De llan­tos y au­lli­dos

La Voz del Interior - Rumbos - - ¡también En Internet! » -

pe­rro guar­dián de la ca­sa ama­ri­lla sin­tió es­tre­me­cer sus múscu­los, al tiem­po que una sed in­con­tro­la­ble lo lan­zó a bus­car agua en va­rios es­pe­jis­mos. Sus fau­ces, con gran­des es­pu­ma­ra­jos, lo con­vir­tie­ron en men­sa­je­ro de muer­te, con su sa­li­va le­tal.

Co­rrió por la lar­ga ca­lle y en­tró en cuan­ta ca­sa en­con­tró, ya que no ha­bía re­jas ni me­dia­ne­ras. El sol del ama­ne­cer mos­tró el más de­sola­dor de los pai­sa­jes: pe­rros he­ri­dos, ga­lli­nas, cer­dos, ga­tos y has­ta una va­ca con su ter­ne­ro.

Era im­po­si­ble co­no­cer el re­co­rri­do y dis­cri­mi­nar qué ani­mal es­tu­vo en con­tac­to con el pe­rro ra­bio­so. Sur­gió un nue­vo He­ro­des que, sin tem­blar­le la mano, fir­mó la or­den de eje­cu­tar a cuan­to ani­mal en­con­tra­ran en las ca­sas.

Los ni­ños de­fen­dían sus mas­co­tas ocul­tán­do­las, pe­ro to­do era inú­til. La mañana se po­bló de llan­tos y au­lli­dos, ca­rre­ras, vi­das de­vas­ta­das por do­quier. Los días si­guien­tes fue­ron tris­tes, si­len­cio­sos.

Los ni­ños en sus jue­gos re­pre­sen­ta­ban las es­ce­nas vi­vi­das, con ver­du­gos des­pia­da­dos.

Un su­ce­so ines­pe­ra­do cam­bió tan­ta tris­te­za en al­ga­ra­bía in­des­crip­ti­ble. Apa­re­ció fla­co y tam­ba­lean­te Ka­lú, un pe­rri­to pe­que­ño, ma­rrón con man­chas blan­cas, úni­co so­bre­vi­vien­te de la trá­gi­ca mañana. Su ins­tin­to per­ci­bió la sen­ten­cia in­ape­la­ble y hu­yó quién sa­be dón­de.

El lla­ma­do de tan­tos co­ra­zo­nes lo tra­jo de vuel­ta. Pu­do ate­nuar las he­ri­das, con su mi­ra­da cal­ma, mien­tras era con­si­de­ra­do y ova­cio­na­do co­mo hé­roe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.