Las ma­ña­nas de Ti­to

“En la dé­ca­da del 70, en pue­blos co­mo Be­rro­ta­rán, era co­mún rea­li­zar to­dos los jue­ves los re­ma­tes de va­cu­nos”.

La Voz del Interior - Rumbos - - »historias -

En la mis­ma lí­nea de los re­la­tos so­bre las ca­ra­va­nas in­ter­mi­na­bles que com­par­ten com­pin­ches y que du­ran va­rios días, mi ami­go Al­ber­to Ro­drí­guez Etu­lain, periodista que tra­ba­jó du­ran­te mu­chos años en LV16 ra­dio Río Cuar­to, has­ta que se ju­bi­ló, me con­tó ha­ce po­co que en su pue­blo, Be­rro­ta­rán, el fa­mo­so bar del “Ca­na­rio” Con­ti so­lía es­tar abier­to día y no­che y mu­chos de sus clien­tes per­dían allí la no­ción del tiem­po.

En la dé­ca­da del 70, en pue­blos co­mo ese, era co­mún rea­li­zar to­dos los jue­ves los re­ma­tes de ani­ma­les va­cu­nos. Aun­que se­ma­na­les, eran to­do un acon­te­ci­mien­to, ya que ter­mi­na­ban con una bue­na co­mi­lo­na en­tre to­dos los par­ti­ci­pan­tes en la que, lue­go del asa­do que ha­cían los hom­bres, ve­nía una ron­da de pos­tres pre­pa­ra­dos por las mu­je­res de los re­ma­ta­do­res. Ame­ni­za­ba siem­pre uno que otro gui­ta­rre­ro que ex­ten­día el en­cuen­tro has­ta pa­sa­das las cua­tro de la tar­de.

Las “fe­rias”, co­mo les de­cían, eran el co­mien­zo del fin de se­ma­na, y mu­chos no se con­for­ma­ban con ese ban­que­te. Que­rían que la

rum­bos

co­sa se ex­ten­die­ra. Y a eso lo en­con­tra­ban, jus­ta­men­te, en el bar del “Ca­na­rio”.

Un jue­ves, un gru­po con­for­ma­do por el escribano, el due­ño de la fábrica de ba­te­rías, Ti­to Ce­ba­llos, un pro­duc­tor de la zo­na, y otros dos ha­cen­da­dos de las Pe­ñas Sud, se reunie­ron en el bo­li­che de Con­ti a fi­lo­so­far por to­do lo al­to en me­dio de va­sos, co­pas y mu­cha ca­ma­ra­de­ría.

El re­loj no le im­por­tó a na­die, las char­las de ese en­cuen­tro se hi­cie­ron in­ter­mi­na­bles, y el “Ca­na­rio” no ha­cía fal­tar en las me­sas la cer­ve­za, el vino y, de tan­to en tan­to, les lle­va­ba una bue­na pi­ca­da o unos es­pe­cia­les de jamón y que­so, pa­ra man­te­ner fuer­tes a los ho­no­ra­bles pa­rro­quia­nos. No fue­ra a pa­sar que el can­san­cio los ven­cie­ra e in­te­rrum­pie­ran an­ti­ci­pa­da­men­te el ma­ra­tón de con­su­mo que tan bien le ve­nía a las fi­nan­zas del bar.

Ese jue­ves la ter­tu­lia se ex­ten­dió más de lo acos­tum­bra­do. La no­che pa­só co­mo un sus­pi­ro y se hi­zo vier­nes, pe­ro ellos si­guie­ron co­mo si na­da.

En un mo­men­to, y co­mo era de es­pe­rar, se ago­ta­ron las be­bi­das y, por fin, los ami­gos de la “fe­ria” se dis­pu­sie­ron a mar­char, pa­ga­ron lo con­su­mi­do, y el pri­me­ro en en­ca­rar pa­ra la ve­re­da fue Ti­to Ce­ba­llos. Abrió con sus dos ma­nos la cor­ti­na de ti­ras mul­ti­co­lo­res de la puer­ta del bar y el sol le pe­gó de lle­nó en la ca­ra.

Des­pués de tan­tas ho­ras sin te­ner no­ción del tiem­po, Ti­to no pu­do con­te­ner su sor­pre­sa y es­bo­zó una fra­se que que­dó gra­ba­ba: “!Qué ma­ña­nón!”.

Lo que Ce­ba­llos no sa­bía era que eran las cin­co de la tar­de del día si­guien­te al que lle­ga­ron al bar.

Des­de ese día, pa­ra ca­da vez que una per­so­na se con­fun­de o pa­ra in­di­car que se hi­zo tar­de, se ins­ti­tu­cio­na­li­zó en Be­rro­ta­rán el fa­mo­so: “¡Qué ma­ña­nón, di­jo Ti­to! Y eran las cin­co de la tar­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.