Una an­ti­gua cien­cia na­tu­ral

“Pa­ra las las­ti­ma­du­ras que no ci­ca­tri­zan, un hue­vo pa­sa­do por agua con acei­te de oli­va y to­mi­llo, en ayu­nas, cua­tro días.”

La Voz del Interior - Rumbos - - »bajo Relieve -

Siem­pre me he in­cli­na­do por la me­di­ci­na na­tu­ral, qui­zá por­que mi ma­dre –vi­vien­do le­jos de cen­tros de sa­lud– no te­nía más re­me­dio que con­fiar en los efec­tos be­né­fi­cos de plan­tas y ali­men­tos. Era co­mún oír­la de­cir: “Si to­man la le­che to­dos los días, sus hue­sos se­rán fuer­tes. No de­jen acel­ga en el pla­to, que tie­ne hie­rro; hay que co­mer ver­du­ras y fru­tas fres­cas to­do los días…”.

Es por eso que ca­da vez que veo ar­tícu­los so­bre las fa­cul­ta­res cu­ra­ti­vas de al­gu­nos ali­men­tos, los guar­do en una car­pe­ta que ti­tu­lé “Sa­lud na­tu­ral”. Mien­tras los sín­to­mas no sean alar­man­tes, re­cu­rro pri­me­ro a es­tas re­ce­tas.

Por la me­di­ca­ción que to­mo, ne­ce­si­to re­po­ner el po­ta­sio ca­da día. Pe­ro, des­pués de con­sul­tar­lo con mi mé­di­co, que pre­fie­re las prác­ti­cas me­nos in­va­si­vas, me preo­cu­po de co­mer una ba­na­na dia­ria, o com­pen­sar­lo, en ca­so con­tra­rio, con ki­wi, pal­ta, to­ma­te, nue­ces o cho­co­la­te. Sin menospreciar la far­ma­co­lo­gía, atino pri­me­ro a la na­tu­ra­le­za. Cuan­do no an­do muy bien de la vis­ta, con­su­mo za­naho­rias her­vi­das. Si abu­so de un asa­do, pre­pa­ro las ti­za­nas que nos da­ba ma­má du­ran­te la in­fan­cia, es de­cir,

rum­bos

una ta­za de bol­do. Si ten­go lo que lla­ma­mos “un ata­que de hí­ga­do”, acu­do a la car­que­ja qué, co­mo mu­chos pro­duc­tos ve­ge­ta­les amar­gos, es un ex­ce­len­te tó­ni­co he­pá­ti­co. Tam­bién el al­cau­cil her­vi­do es un buen re­me­dio en es­tos ca­sos.

Es­ta coc­ción me ha da­do muy buenos re­sul­ta­dos pa­ra de­te­ner re­fría­dos y do­lo­res de garganta: po­ner en una olli­ta o ja­rro me­dio li­món con cás­ca­ra y me­dio li­tro de agua; agre­gar­le cin­co cu­cha­ra­das de pos­tre de azú­car y un cla­vo de olor (op­ta­ti­vo). Her­vir has­ta que se con­su­ma un cuar­to del lí­qui­do y to­mar a sor­bi­tos muy ca­lien­te.

Si la llu­via nos ha­lló des­pre­ve­ni­dos y lle­ga­mos em­pa­pa­dos y es­tor­nu­dan­do, ca­len­te­mos una me­di­da de whisky, le agre­ga­mos me­dia de ju­go de li­món y lue­go un cuar­to de miel. Re­vol­ver y be­ber más ca­lien­te que ti­bio.

Cuan­do se me hin­chan las pier­nas, acu­do a una so­pa de ver­du­ras, don­de no de­be fal­tar el apio. Y aun­que sue­lo to­mar­la por sim­ple pla­cer –a ve­ces uso cu­bi­tos o so­bres– sue­lo pre­pa­rar­la an­tes de ir­me a la ca­ma, en una ta­za, con una piz­ca de oré­gano, dos cu­cha­ra­das de ave­na ins­tan­tá­nea y una cu­cha­ra­di­ta de “mi­so”, al que le ad­ju­di­co el po­der de ate­nuar mis do­lo­res de pier­nas y ro­di­llas. La ce­bo­lla reho­ga­da en la sar­tén ali­via los bron­quios y me da sue­ño. Tam­bién es bueno pre­pa­rar­se de no­che una pe­que­ña en­sa­la­da de le­chu­ga, que es se­dan­te y al­go som­ní­fe­ra.

Pa­ra las las­ti­ma­du­ras que no ter­mi­nan de ci­ca­tri­zar, sue­lo se­guir la re­ce­ta de ma­má: un hue­vo pa­sa­do por agua, me­dio chir­le, con acei­te de oli­va y to­mi­llo, en ayu­nas, du­ran­te cua­tro días.

Y cuan­do ten­go el ca­be­llo muy en­re­da­do, me­dia pal­ta so­bre ga­lle­tas de ce­rea­les an­tes del al­muer­zo, y la otra mi­tad an­tes de la ce­na: a la ma­ña­na si­guien­te, pue­do pa­sar­me el pei­ne co­mo si re­cién hu­bie­ra usa­do un des­en­re­dan­te.

Mi úl­ti­ma ad­qui­si­ción es el to­mi­llo, que ac­túa co­mo tó­ni­co so­bre el sis­te­ma ner­vio­so y cir­cu­la­to­rio; so­bre bron­qui­tis y afec­cio­nes de garganta. En Cór­do­ba, los se­rra­nos di­cen que hay dos ti­pos de to­mi­llo: el de pa­va –pa­ra in­fu­sio­nes– y el de olla –pa­ra gui­sos o so­pas–. En el pri­mer ca­so, le­van­ta el áni­mo y evi­ta la de­pre­sión; en el se­gun­do, fa­vo­re­ce el tra­ba­jo in­te­lec­tual y pro­du­ce un sue­ño apa­ci­ble.

Es­tas re­ce­tas no son re­co­men­da­bles en una cri­sis de sa­lud, pe­ro ali­vian el ma­les­tar de do­len­cias que de­pen­den más de nues­tro áni­mo que de las de­bi­li­da­des del cuer­po, sin ol­vi­dar que la mi­tad de la cu­ra­ción de­pen­de de la con­fian­za que de­po­si­te­mos en el re­me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.