“Otra vez es­ta­llé”

Si con­tro­lar las emo­cio­nes se vuel­ve una lu­cha co­ti­dia­na, hay una aler­ta que aten­der.

La Voz del Interior - Rumbos - - »psicología -

La lla­ma­da im­pul­si­vi­dad, en ge­ne­ral se re­fie­re a reac­cio­nes rá­pi­das co­mo ex­plo­si­vas, ines­pe­ra­das, in­tem­pes­ti­vas y sin pre­vi­sión (por tan­to po­co re­fle­xi­vas), que apa­re­cen en si­tua­cio­nes muy es­pe­cí­fi­cas. Si­tua­cio­nes en las que se es­pe­ra un “ma­yor con­trol so­bre la pro­pia reac­ción”, lo que las ha­ce po­co fun­cio­na­les pa­ra vi­vir en so­cie­dad.

Pe­ro pa­ra las per­so­nas con pro­ble­mas

rum­bos

de im­pul­si­vi­dad, po­der es­pe­rar an­tes de ex­pre­sar­se, es una gran di­fi­cul­tad. No pue­den pen­sar an­tes de ac­tuar, no pue­den es­pe­rar. Co­mo si fun­cio­na­ran con una ló­gi­ca de car­ga y des­car­ga, en don­de la des­car­ga es im­pos­ter­ga­ble. Sien­ten y creen, mu­chas de ellas, que si no ex­plo­tan, im­plo­sio­nan. Pe­ro es bueno sa­ber que es­ta su­po­si­ción es pro­duc­to de la na­tu­ra­li­za­ción de la mis­ma im­pul­si­vi­dad.

Al vie­jo “des­con­trol” se lo de­fi­ne hoy co­mo un pro­ble­ma de “des­re­gu­la­ción emo­cio­nal”. Por­que son las emo­cio­nes las que re­sul­tan, en es­tos ca­sos, di­fí­ci­les de re­gu­lar –los ce­los y los enojos (la lla­ma­da ira) son los ejem­plos más co­no­ci­dos–. To­do es­to las re­mi­te rá­pi­da­men­te a lo “re­la­cio­nal”, por­que si ca­da uno reac­cio­na co­mo quie­re, las re­la­cio­nes hu­ma­nas se ase­me­ja­rían a las que se dan en una ma­na­da de lo­bos sal­va­jes. Lo que su­po­ne un mo­do di­fe­ren­te de or­ga­ni­za­ción so­cial.

La im­pul­si­vi­dad sue­le ser re­co­no­ci­da por la per­cep­ción de “fal­ta de lí­mi­tes”. Ce­los in­fun­da­dos en las pa­re­jas que con­clu­yen con vio­len­cia, pe­leas en­tre com­pa­ñe­ras/os de tra­ba­jo por ma­len­ten­di­dos, en­tre ve­ci­nos por rui­dos o en­tre au­to­mo­vi­lis­tas por ma­nio­bras ines­pe­ra­das, son só­lo al­gu­nos ejem­plos.

La im­pul­si­vi­dad qui­zá que­de va­li­da­da en con­tex­tos vio­len­tos y de su­per­vi­ven­cia, pe­ro no en otros. Don­de hay que “ma­tar o morir”; la reac­ción rá­pi­da, es una ne­ce­si­dad. Pe­ro es­tos son con­tex­tos muy pun­tua­les: de­lin­cuen­cia, con­flic­tos en­tre ban­das, et­cé­te­ra. Fue­ra de ellas, su pre­sen­cia, ha­ce im­po­si­ble una res­pe­ta­ble con­vi­ven­cia.

Las ex­pli­ca­cio­nes son va­rias: so­cie­dad com­pe­ti­ti­va, fal­ta de cer­te­zas, des­am­pa­ro so­cial, pro­ble­mas en el neu­ro­de­sa­rro­llo, dé­fi­cits en la edu­ca­ción pa­ra la con­vi­ven­cia con los di­fe­ren­tes. To­das se pre­sen­tan co­mo igual­men­te vá­li­das. Es que la tan bus­ca­da con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca no es tan fá­cil de lo­grar en so­cie­da­des mul­ti­tu­di­na­rias y di­ver­sas.

Las pro­pues­tas te­ra­péu­ti­cas pa­ra es­tas pro­ble­má­ti­cas son muy de­fi­ni­das y pun­tua­les, ya que pa­ra al­gu­nas pro­ble­má­ti­cas es­pe­cí­fi­cas (des­re­gu­la­ción emo­cio­nal, con­su­mo de sus­tan­cias y tras­tor­nos de an­sie­dad, por ejem­plo), se ne­ce­si­tan abor­da­jes muy es­pe­cí­fi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.