¿Y aho­ra qué ha­go?

Có­mo ma­ne­jar lo que sen­ti­mos cuan­do nues­tras ex­pec­ta­ti­vas se frus­tran.

La Voz del Interior - Rumbos - - »psicología -

De­cep­ción. De­silu­sión. Fi­nal­men­te, co­mo si­nó­ni­mos, nos ha­blan de que es­pe­rá­ba­mos que su­ce­die­ra al­go que no su­ce­dió. Una ilu­sión, una ex­pec­ta­ti­va, que no se cum­plió cuan­do y co­mo se es­pe­ra­ba. Y la res­pues­ta ob­via, ca­si au­to­má­ti­ca fren­te a ello: la des-ilu­sión, un sen­ti­mien­to de no sa­tis­fac­ción fren­te a lo su­ce­di­do, des­agra­da­ble, ne­ga­ti­vo. Ca­si, ti­ran­do a la tristeza.

rum­bos

An­sia­mos, que­re­mos, desea­mos, pre­ten­de­mos co­sas bue­nas pa­ra no­so­tros y nues­tros se­res que­ri­dos. Esas an­sias se plas­man en imá­ge­nes, se es­ce­ni­fi­can en sueños. Pe­ro aun­que es­te pro­ce­so es­tá tan sim­ple y cla­ro de en­ten­der; no por ello re­sul­ta fá­cil de ma­ne­jar. Las ex­pec­ta­ti­vas son el mo­tor, lo que nos mo­ti­va. Sin ex­pec­ta­ti­vas, no hay vi­da. Pe­ro, hay ni­ve­les di­fe­ren­tes de ex­pec­ta­ti­vas, se­gún la ne­ce­si­dad que es­té en jue­go. En prin­ci­pio sa­be­mos que cuan­to más fuer­te es el an­sia, más se sen­ti­rá la de­silu­sión si no se cum­ple. Las per­so­nas con al­tos ni­ve­les de ex­pec­ta­ti­va son fá­ci­les de dis­tin­guir; son am­bi­cio­sas y/o so­ña­do­ras. Cuan­do sus re­cur­sos al­can­zan, sue­ñan y las ha­cen rea­les. Cuan­do sus re­cur­sos son es­ca­sos, só­lo sue­ñan. Y las per­so­nas con ba­jos ni­ve­les de ex­pec­ta­ti­vas se nos pre­sen­tan co­mo re­sig­na­das o de muy ba­jo per­fil.

El pro­ble­ma con las ex­pec­ta­ti­vas, es que, por el he­cho de te­ner­las, su­po­ne­mos que se de­ben cum­plir. Y no siem­pre es así. In­clu­so, a ve­ces, cuan­do no se cum­plen, en lu­gar de re­co­no­cer su im­po­si­bi­li­dad, cul­pa­mos a los de­más. Sin­ce­ra­men­te, de­cep­cio­nar­se de los otros es fá­cil. Na­die cum­pli­rá con to­das nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Lo mis­mo les pa­sa a los otros con no­so­tros: na­die es per­fec­to. Y si al­guien lo fue­se, las re­la­cio­nes se­rían muy di­fí­ci­les de sos­te­ner.

Lo que a ve­ces su­ce­de con las per­so­nas es que los ni­ve­les de de­silu­sión son tan al­tos, que caen en el cam­po de la psi­co­pa­to­lo­gía. Cuan­do esa sen­sa­ción des­agra­da­ble se po­ten­cia, y se pier­den to­da es­pe­ran­za, apa­re­ce la de­pre­sión, que se vi­ve co­mo sin­sen­ti­do. Es que el sen­ti­do y el nor­te lo dan las ex­pec­ta­ti­vas.

En­ton­ces, ¿có­mo ha­ce­mos pa­ra ma­ne­jar­las? Pri­me­ro, ten­dre­mos que sa­ber es­pe­rar sin de­ses­pe­rar, y ani­mar­nos a vo­lar lo su­fi­cien­te­men­te al­to co­no­cien­do los pro­pios re­cur­sos y po­si­bi­li­da­des. Tam­bién es im­por­tan­te de­te­ner­se a tiem­po, sa­ber cuán­do re­ti­rar­se pa­ra re­ini­ciar; y apren­der a re­co­no­cer a los com­pa­ñe­ros de via­je.

Es­tas son ex­pe­rien­cias que se apren­den y que en­se­ñan a ma­ne­jar las ex­pec­ta­ti­vas. Y cuan­do eso se lo­gra me­dia­na­men­te, las ex­pec­ta­ti­vas no las­ti­man tan­to si no se cum­plen. Por­que de to­das ma­ne­ras, se­gui­rán exis­tien­do e in­sis­tien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.