PRE­SEN­TE Y PLA­CER

La Voz del Interior - Rumbos - - "el Amor Es Un Poder Que Atraviesa Las Barreras De -

El enamo­ra­mien­to cam­bia la vi­da. So­mos se­res con es­ta­dos de áni­mo y hay po­cas si­tua­cio­nes que nos pro­vo­can el en­can­di­la­mien­to del amor. Hoy en día, el amor es un bien es­ca­so, y cuan­do se lo en­cuen­tra, ge­ne­ra fas­ci­na­ción. El enamo­ra­mien­to cam­bia la per­cep­ción. Per­ci­bi­mos las co­sas de to­dos los días de ma­ne­ra di­fe­ren­te por­que el amor ge­ne­ra un enor­me pla­cer por el pre­sen­te, que se dis­fru­ta con mu­cha in­ten­si­dad. La per­so­na enamo­ra­da pro­yec­ta e ima­gi­na ha­cia adelante. Es­tá lle­na de pla­nes que se dis­fru­tan por an­ti­ci­pa­do. El pa­sa­do se di­suel­ve y que­da re­le­ga­do al ar­cón de la me­mo­ria. Quie­nes aman, go­zan del bri­llo de la se­duc­ción y el pla­cer que pro­vo­can en el otro.

Ca­be­ci­ta de no­via

Pa­ra ir des­pe­jan­do las in­cóg­ni­tas, es im­por­tan­te acla­rar, ade­más, que enamo­rar­se no es amar. Si bien el enamo­ra­mien­to pue­de lle­var al amor en un pro­ce­so de ma­du­ra­ción pau­la­tino, es­to no siempre ocu­rre.

El enamo­ra­mien­to es un es­ta­do don­de la ra­zón y el buen jui­cio que­dan tem­po­ral­men­te sus­pen­di­dos. Pe­ro de tan pa­sio­nal e in­ten­so, es­tá con­de­na­do a ter­mi­nar. Pue­de du­rar des­de días y se­ma­nas has­ta me­ses. Pe­ro no más que eso. En al­gún mo­men­to, el con­tac­to con la ver­da­de­ra iden­ti­dad de nues­tra "me­dia na­ran­ja" idea­li­za­da, nos mues­tra que aque­lla per­so­na que en un prin­ci­pio nos ha­bía pa­re­ci­do per­fec­ta, no lo es tan­to.

Si bien, el enamo­ra­mien­to su­ce­de a cual­quier edad, no es vi­vi­do por to­dos del mis­mo mo­do. Hay quie­nes lo ex­pe­ri­men­tan a la ter­ce­ra edad sin­tien­do la mis­ma pa­sión cie­ga de los vein­te, con mon­ta­ñas de ilu­sión. Otros, en cam­bio, vi­ven es­te tran­ce hu­mano de un mo­do atem­pe­ra­do, más rea­lis­ta.

Las di­fe­ren­cias en la ex­pe­rien­cia es­ta­rán mar­ca­das por una gran va­rie­dad de asun­tos muy per­so­na­les. Por ejem­plo, no sen­ti­rán lo mis­mo al enamo­rar­se a los 70 años aque­llos que ha­yan apren­di­do y ate­so­ra­do sus ex­pe­rien­cias pre­vias, que quie­nes las ha­yan ol­vi­da­do, pa­sán­do­las por al­to. Quien apren­de de su his­to­ria per­so­nal, se­gu­ra­men­te se­rá más re­fle­xi­vo a los 70, de lo que pu­do ha­ber si­do a los 20. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.