¿Es­toy sa­tis­fe­cho con lo que ha­go?

Pue­de vi­vir­se con ale­gría o de­sin­te­rés, e in­clu­so co­mo una ob­se­sión. Aquí, al­gu­nas pau­tas pa­ra pen­sar es­ta ac­ti­vi­dad en la que in­ver­ti­mos na­da me­nos que un ter­cio de nues­tras vi­das. “Cuan­do tra­ba­jás con gen­te que ha­ce lo que le gus­ta, y le das au­to­no­mía p

La Voz del Interior - Rumbos - - [ Bienestar ] - Por Mir­yam Bloch Ilus­tra­ción Getty Ima­ges

Ocho ho­ras al día. Cin­co días a la se­ma­na. On­ce me­ses de ca­da año du­ran­te seis dé­ca­das. Sí: us­ted pa­sa­rá al­re­de­dor de un ter­cio de su vi­da tra­ba­jan­do, de ahí que na­die du­de de que su rea­li­za­ción per­so­nal y su fe­li­ci­dad es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­das con el gra­do de sa­tis­fac­ción la­bo­ral que ten­ga.

Sin em­bar­go, es muy fre­cuen­te que a la ho­ra de ha­cer un ba­lan­ce de es­te as­pec­to de la vi­da, sur­jan al­gu­nas du­das acer­ca de si ha­ce­mos o no el tra­ba­jo que más nos gus­ta. In­clu­so, en épo­ca de va­ca­cio­nes se sue­le pen­sar que la vi­da se re­du­ce a esos 15 o 20 días al año en don­de uno de­ja su tra­ba­jo pa­ra fi­nal­men­te dis­fru­tar del ocio y de la di­ver­sión. La

rum­bos

re­la­ción que tie­ne ca­da per­so­na con su tra­ba­jo es par­ti­cu­lar y per­so­nal. La ma­yo­ría de la gen­te sa­le de su ofi­ci­na dis­ten­di­da, pro­gra­ma va­ca­cio­nes pa­ra re­la­jar­se y has­ta pue­de pro­yec­tar un cam­bio de em­pleo en un fu­tu­ro no le­jano. El tra­ba­jo es só­lo una par­te de su vi­da.

Al­gu­nos, sin em­bar­go, no lo­gran abs­traer­se del to­do y se lle­van el tra­ba­jo a la in­ti­mi­dad del ho­gar. No se tra­ta ne­ce­sa­ria­men­te de per­so­nas que amen lo que ha­cen de ma­ne­ra in­con­di­cio­nal; mu­chas ve­ces no pue­den de­jar el tra­ba­jo fue­ra de sus vi­das por mie­do a per­der­lo o por­que sen­ci­lla­men­te no son ca­pa­ces de des­co­nec­tar­se. No es in­fre­cuen­te ver doc­to­res en lo­ca­les de co­mi­da rá­pi­da, in­ge­nie­ros ven­dien­do se­gu­ros, li­cen­cia­dos en con­ce­sio­na­rias de au­tos. To­dos per­si­guien­do el sus­ten­to eco­nó­mi­co, pe­ro sin sen­tir­se rea­li­za­dos con su tra­ba­jo. La gran par­te de su vi­da la pa­sa­rán tra­ba­jan­do, ¿pe­ro qué su­ce­de cuan­do no les gus­ta su tra­ba­jo? ¿Pue­den re­des­cu­brir su vo­ca­ción y ha­cer co­sas nue­vas? ¿Có­mo ayu­dar a los jó­ve­nes pa­ra que no les pa­se es­to mis­mo?

25 mil ho­ras

Las per­so­nas rea­li­zan un tra­ba­jo de 50 ho­ras a la se­ma­na du­ran­te 50 se­ma­nas al año, que su­man 2.500 ho­ras anua­les. Si al­guien ha­ce ese tra­ba­jo du­ran­te 10 años, es­ta­re­mos ha­blan­do de 25 mil ho­ras. Se di­ce fá­cil, pe­ro tal can­ti­dad de tiem­po in­ver­ti­do en al­go que los ha­ce in­fe­li­ces, es el peor ne­go­cio que se pue­de ha­cer. Hay mu­cha gen­te que des­gas­ta su vi­da, por­que no ha­ce lo que de­be­ría ha­cer, ni lo que más le gus­ta.

¿Si pu­die­ras co­brar tu suel­do sin te­ner que ha­cer ese tra­ba­jo que ve­nís rea­li­zan­do, se­gui­rías ha­cién­do­lo? ¿Se­gui­rías tra­ba­jan­do en don­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.