Vic­to­ria, la leo­na de los lla­nos

“No era tan her­mo­sa, pe­ro su va­lor y pres­tan­cia la ha­cían que­ri­da y res­pe­ta­da. Pa­ra sus enemi­gos era ‘la gau­cho­na’.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Sumario -

De las mu­je­res ar­gen­ti­nas del si­glo XIX que se vie­ron en­vuel­tas en la gue­rra ci­vil, Vic­to­ria Ro­me­ro de Pe­ña­lo­za, la “Cha­cha”, tie­ne un lu­gar es­pe­cial en mi me­mo­ria.

Di­cen que el Cha­cho la vio cuan­do, en­tran­do en un po­bla­do, ella le cla­vó los ojos os­cu­ros des­de un bal­cón, y allí mis­mo que­dó pren­da­do de la jo­ven. Po­co des­pués, en cuan­to co­men­za­ron a tra­tar­se, com­pren­die­ron no só­lo que se ama­ban sino que com­par­tían ideas y sen­ti­mien­tos que los ata­ban co­mo si fue­ran es­pí­ri­tus afi­nes. Se ca­sa­ron en 1822, ella te­nía ca­si 20 años y él al­go más.

Vic­to­ria no era lla­ma­ti­va­men­te her­mo­sa, pe­ro su pres­tan­cia y una es­pe­cie de va­lor ague­rri­do y se­reno ha­cían que la gen­te no só­lo la qui­sie­ra, sino que la res­pe­ta­ra. Pa­ra sus enemi­gos, en cam­bio, era “la gau­cho­na”.

Re­cién ca­sa­dos, Pe­ña­lo­za acep­tó que su mu­jer lo acom­pa­ña­ra en la gue­rra −la de fe­de­ra­les y uni­ta­rios− y has­ta le hi­zo una lan­za pe­que­ña y li­via­na pa­ra fa­ci­li­tar­le el com­ba­te.

El Cha­cho era un con­ven­ci­do fe­de­ra­lis­ta, leal al ge­ne­ral Qui­ro­ga; des­con­fia­ba del cen­tra­lis­mo de Ro­sas, y des­pués del ase­si­na­to de Fa­cun­do −siem­pre sos­pe­chó que don Juan Ma­nuel, sino in­du­ci­do, al

rum­bos

me­nos lo ha­bía per­mi­ti­do− se pa­só a las fi­las de La­va­lle, y muer­to és­te en el Nor­te, que­dó al frente del mo­vi­mien­to cons­ti­tu­cio­na­lis­ta en las pro­vin­cias del cen­tro y del no­roes­te.

Mu­chas ve­ces, jun­to a La Leo­na de los Lla­nos, co­mo lla­ma­ban a su mu­jer, lu­chó va­lien­te­men­te con las tro­pas ex­pe­ri­men­ta­das y nu­me­ro­sas de Ori­be, del cu­ra Al­dao, de Na­za­rio Be­na­ví­dez, go­ber­na­dor de San Juan.

Des­pués de la de­rro­ta de Ro­deo del Me­dio, tu­vie­ron que emi­grar a Chi­le, pe­ro pron­to re­gre­sa­ron a se­guir pe­lean­do por sus ideas. Y mien­tras atra­ve­sa­ban los pue­blos, la gen­te sa­lía a re­ci­bir­los y los hom­bres se unían a su ejér­ci­to.

Siem­pre iba Vic­to­ria a su la­do; era co­mo el án­gel guar­dián de su hom­bre, aquel Cha­cho amado y res­pe­ta­do has­ta por sus enemi­gos.

Ya viu­da y an­cia­na, mos­tra­ba con or­gu­llo la ci­ca­triz que re­ci­bie­ra en

www.rum­bos­di­gi­tal.com­la ba­ta­lla de Ma­nan­tia­les −la del año 1842, en Tu­cu­mán− cuan­do, vien­do a su ma­ri­do ro­dea­do de enemi­gos a pun­to de ma­tar­lo, arre­me­tió con sus lan­ce­ros, li­brán­do­lo de la muer­te, aun­que no de la de­rro­ta.

De re­cuer­do, le que­dó aque­lla mar­ca en el ros­tro que a ve­ces cu­bría con un pa­ñue­lo; di­cen que el Cha­cho so­lía be­sár­se­la cuan­do la no­ta­ba tris­te.

Des­pués de la de­rro­ta, hi­zo un tra­to con Be­na­ví­dez, quien lo cum­plió al pie de la le­tra, man­te­nién­do­lo a sal­vo de Ro­sas.

El Cha­cho y su leo­na se re­ti­ra­ron a vi­vir en paz, en po­bre­za y dig­ni­dad, y des­pués de Ca­se­ros, ini­cia­ron una amistad epis­to­lar con Ur­qui­za. Pe­ro mien­tras el país caía an­te los ven­ce­do­res de Pa­vón, el Cha­cho y Vic­to­ria to­ma­ron nue­va­men­te las ar­mas, y en­tre com­ba­tes ga­na­dos y per­di­dos, en­tre ar­mis­ti­cios y tra­ta­dos, se fir­mó tá­ci­ta­men­te la sen­ten­cia del Cha­cho.

Un mal­ha­da­do día, a fi­na­les del año 1863, mien­tras es­pe­ra­ba un acuer­do de paz en Ol­ta, lle­gó la muer­te y lo en­con­tró sin más ar­mas que su co­ra­je: de­lan­te de los que lo ama­ban, de sus po­cos hom­bres, fue lan­cea­do has­ta mo­rir. Es­ta vez, Vic­to­ria no te­nía lan­za ni pu­ñal pa­ra de­fen­der­lo.

Lo que si­guió fue un cú­mu­lo de in­ju­rias: me­ses des­pués, ella en­vió a Ur­qui­za una car­ta con­tán­do­le có­mo ha­bían des­cuar­ti­za­do a su ma­ri­do en su pre­sen­cia, có­mo la ha­bían hu­mi­lla­do y en­ca­de­na­do, des­po­ján­do­la de to­do cuan­to le que­da­ba.

Des­pués, Vic­to­ria se pier­de en las som­bras, pe­ro su car­ta es una amar­ga de­nun­cia que man­cha a sus ase­si­nos y a sus cóm­pli­ces que, co­mo mu­chas ve­ces en nues­tra his­to­ria, que­da­rían sin cas­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.