¿Has­ta dón­de lle­ga­ré?

En el ca­mino ha­cia la au­to­no­mía, la res­pon­sa­bi­li­dad en­san­cha los ho­ri­zon­tes.

La Voz del Interior - Rumbos - - »psicología -

Cuan­do las per­so­nas vi­ven en di­fe­ren­tes ni­ve­les de opre­sión, la pri­me­ra y más ló­gi­ca reac­ción es la de “pre­ten­der ser li­bres pa­ra de­ci­dir”. Opre­sión ba­jo re­gí­me­nes to­ta­li­ta­rios, pa­dres au­to­ri­ta­rios, pa­re­jas as­fi­xian­tes o com­pre­sión eco­nó­mi­ca. La sen­sa­ción de opre­sión es cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­ble, por­que se sien­te co­mo as­fi­xia, en­cie­rro y qui­ta de po­si­bi­li­da­des. Pe­ro es­to es so­lo

rum­bos

la mi­tad del ca­mino. Por­que, si la li­ber­tad es li­bre; ¿qué ti­po de or­ga­ni­za­ción so­cial per­mi­te?

La con­fu­sión de es­tos dos con­cep­tos se ve, por ejem­plo, en los em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes en au­men­to, las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual tam­bién en au­men­to, in­fi­de­li­da­des en au­men­to, hi­jas/os de más de 30 años li­bres de ha­cer lo que quie­ren, pe­ro que vi­ven con sus pa­dres pu­dien­do eco­nó­mi­ca- men­te sus­ten­tar­se. La idea de res­pon­sa­bi­li­dad li­ga­da a la au­to­no­mía no se ha­ce vi­si­ble. En el pri­mer ca­so, la ma­dre de la ado­les­cen­te se ha­ce car­go del te­ma; en el se­gun­do la res­pon­sa­bi­li­dad fu­tu­ra es in­cier­ta; en el ter­ce­ro es por las ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas; y en el úl­ti­mo, les to­ca a los pa­dres car­gar con los cos­tos de esa li­ber­tad. La fór­mu­la se­ría: li­ber­tad + res­pon­sa­bi­li­dad = au­to­no­mía.

Ha­bla­mos so­bre la au­to­no­mía de un co­che, cuan­do se cal­cu­la cuán­tos ki­ló­me­tros pue­de ha­cer con su tan­que lleno. La idea es­tá cla­ra­men­te de­fi­ni­da: ¿Qué se pue­de ha­cer con lo que se tie­ne? ¿Has­ta dón­de lle­ga ca­da uno con sus pro­pios re­cur­sos? Por­que si ex­ce­de una de­ter­mi­na­da ve­lo­ci­dad y el con­su­mo de com­bus­ti­ble au­men­ta de­ma­sia­do, ¿a quién se le pue­de echar la cul­pa? ¿A los fa­bri­can­tes de mo­to­res?

Las com­pras que po­dría­mos lla­mar “in­ne­ce­sa­rias”, son otro ejem­plo. In­ne­ce­sa­rias por­que lo ad­qui­ri­do no es un pro­duc­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad, pe­ro fun­cio­na co­mo si lo fue­ra. Só­lo un ejem­plo: el ce­lu­lar con pan­ta­lla tác­til. ¿Lo ne­ce­si­ta­mos? Pre­sos del mar­ke­ting, con­fun­dien­do ne­ce­si­da­des o no pu­dien­do es­pe­rar, se pro­du­cen gas­tos que apa­re­cen co­mo “irres­pon­sa­bles”.

Es que “sa­ber es­pe­rar”, en prin­ci­pio, pue­de sig­ni­fi­car pos­ter­gar y qui­zá re­sig­nar. Es­ta no es épo­ca de gran­des es­pe­ras ni gran­des re­sig­na­cio­nes a la vis­ta. Las ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas (reales o crea­das) tie­nen la mis­ma fuer­za: la fuer­za de la ne­ce­si­dad. Pos­ter­gar su­po­ne es­pe­rar sin de­ses­pe­rar. Y re­sig­nar, su­po­ne dar por con­clui­da la idea de que esa ne­ce­si­dad re­sul­ta­rá sa­tis­fe­cha.

La di­fe­ren­cia en­tre es­tas dos ideas no es inocen­te ni sin con­se­cuen­cias en los pla­nos in­di­vi­dual, fa­mi­liar y so­cial. ¿Hay una edu­ca­ción pa­ra la “li­ber­tad res­pon­sa­ble”?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.