El tiem­po de acuarela

“Edith Hol­den de­ja­ba cons­tan­cia de sus ca­mi­na­tas sil­ves­tres con pe­que­ñas vi­ñe­tas de flo­res en las pá­gi­nas.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Sumario -

Po­cas ve­ces en­vi­dio el tra­ba­jo de otros es­cri­to­res: más bien los ad­mi­ro. Pe­ro de vez en cuan­do, al­gu­na idea me des­pier­ta ese sen­ti­mien­to, y en­ton­ces, an­tes de ra­zo­nar, me di­go: “¡Có­mo no se me ocu­rrió a mí!”

Eso pen­sé cuan­do tu­ve en mis ma­nos el li­bro de Edith Hol­den, traí­do de Lon­dres, re­ga­lo de mi ami­go Jor­ge. Es una her­mo­sa edi­ción fac­sí­mil edi­ta­da en 1906, com­pra­da en las fa­mo­sas tien­das Cha­rity que ven­den co­sas do­na­das a un pre­cio muy ba­jo, pues la ga­nan­cia es pa­ra aso­cia­cio­nes sin fi­nes de lu­cro.

El tí­tu­lo de la obra es The Country Diary of an Ed­war­dian Lady. En la so­bre­cu­bier­ta y aden­tro, pre­cio­sas acua­re­las de la au­to­ra, con de­li­ca­dos tra­zos y más de­li­ca­dos to­nos, mues­tran el pa­so de las es­ta­cio­nes en el cam­po inglés. Y aquí va mi que­ja –con­tra mí mis­ma−: ¿Có­mo nun­ca se me ocu­rrió es­ta idea, sien­do el amor que ten­go por la na­tu­ra­le­za?

Cam­bie­mos su bos­que por mis sie­rras cor­do­be­sas, don­de me crié oyen­do en las no­ches de ve­rano, por la ven­ta­na del dor­mi­to­rio, el so­ni­do del arro­yo. Le­van­tán­do­me ca­da ma­ña­na y po­nien­do nom­bre e ima­gen al co­lor del cie­lo: “Hoy el

rum­bos

ama­ne­cer es ver­do­so, co­mo aque­llas por­ce­la­nas ro­tas que en­con­tra­mos en Vi­lla Ti­ti­na”; o, al­gún agos­to: “Es­ta tar­de pa­re­ce pin­ta­da por Go­ya”.

Es­cri­bien­do en la vie­ja má­qui­na Con­ti­nen­tal mis pri­me­ras lí­neas, al le­van­tar la vis­ta, por la ven­ta­na en ocha­va –ba­jo la cual te­nía mi es­cri­to­rio− me gus­ta­ba es­cu­char tras los vi­drios la llu­via so­bre las pie­dras blan­cas de un can­te­ro. Pie­dras blan­cas ex­traí­das de las can­te­ras de Ca­ba­na; en­tre ellas cre­cía una ma­dre­sel­va que plan­tó mi ma­dre.

Y aque­lla vez que, can­sa­da de que las vi­si­tas de mis pa­dres in­te­rrum­pie­ran mi tra­ba­jo, to­mé un cua­derno, un li­bro de ta­pa du­ra pa­ra usar de ta­ble­ro, una la­pi­ce­ra –de esas que se car­ga­ban con tin­ta− y me fui has­ta una sa­lien­te que da­ba, 10 o 12 me­tros más aba­jo, so­bre el arro­yo; allí me sen­té, tra­tan­do de hil­va­nar al­gu­nas fra­ses, pe­ro no es­cri­bí mu­cho: co­rría una bri­sa fres­ca y unos cac­tus re­chon­chos, en­tre las pie­dras, es­ta­ban en flo­ra­ción.

Me que­dé en­si­mis­ma­da con­tem­plan­do la jo­ro­ba de las sie­rras. Co­mo en los vie­jos cuen­tos in­fan­ti­les, unos cui­ses, con­fun­di­dos con mi si­len­cio y mi in­mo­vi­li­dad, sa­lie­ron de sus madrigueras y co­rre­tea­ron di­li­gen­te­men­te bus­can­do co­mi­da, de­te­nién­do­se de vez en cuan­do, apren­si­vos, a ob­ser­var­me.

Edith Hol­den cuen­ta, en un inglés sen­ci­llo y fá­cil de tra­du­cir, ex­pe­rien­cias se­me­jan­tes. Creo que, de al­gu­na ma­ne­ra, po­dría ha­ber he­cho lo que ella. Hu­bie­ra su­plan­ta­do los ver­sos que in­clu­ye en ca­da mes –de By­ron, Spen­cer, Co­le­rid­ge, She­lley− por una se­lec­ción que ya ha­bía for­ma­do con poe­tas nues­tros, co­mo Lu­go­nes, Al­fon­si­na Stor­ni, Bal­do­me­ro Fer­nán­dez Mo­reno, Ar­tu­ro Cap­de­vi­la, Jua­na de Ibar­bou­rou, Ata­li­va He­rre­ra.

El em­pe­ño de es­ta da­ma eduar­dia­na fue de­jar cons­tan­cia de sus ca­mi­na­tas, de sus en­cuen­tros sil­ves­tres y, en al­gún rin­cón de la pá­gi­na, pe­que­ñas vi­ñe­tas de flo­res que me re­cuer­dan ¡tan pa­re­ci­das a las de ella!, esas con que ador­na­ba mis de­be­res de re­dac­ción, o la pá­gi­na del cua­derno en que co­men­za­ba el mes; las pin­ta­ba de no­che, a tém­pe­ra, des­pués de ter­mi­nar la ta­rea.

Hol­den mues­tra mar­ga­ri­tas, vio­le­tas, ba­yas y ho­jas se­cas, pe­ti­rro­jos y rui­se­ño­res. Y en esas ma­ra­vi­llo­sas vi­ñe­tas, en las es­ce­nas del bos­que cam­bian­do en ca­da es­ta­ción, es que re­co­noz­co mis lí­mi­tes: ja­más po­dré ilus­trar mis re­cuer­dos. Siem­pre ten­dré que echar mano de la ge­nia­li­dad de otro.

Pe­ro,¡qué im­por­ta!; cuan­do ojeo su li­bro, al pie de ca­da pá­gi­na, mi ni­ñez me son­ríe en acuarela.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.