WHEATGRASS: JU­GO DE PAS­TO

La Voz del Interior - Rumbos - - Se Mantienen Todas Las Propiedades De Los Alimento -

El wheatgrass es pas­to de trigo y es una de los ju­gos ver­des pre­fe­ri­dos de los cru­dí­vo­ros del mun­do. Di­cen que la clo­ro­fi­la en es­ta­do pu­ro es una pro­teí­na más po­ten­te que la car­ne y que to­mar un li­cua­do con wheatgrass to­das las ma­ña­nas dis­mi­nu­ye el es­trés, pu­ri­fi­ca la san­gre, des­in­to­xi­ca el hí­ga­do y nu­tre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co,

en­tre otras co­sas. Se com­po­ne

de 70% de clo­ro­fi­la y au­men­ta pro­duc­ción de gló­bu­los ro­jos y es­ti­mu­la las de­fen­sas de tu or­ga­nis­mo. Se pue­de ha­cer en ca­sa ger­mi­nan­do se­mi­llas de trigo, tam­bién se con­si­gue en ba­res y res­tau­ran­tes. La ini­cia­ti­va se ins­ta­ló

en la Ar­gen­ti­na de la mano de

la firma “Luz y vi­da”, que en la ac­tua­li­dad dis­tri­bu­ye wheatgrass or­gá­ni­co en un mon­tón de ciu­da­des del in­te­rior del país: www.luz­vi­da.com Mi idea es in­te­grar el ali­men­to del cie­lo: la téc­ni­ca de res­pi­ra­ción re­birt­hing, con los ali­men­tos de la tie­rra: ma­ra­vi­llo­sos pro­duc­tos naturales. Si vos co­més el 70% de tu die­ta cru­da, no vas a ne­ce­si­tar ir al mé­di­co. El or­ga­nis­mo se re­es­ta­ble­ce. Es el hos­pi­tal del fu­tu­ro”, ase­gu­ra Niel­sen.

Se­gún Zursch­mit­ten, la cla­ve de una bue­na ali­men­ta­ción es te­ner con­cien­cia de qué es lo que se come y ar­mar una die­ta va­ria­da. El raw food es un ex­tre­mo, si lo que que­rés es una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble po­dés in­cor­po­rar téc­ni­cas y pla­tos de es­ta ten­den­cia pe­ro no ha­ce fal­ta que de­jes de co­ci­nar o de co­mer pas­tas y car­nes. In­cor­po­rar fi­bras, an­ti­oxi­dan­tes y vi­ta­mi­nas es muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud: me­jo­ra la di­ges­tión, re­du­ce la pre­sión ar­te­rial, fa­vo­re­ce a la piel y a la re­no­va­ción ce­lu­lar. En cual­quier ca­so, lo im­por­tan­te es te­ner una die­ta equi­li­bra­da y acor­de a las ac­ti­vi­da­des y es­ti­lo de vi­da de ca­da uno. Si­guien­do es­ta lí­nea de pen­sa­mien­to, el fa­mo­sí­si­mo doc­tor Al­ber­to Cor­mi­llot, director de la Clí­ni­ca de Nu­tri­ción y Sa­lud, ase­gu­ra: “Las die­tas de­ben ade­cuar­se a las ne­ce­si­da­des de los in­di­vi­duos. No to­das las per­so­nas ne­ce­si­tan lo mis­mo”.

Si el raw food es una mo­da pa­sa­je­ra o una ten­den­cia que lle­gó pa­ra que­dar­se y me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, es al­go que di­rá el tiem­po. Mien­tras, los aman­tes de la ali­men­ta­ción vi­va fes­te­jan su po­pu­la­ri­dad y com­par­ten sus sa­be­res gas­tro­nó­mi­cos, mu­chos otros los acu­san de es­nobs y cri­ti­can su ex­tre­mis­mo co­mo un ca­pri­cho de sec­to­res aco­mo­da­dos. Lo cier­to es que mu­chas de sus pro­pues­tas son in­tere­san­tes pa­ra te­ner en cuen­ta y, so­bre to­do, pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que co­me­mos y de­ja­mos de co­mer. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.