En un mun­do sin es­cri­tu­ra

“Ir­lan­da es mu­cho más que her­mo­sos pai­sa­jes. Gran par­te de su ma­gia re­si­de en su gen­te y en sus an­ti­guas le­yen­das.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

En cuan­to men­cio­na­mos Ir­lan­da, ima­gi­na­mos cam­pos ver­des, al­tos acan­ti­la­dos don­de rom­pen las olas, bos­ques in­quie­tan­tes y, co­mo la­bor hu­ma­na, mu­ros de pie­dra gris, cru­ces cel­tas, cas­ti­llos y mo­nas­te­rios cu­yo ori­gen se pier­de en la nie­bla de los si­glos.

En un li­bro de via­je, se la des­cri­be co­mo “…un pe­que­ño país de be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria, con una his­to­ria fas­ci­nan­te y evo­ca­do­res mi­tos y le­yen­das. Des­de men­hi­res an­ti­guos y dól­me­nes im­po­nen­tes, pa­san­do por es­ce­nas pas­to­ri­les, exu­be­ran­tes jar­di­nes lle­nos de co­lor y ciu­da­des de re­fi­na­da ar­qui­tec­tu­ra, em­pren­da­mos el via­je ha­cia el es­pí­ri­tu y la pa­sión de es­ta is­la ma­ra­vi­llo­sa”.

Pe­ro Ir­lan­da es mu­cho más que her­mo­sos pai­sa­jes. Gran par­te de la ma­gia del país re­si­de en su gen­te, y de su gen­te quie­ro re­cor­dar la vo­ca­ción por con­tar las his­to­rias y le­yen­das de las que se nu­trió su va­lio­so pue­blo.

En la an­ti­güe­dad, es­ta ta­rea re­caía en los “fi­lid” –o poe­tas pro­fe­sio­na­les–, de cu­ya im­por­tan­cia en la so­cie­dad ir­lan­de­sa dan tes­ti­mo­nio viejos ma­nus­cri­tos.

Es­tos bar­dos –an­tes del cris­tia­nis­mo eran tam­bién sa­cer­do­tes y

rum­bos

pro­fe­tas–, reunían las fun­cio­nes de ex­per­tos en ge­nea­lo­gía, poe­tas, can­to­res, mú­si­cos y na­rra­do­res de cuen­tos.

Se­gún el Li­bro de Leins­ter (si­glo XII), el poe­ta pro­fe­sio­nal de­bía te­ner un re­per­to­rio de 350 cuen­tos ba­sa­dos en es­tas te­má­ti­cas: des­truc­cio­nes, ro­bos de ga­na­do, cor­te­jos, ba­ta­llas, his­to­rias so­bre cue­vas y via­jes ma­rí­ti­mos; muer­tes trá­gi­cas, fes­te­jos y ase­dio; aven­tu­ras, fu­gas y ma­sa­cres.

Mu­chos de es­tos re­la­tos me­die­va­les han lle­ga­do a no­so­tros, aun­que son un pá­li­do re­fle­jo de los que se per­die­ron: a pe­sar de las in­cur­sio­nes vi­kin­gas (si­glo VIII), y la pos­te­rior con­quis­ta de los nor­man­dos, mien­tras hu­bo una aris­to­cra­cia ca­paz de sos­te­ner las vie­jas ins­ti­tu­cio­nes, los “fi­lid” so­bre­vi­vie­ron.

Pe­ro, tras la ba­ta­lla de Kin­sa­le −1601–, Ir­lan­da fue aplas­ta­da por el po­der bri­tá­ni­co, lle­van­do al exi­lio a sus no­bles. Pri­va­dos de sus pro- tec­to­res, los bar­dos se vie­ron con­de­na­dos a la in­di­gen­cia y al si­len­cio. Pe­ro muy pron­to en­con­tra­ron un nue­vo pú­bli­co en­tre cam­pe­si­nos y gen­te de pue­blo. Así, el na­rra­dor po­pu­lar, que siem­pre ha­bía exis­ti­do en Ir­lan­da, en­ri­que­ció su re­per­to­rio y de­pu­ró su ar­te gra­cias al in­ter­cam­bio con sus co­le­gas aris­to­crá­ti­cos, ga­ran­ti­zan­do la con­ser­va­ción, con le­ves di­fe­ren­cias, de los re­la­tos épi­cos que, otro­ra, de­lei­ta­ban a re­yes y gue­rre­ros.

La pa­sión de la gen­te por es­tos en­cuen­tros era ex­tra­or­di­na­ria. Un es­tu­dio­so lo des­cri­be así: “La ca­sa no tar­da­ba en lle­nar­se; la gen­te se sen­ta­ba en to­das las si­llas dis­po­ni­bles, en los pel­da­ños de la es­ca­le­ra y has­ta en el sue­lo; los que se que­da­ban sin asien­to se apo­ya­ban en la pared, y en el si­len­cio que pre­ce­día al ini­cio del re­la­to no se oía rui­do al­guno, sal­vo el cru­jir de las bra­sas y el can­to del gri­llo”, pues pa­ra na­rra­do­res y oyen­tes, aque­llos ro­man­ces re­pre­sen­ta­ban al­go más que en­tre­te­ni­mien­to: eran una par­te irre­nun­cia­ble de su pa­tri­mo­nio es­pi­ri­tual, de su esen­cia co­mo pue­blo, y la tra­di­ción era co­mo un te­so­ro ba­jo su cus­to­dia.

Di­ce una vie­ja fá­bu­la que un bar­do, ago­ni­zan­do, pa­só a un ri­val su re­la­to más pre­cia­do, te­mien­do que és­te des­apa­re­cie­ra: el ar­te del cuen­to ja­más es­tu­vo des­ti­na­do a ser es­cri­to o leí­do, ya que ex­trae su alien­to de los la­bios de los hom­bres y del aplau­so de una au­dien­cia reuni­da al­re­de­dor del fuego.

Wi­lliam Yeats –quien res­guar­dó en pa­pel la me­mo­ria del “fi­lid”– di­jo: “Has­ta que Gre­cia y Ro­ma crea­ron el hu­ma­nis­mo, na­die es­cri­bía his­to­rias, por­que la ima­gi­na­ción y lo poé­ti­co lo eran to­do en ese vie­jo mun­do sin es­cri­tu­ras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.