Ajo, es­ca­pu­la­rio, he­rra­du­ra y sal­via

“Bru­jos y he­chi­ce­ros siem­pre han pro­me­ti­do usar las fuer­zas ocul­tas pa­ra con­se­guir lo que el de­man­dan­te es­pe­ra.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

Cuán­tos de no­so­tros no nos he­mos sen­ti­do, al­gu­na vez, ten­ta­dos por la ma­gia? ¿Cuán­tos, al ser víc­ti­mas de la in­jus­ti­cia o la mal­dad de otros, de de­seos irre­pri­mi­bles, no he­mos desea­do el po­der de ob­te­ner lo que nos pi­de la par­te más os­cu­ra del al­ma? Mu­chos bus­can con­se­guir lo que desean ya sea por la ma­gia apren­di­da, ya por la com­pra­da a quien la ejer­ce: bru­jos y he­chi­ce­ros pro­me­ten usar las fuer­zas ocul­tas pa­ra con­se­guir lo que el de­man­dan­te es­pe­ra.

Por­que la ma­gia y la he­chi­ce­ría apa­re­cen muy tem­prano en las so­cie­da­des hu­ma­nas, po­de­mos ubi­car­la, his­tó­ri­ca­men­te, en el prin­ci­pio de los tiem­pos, cuan­do exis­tían dos ti­pos de ma­gia: la del “sí” y la del “no”. La del sí es la de los en­can­ta­mien­tos, la que pre­di­ca: “Haz es­to pa­ra con­se­guir es­to otro”. La ma­gia del no es­tá ci­fra­da en los ta­búes: “No ha­gas es­to pa­ra que no su­ce­da es­to otro”.

De­jan­do de la­do los ta­búes, exis­ten he­chi­zos y con­tra-he­chi­zos, cu­yo ob­je­ti­vo es pro­du­cir, por me­dios se­cre­tos, un acon­te­ci­mien­to que se desea: 1) que una mu­jer o un hom­bre ame o se en­tre­gue a quien no ama; 2) que se ob­ten­ga sa­lud y ri­que­za;

rum­bos

3) con­se­guir que un enemi­go cai­ga en la rui­na o en la en­fer­me­dad; 4) que los con­ju­ros de los otros no pue­dan to­car­nos; 5) que las fuer­zas de nues­tros ad­ver­sa­rios no triun­fen so­bre las nues­tras.

Es­tas son al­gu­nas fór­mu­las ex­traí­das de El Li­bro de los He­chi­zos, de la es­tu­dio­sa ca­ta­la­na Fio­na Cal­vet, cu­yo sub­tí­tu­lo es: Có­mo ha­cer y des­ha­cer con­ju­ros. En la pri­me­ra pá­gi­na, la au­to­ra acla­ra que el ob­je­ti­vo de su obra es re­co­ger las prác­ti­cas de ma­gia y he­chi­zos que han lle­ga­do des­de la an­ti­güe­dad has­ta nues­tros días.

So­bre los ta­lis­ma­nes y amu­le­tos, la en­ci­clo­pe­dia ad­vier­te: “Fi­gu­ra o ima­gen gra­ba­da o for­ma­da de un me­tal u otra sus­tan­cia, con co­rres­pon­den­cia a los sig­nos ce­les­tes, a la cual se atri­bu­yen vir­tu­des por­ten­to­sas. El ta­lis­mán y el amu­le­to son ob­je­tos má­gi­cos do­ta­dos del po­der de ale­jar cual­quier he­chi­zo o mal, pe­ro el ta­lis­mán re­quie­re la ac­ción de un ma­go, que es el que lo do­ta­rá de po­der, y ade­más, es per­so­nal: no pro­te­ge a otro que no sea el su­je­to pa­ra quien fue crea­do”.

El amu­le­to, en cam­bio, no re­quie­re de la ma­gia y pue­de ser usa­do por cual­quie­ra: su po­der es su pro­pia na­tu­ra­le­za, co­mo el ajo, los cla­vos, el dia­man­te, los es­ca­pu­la­rios, la he­rra­du­ra, la ru­da, la sal­via, los sa­pos, los ga­tos; o qui­zá fór­mu­las má­gi­cas co­mo: re­vien­ta en­vi­dia, es­ta­lla mal de ojo, y otras re­li­gio­sas: San Ju­das Ta­deo, Siem­pre po­de­ro­so, Haz que mis ver­du­gos Cai­gan en un pozo.

En el li­bro La Ma­gia Ro­ja en­con­tré re­ce­tas des­con­cer­tan­tes: pa­ra con­se­guir que la mu­jer sea fiel a su ma­ri­do, se acon­se­ja al hom­bre: “Tó­me­se una ma­de­ja de su pe­lo, es­co­gien­do los ca­be­llos más lar­gos, qué­me­se so­bre as­cuas de car­bón y éche­se la ce­ni­za so­bre una ca­ma o mue­ble que an­tes se ha­ya fro­ta­do con miel. Lo más pron­to po­si­ble re­cués­te­la su ma­ri­do allí, que des­pués no po­drá amar más que a él, ni ten­drá gus­to al­guno en ser cor­te­ja­da por otro”.

A mi mo­do de ver, la ma­gia es­ta­ría en con­se­guir que la mu­jer se re­cos­ta­se so­bre pe­los y miel.

La ma­gia si­gue atra­yén­do­nos des­de los avi­sos de dia­rios, re­vis­tas o in­ter­net y, acu­cia­dos por pro­ble­mas, pa­sio­nes u ofen­sas, sen­ti­mos la ten­ta­ción de acu­dir a ella. Qui­zá lo pru­den­te sea es­cu­char a Je­ro­me-An­toi­ne Rony, que co­mien­za su obra –La Ma­gia (Eu­de­ba-1962)– di­cien­do: “El hom­bre más po­si­ti­vo es, ine­vi­ta­ble­men­te, ma­go de vez en cuan­do”. Só­lo nos res­ta es­pe­rar ese ins­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.