La voz de los si­glos del si­len­cio I

“A Dan­te le lla­ma­ron ‘el pe­que­ño poe­ta de otro mun­do’ de­bi­do a la pa­li­dez de su ros­tro y a su mi­rar me­lan­có­li­co”.

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

En el año 1264, un co­me­ta apa­re­ció so­bre el cie­lo de Flo­ren­cia. Di­cen las cró­ni­cas que su es­te­la os­ci­la­ba en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te y era tal su lu­mi­no­si­dad “que ha­cía de la no­che cla­ro día”; los sa­bios de la ciu­dad au­gu­ra­ron que anun­cia­ba el na­ci­mien­to de un gran hom­bre. Nue­ve me­ses des­pués, “el Sig­nor Alig­hie­ri y Ma­don­na Ga­brie­lla” anun­cia­ban el na­ci­mien­to de un ni­ño, al que bau­ti­za­ron con el nom­bre de un hé­roe ca­ba­lle­res­co: Du­ran­te, que abre­via­ron en “Dan­te”.

Sus bió­gra­fos di­cen que fue un ni­ño tris­te, pues per­dió a sus pa­dres a cor­ta edad y que­dó en ma­nos de fa­mi­lia­res que nun­ca pu­die­ron de­vol­ver­le la ale­gría: le lla­ma­ron “el pe­que­ño poe­ta de otro mun­do” de­bi­do a la pa­li­dez de su ros­tro, a sus ca­be­llos de un cas­ta­ño des­leí­do, a su mi­rar me­lan­có­li­co.

Era muy tí­mi­do, pe­ro ha­bía una ni­ña a la que, di­si­mu­la­da­men­te, se­guía por las ca­lles: la hi­ja de uno de los hom­bres más ri­cos de Flo­ren­cia, Fol­co de Por­ti­na­ri; la lla­ma­ban ca­ri­ño­sa­men­te Bi­ce; su nom­bre era Bea­triz. Dan­te ha­bía que­da­do fas­ci­na­do des­de que la vie­ra por pri­me­ra vez, en una fies­ta de la ciu­dad, con sus ru­bios ca­be­llos suel­tos y ves­ti­da de bro­ca­do car­me­sí.

rum­bos

Dan­te te­nía só­lo 9 años, pe­ro ya ha­bía en­tre­ga­do, pa­ra siem­pre, su co­ra­zón.

Al cre­cer, se vio que se­ría de po­ca es­ta­tu­ra, de­ma­sia­do del­ga­do, de na­riz pro­nun­cia­da y agui­le­ña… ade­más de tí­mi­do y tar­ta­mu­do. Era, sin que­rer­lo, el bu­fón de las bo­das, don­de los otros jó­ve­nes se bur­la­ban de su apo­ca­mien­to y de la tor­pe­za de sus ade­ma­nes.

A pe­sar de to­do, se sa­be que Bea­triz, una tar­de, al cruzarse con él en uno de sus pa­seos –son­ro­ja­do y abs­traí­do en su be­lle­za– lo mi­ró a los ojos y le son­rió: sa­bía ya quién era él, pe­ro no ima­gi­na­ba que su an­ge­li­cal her­mo­su­ra se­ría re­co­no­ci­da a tra­vés de los si­glos por los ver­sos de aquel jo­ven des­ma­ña­do que se con­ver­ti­ría en una de las glo­rias de la poe­sía uni­ver­sal. Sus bió­gra­fos, Henry y Da­na Lee Tho­mas, es­cri­bie­ron: “Ha­ría de su pa­sión de hom­bre un poe­ma di­vino”.

El des­tino es­pe­ra­ba a Bea­triz des­de la cu­na: la ca­sa­ron con un jo­ven de fa­mi­lia de ban­que­ros, y mu­rió po­co tiem­po des­pués.

Dan­te, mien­tras tan­to, se iba ha­cien­do hom­bre y al mis­mo tiem­po asom­bran­do a sus co­no­ci­dos: de pron­to, in­ter­vino en la po­lì­ti­ca de la ciu­dad –di­vi­di­da en­tre güel­fos y gi­be­li­nos, raíz de los que se­rían si­glos des­pués li­be­ra­les y con­ser­va­do­res–; pe­leó co­mo un buen gue­rre­ro, va­le­ro­so y dis­cre­to, y el ar­te de la ce­tre­ría cap­tó su ne­ce­si­dad de so­le­dad y es­pa­cios abier­tos en com­pa­ñía de aque­lla cria­tu­ra ama­da por prín­ci­pes y nó­ma­des: el hal­cón.

Pe­ro, mien­tras tan­to, bo­rro­nea­ba to­dos los días ho­jas que lue­go des­truía: bus­ca­ba el tono jus­to pa­ra can­tar a la jo­ven­ci­ta que amó a dis­tan­cia des­de su ni­ñez, que fue en­tre­ga­da a otro y que mu­rió sin ha­ber vi­vi­do: su Bea­triz.

Por des­gra­cia, ya por con­ve­nios fa­mi­lia­res pac­ta­dos mien­tras era ni­ño, ya por ne­ce­si­dad so­cial, se ca­só -y tu­vo va­rios hi­jos- con una mu­jer to­tal­men­te inapro­pia­da pa­ra él: Gemma Do­na­ti, es­cla­va de las con­ven­cio­nes so­cia­les, ávi­da de fre­cuen­tar a no­bles y acau­da­la­dos, de lu­cir jo­yas y mos­trar su ri­que­za. El ca­rác­ter de Dan­te fue pa­ra ella un cons­tan­te martirio que la con­vir­tió en una ar­pía “irri­ta­ble y co­lé­ri­ca”.

Ya ha­bía te­ni­do él due­los ver­ba­les con po­lí­ti­cos de am­bos ban­dos –no le per­do­na­ban ser fiel so­la­men­te a sus ideas– cuan­do fue en­via­do co­mo di­plo­má­ti­co an­te la cor­te ro­ma­na del pa­pa Bo­ni­fa­cio VIII “pa­ra quien las glo­rias de es­te mun­do con­ta­ban más que la sal­va­ción eter­na”. Co­mo era su cos­tum­bre, Dan­te le re­pro­chó su con­duc­ta sin con­si­de­rar que Bo­ni­fa­cio ja­más ol­vi­da­ba una afren­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.