Pre­su­pues­to

La Voz del Interior - Rumbos - - “para Mí, Tener Miedo Significa Que No Te Preparas -

“Al­gu­nos di­cen que ti­ra­mos pla­ta en el es­pa­cio, pe­ro el pre­su­pues­to de la CSA es me­nor de lo que los ca­na­dien­ses gas­tan en go­lo­si­nas pa­ra Ha­llo­ween”. con­trar di­fe­ren­tes for­mas de lle­gar allí, pro­ba­ble­men­te ha­gan el ca­mino más fe­liz y pla­cen­te­ro. Es una pro­fe­sión en la que to­do el tiem­po es­tás ba­jo la lu­pa de cien­tos de per­so­nas, ¿có­mo ha­cés pa­ra li­diar con los crí­ti­cos? Ser crí­ti­co es el tra­ba­jo más fá­cil del mun­do: no te­nés que sa­ber na­da y po­dés cri­ti­car to­do sin ha­cer na­da nun­ca. Hay crí­ti­cos en el mun­do, ¿y qué? Es­toy real­men­te más in­tere­sa­do en ha­cer al­go y en con­cen­trar­me en lo que real­men­te im­por­ta y tra­ba­jar por ello. Siem­pre va a ha­ber crí­ti­cos, ¿pe­ro qué es lo más gran­dio­so que un crít ico log ró? Si mple­men­te no de­jo que me afec­ten. Los es­cu­cho, sí, por­que tal vez di­gan al­go va­lio­so so­bre al­go que es­toy ha­cien­do mal; pe­ro no de­jo que su fal­ta de lo­gros me preo­cu­pe. ¿Los as­tro­nau­tas son ego­cén­tri­cos? Bueno, no que­rrías ir a una mi­sión de cin­co me­ses con al­guien que ten­ga un gran ego. Por­que esas per­so­nas ne­ce­si­tan de otros que les di­gan lo­gran­des­que­sony­tie­ne­nu­na­vi­sión dis­tor­sio­na­da de los de­más. De­fi­ni­ti­va­men­te al­gu­nos as­tro­nau­tas han te­ni­do gran­des egos, en es­pe­cial du­ran­te los pri­me­ros años del Pro­gra­ma Es­pa­cial, cuan­do el en­fo­que era más in­di­vi­dual. Pe­ro ex­plo­rar el es­pa­cio arri­ba de la EEI es un lu­gar mu­cho me­jor pa­ra al­guien hu­mil­de, pa­cien­te y que en­tien­de que el Pro­gra­ma es más im­por­tan­te que él. Siem­pre creí que los as­tro­nau­tas eran una ra­za de su­per­hé­roes, pe­ro en tu li­bro pa­re­cie­ra que son per­so­nas co­mu­nes con vi­das ex­tra­or­di­na­rias, ¿es así? Sí. Quie­ro de­cir que hay muy po­cas per­so­nas a quie­nes se les con­fía pa­ra ser as­tro­nau­ta y el tra­ba­jo es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil, muy pe­li­gro­so y tie­ne con­se­cuen­cias muy im­por­tan­tes. Si ha­ce­mos al­go mal, eso pue­de cos­tar cien­tos de bi­llo­nes de dó­la­res. ¿Y có­mo se­lec­cio­nás a las per­so­nas pa­ra ese ni­vel de exi­gen­cia? Pri­me­ro, tie­ne que ser al­guien que se com­pro­me­ta con el Pro­gra­ma co­mo mí­ni­mo por los próx i mos vei nte a ños. Y de­be ser al­guien que ha­ya pro­ba­do que tie­ne las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias. No un su­per­hé­roe, só­lo al­guien ta­len­to-

rum­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.