Aguas fu­rio­sas de fe­bre­ro

“Ma­má nos gri­tó que co­rrié­ra­mos, y vi­mos pa­sar el río cre­ci­do tro­nan­do: ha­bía arran­ca­do un ár­bol.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Sumario -

El mes de fe­bre­ro ha traí­do a las Sie­rras de Cór­do­ba do­lor y des­truc­ción. No es la pri­me­ra vez. Re­cuer­do las cre­ci­das de cuan­do era chi­ca y a mi pa­dre di­cién­do­nos que hay que res­pe­tar los ca­mi­nos del agua.

Los ríos de Cór­do­ba son, en su ma­yo­ría, ríos de mon­ta­ña y cuan­do llue­ve en las cum­bres, la ines­pe­ra­da cre­ci­da arra­sa­rá con car­pas y au­tos ubi­ca­dos en el llano, cer­ca de un cau­ce, don­de no ha­bía caí­do ni una go­ta.

El arro­yo de Ca­ba­na se ha re­du­ci­do, en los úl­ti­mos años, a po­cos cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad y a un an­cho que pue­de sal­var­se de un sal­to. Es­te mes, ese hi­lo de agua cre­ció has­ta te­ner un an­cho su­pe­rior a los 10 me­tros, y a su­bir más de 5 me­tros, en ca­si to­do su cur­so.

Esa co­rren­ta­da que ba­ja des­de la sie­rra arras­tra cuan­to en­cuen­tra: pie­dras y tron­cos se con­ver­ti­rán en arie­tes que de­mo­le­rán puen­tes y ca­sas y se lle­va­rán vi­das atra­pa­das en su fu­ria.

Mu­cho po­de­mos con­tar los cor­do­be­ses so­bre es­tas cre­ci­das, do­cu­men­ta­das des­de su fun­da­ción, cuan­do lle­ga­ban has­ta la ca­te­dral, des­bo­ca­ban La Ca­ña­da, de­mo­lían los ran­chos de la cos­ta y se me­tían

rum­bos

en los con­ven­tos. Arturo Cap­de­vi­la, en sus cró­ni­cas so­bre la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, re­cuer­da otras tra­ge­dias, tan­to en la ciu­dad co­mo en las sie­rras.

Una so­la vez en mi vi­da pre­sen­cié la lle­ga­da de la cre­cien­te. Aún no iba al co­le­gio y con ma­má y dos de mis her­ma­nos acom­pa­ñá­ba­mos a pa­pá, que tra­ba­ja­ba en Icho Cruz. Nos alo­já­ba­mos en una hos­te­ría que da­ba a un va­do que atra­ve­sá­ba­mos ma­ña­na y tar­de: tras una cur­va, el río se en­san­cha­ba en pla­yas de are­na y aguas trans­pa­ren­tes, don­de los ma­yo­res po­dían cui­dar­nos sin so­bre­sal­tos.

La ma­yor preo­cu­pa­ción eran las cre­ci­das; si la llu­via caía so­bre las cum­bres, el agua lle­ga­ría, en si­len­cio o ru­gien­do, pa­ra arra­sar con cuan­to en­con­tra­ra a su pa­so: las mar­cas de la re­sa­ca, me­tros arri­ba de las már­ge­nes, nos lo ad­ver­tía, así que nos en­se­ña­ron a fi­jar­nos si el agua ba­ja­ba tur­bia, si la co­rrien­te

www.rum­bos­di­gi­tal.com­traía ho­ji­tas o ra­mas…

Un día de ve­rano es­tá­ba­mos en la ri­be­ra opues­ta; ha­cía ra­to que se oía un ru­mor le­jano, pe­ro creía­mos que eran true­nos, pues es­ta­ba nu­bla­do. De pron­to, ma­má, to­mán­do­nos de las ma­nos a mi her­mano y a mí, se­gui­da por mi tía, que al­zó a mi her­ma­na más chi­ca, nos gri­tó que co­rrié­ra­mos ha­cia el va­do. La gen­te se apre­su­ró a se­guir­nos y ca­si to­dos al­can­za­mos a cru­zar mien­tras la cam­pa­na de la hos­te­ría anun­cia­ba el pe­li­gro con un re­pi­que fu­rio­so.

Una vez a sal­vo, cuan­do el bra­mi­do ha­cía tem­blar la tie­rra, me vol­ví a mi­rar: en la cur­va del río, por la que­bra­da al­ta que des­apa­re­cía al lle­gar al cru­ce, vi ve­nir un ár­bol arran­ca­do y, tras él, unas pie­dras enor­mes que em­pu­ja­ban tron­cos, ra­mas, un pe­da­zo de ta­pia; el agua era ba­rro­sa y pa­re­cía una pa­red por su al­tu­ra.

Vi­mos pa­sar la ava­lan­cha tro­nan­do, ma­cha­can­do ár­bo­les, dis­pa­ran­do las pie­dras más chi­cas por el ai­re. Du­ró po­co, pues en cuan­to lle­gó a la par­te an­cha del río, los es­com­bros ro­da­ron con fa­ci­li­dad, se des­pa­rra­ma­ron y des­pués de un ra­to, se cal­mó el desas­tre, aun­que el agua si­guió flu­yen­do en to­rren­tes. Esa tar­de vol­vi­mos a Ca­ba­na; lue­go su­pi­mos que fue una de las peo­res cre­ci­das del lu­gar, al­can­zan­do par­te de la hos­te­ría, lo que nun­ca ha­bía su­ce­di­do.

A tra­vés del tiem­po, he vis­to la fu­ria de nues­tros arro­yos y ríos, pe­ro nun­ca vol­ví a ver esa es­ce­na dan­tes­ca ro­dan­do por la que­bra­da.

Hoy, bo­rras­cas e inun­da­cio­nes me ha­cen sen­tir de nue­vo una ni­ña que mi­ra so­bre el hom­bro una fuer­za que el hom­bre, aun­que pue­de ate­nuar con cier­tos re­cau­dos, ra­ras ve­ces pue­de do­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.