CON­SE­JOS PRACTICOS

La Voz del Interior - Rumbos - - Para Los Chicos, Los Padres Son El Mayor Vínculo A -

An­tes de de­ci­dir­se por un co­le­gio, es bueno te­ner una reunión pa­ra co­no­cer las con­di­cio­nes y la pro­pues­ta edu­ca­ti­va. Un pa­so im­por­tan­te es ge­ne­rar es­pa­cios

de diá­lo­go en la ins­ti­tu­ción pa­ra

que los pa­dres pue­dan ex­pre­sar las ex­pec­ta­ti­vas re­la­ti­vas a la edu­ca­ción de sus hi­jos y es­cu­char las ob­ser­va­cio­nes del do­cen­te. Hay que re­cor­dar que tan­to pa­dres co­mo do­cen­tes son ob­je­to de afec­to y fi­gu­ras de au­to­ri­dad pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes, por lo que es esen­cial que se res­pe­ten mu­tua­men­te. Por último, es bueno uti­li­zar el cua­derno de co­mu­ni­ca­cio­nes co­mo es­pa­cio de in­ter­cam­bio, pe­ro no hay que re­em­pla­zar­lo por un diá­lo­go di­rec­to que sea más cla­ro.

Apor­tes que su­man

Por otra par­te, más allá de la en­se­ñan­za for­mal que de­ben brin­dar los pro­fe­so­res en las es­cue­las, “es­tá bueno que tam­bién se in­terio­ri­cen, al me­nos mí­ni­ma­men­te, acer­ca de la di­ná­mi­ca fa­mi­liar de ca­da alumno que re­ci­ben”, su­gie­re Yo­ko­bo­ri.

Es que a par­tir del com­por­ta­mien­to que ob­ser­van en un chico en el au­la, pue­den ad­ver­tir pro­ble­má­ti­cas que qui­zá los pa­dres no iden­ti­fi­ca­ron. In­clu­so a la in­ver­sa. Dar­le lu­gar a la mi­ra­da do­cen­te o pa­ren­tal es una muestra de con­fian­za y co­la­bo­ra­ción en­tre las par­tes que, se­gu­ra­men­te, be­ne­fi­cia­rá al ni­ño que “se sen­ti­rá con­te­ni­do des­de am­bos la­dos”.

Por eso, es im­por­tan­te que en las va­ca­cio­nes y du­ran­te el año es­co­lar, pa­dres y maes­tros re­fle­xio­nen acer­ca de es­tos as­pec­tos. Y, a pro­pó­si­to, Schle­men­son pro­po­ne “que se reali­cen reunio­nes men­sua­les con no más de cua­tro fa­mi­lias” pa­ra que exis­ta una ins­tan­cia de diá­lo­go en la que se plan­teen ob­je­ti­vos. Pe­ro acla­ra que “dia­lo­gar no es ne­ce­sa­ria­men­te po­ner­se de acuer­do. Pe­ro sí ha­blar des­de una po­si­ción, di­cien­do lo que se quie­re, es­ta­ble­cien­do con­di­cio­nes cla­ras (co­mo ser ho­ra­rios de en­tra­da y sa­li­da de los chi­cos a la es­cue­la) y ha­cién­do­se pre­gun­tas en­tre pa­dres y do­cen­tes pa­ra no co­li­sio­nar”.

Así, am­bas pro­fe­sio­na­les coin­ci­den en la im­por­tan­cia de que exis­ta un es­pa­cio de in­ter­cam­bio en el que pue­da ha­ber cier­ta iden­ti­fi­ca­ción en­tre fa­mi­lia y es­cue­la. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.