quien re­cién em­pie­za y a los que lle­va­mos años es­cri­bien­do.

Un li­bro que leo cons­tan­te­men­te es In­tro­duc­ción a la no­ve­la con­tem­po­rá­nea, de An­drés Amo­rós, es­pe­cial pa­ra los que es­cri­ben y dis­fru­tan de leer. Só­lo se pue­de con­se­guir por in­ter­net o qui­zá bus­can­do en Es­pa­ña.

Y el re­ga­lo del año: los li­bros de John Cu­rran, edi­ta­dos por Su­ma, so­bre la es­cri­tu­ra de Agat­ha Ch­ris­tie: Los cua­der­nos se­cre­tos y Los pla­nes del cri­men. El sub­tí­tu­lo: Se­cre­tos e his­to­rias de su ar­chi­vo. In­clu­yen un re­la­to iné­di­to de la inefa­ble Miss Mar­ple.

Una de mis ale­grías es apren­der siem­pre un po­co más, sin de­jar de dis­fru­tar de lo que leo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.