Res­ca­tan­do a Luis Franco

“Ca­ras y Ca­re­tas pin­ta­ba tal cual al gran es­cri­tor, a quien na­die co­no­cía. Lle­gó mon­ta­do en una mu­la, se­gui­do de su peón.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Sumario -

Es­tos úl­ti­mos días, con­sul­tan­do li­bros de his­to­ria pa­ra el to­mo que ce­rra­rá la sa­ga de la gue­rra ci­vil en­tre uni­ta­rios y fe­de­ra­les, di con va­rias obras de Luis Franco, re­ga­la­das −sien­do jó­ve­nes− por mi her­mano Eduar­do: al ver­me em­pren­der la aven­tu­ra de es­cri­bir novela his­tó­ri­ca, apor­tó al­gu­nos tí­tu­los que con­si­de­ró in­dis­pen­sa­bles.

Luis Franco (1898-1988) na­ció en Be­lén, Ca­ta­mar­ca, y es uno de nues­tros gran­des es­cri­to­res ol­vi­da­dos.

Era ape­nas ado­les­cen­te cuan­do su fa­mi­lia se tras­la­dó a la ca­pi­tal de la pro­vin­cia, pues los hi­jos de­bían co­men­zar el se­cun­da­rio, y fue alumno del pres­ti­gio­so Co­le­gio Na­cio­nal de esa ciu­dad: allí des­cu­brió cuán­to le gus­ta­ba la his­to­ria y la poe­sía; sus pro­fe­so­res ya se ha­bían fi­ja­do en aquel jo­ven que an­da­ba siem­pre con un li­bro en la mano y le­yen­do en los re­creos.

Ama­ba pro­fun­da­men­te la tierra don­de na­ció, y se apre­su­ró a ter­mi­nar los es­tu­dios pa­ra re­gre­sar a su Be­lén na­tal.

Co­men­zó a es­cri­bir poe­sía y en 1918 ga­nó el Pre­mio de Ho­nor de los “Juegos Flo­ra­les” de Tu­cu­mán: los dia­rios del país y la fa­mo­sa re­vis­ta Ca­ras y Ca­re­tas con­ta­ron una

rum­bos

anécdota que lo pin­ta­ba de cuer­po en­te­ro: to­dos es­pe­ra­ban su lle­ga­da, pues na­die lo co­no­cía, y se sor­pren­die­ron al ver­lo apa­re­cer, mon­ta­do en una mu­la y se­gui­do por uno de sus peo­nes. El via­je, por en­ton­ces, a ca­ba­llo, du­ra­ba va­rios días.

No era un jo­ven dó­cil: fue re­pren­di­do va­rias ve­ces en el co­le­gio y en el ser­vi­cio mi­li­tar es­tu­vo pre­so por­que era in­ca­paz de ca­llar lo que pen­sa­ba. Al sa­lir, se ins­cri­bió en Abo­ga­cía, pe­ro aban­do­nó la ca­rre­ra: su vi­da fue un re­gre­sar al cam­po −don­de desea­ba vi­vir− y es­ca­par­se a la ciu­dad pa­ra bus­car lec­tu­ras.

En Bue­nos Ai­res, co­men­zó a tra­ba­jar en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal del Maes­tro, don­de se ha­lla­ba a gus­to: no ga­na­ba mu­cho pe­ro le en­can­ta­ba por­que te­nía a su dis­po­si­ción in­con­ta­bles lec­tu­ras.

En sus mo­men­tos de re­ti­ro, cuan­do re­gre­sa­ba a Be­lén, tra­ba­ja­ba el cam­po, “ha­cien­do de pa­trón,

www.rum­bos­di­gi­tal.com­ca­pa­taz y peón; de he­rre­ro, car­pin­te­ro y ta­la­bar­te­ro”, co­mo di­ce una de sus bio­gra­fías.

Por en­ton­ces, sus ideas co­men­za­ron a afian­zar­se y re­gre­só ca­da tan­to a la cár­cel por de­fen­der el de­re­cho al agua de rie­go de los cam­pe­si­nos. Lle­gó a ser con­si­de­ra­do por el go­bierno –y cier­ta par­te de la so­cie­dad− co­mo enemi­go por sus ideas de iz­quier­da. Otros, en cam­bio, lo con­si­de­ra­ban anar­quis­ta.

Lo cier­to es que es­cri­bió un poe­ma-ho­me­na­je a la muer­te de Trots­ki (1940) y co­men­zó a par­ti­ci­par en la re­vis­ta Es­tra­te­gia, con Mil­cía­des Pe­ña y Nahuel Mo­reno, ad­hi­rien­do a va­rios par­ti­dos de cor­te so­cia­lis­ta en los ini­cios de 1980. A pe­sar de es­to, tu­vo una ac­ti­tud crí­ti­ca so­bre Sta­lin y otros lí­de­res del co­mu­nis­mo ru­so.

Des­de su ju­ven­tud has­ta su lar­ga vejez, co­se­chó in­nu­me­ra­bles pre­mios li­te­ra­rios, los más re­le­van­tes en­tre no­so­tros, a los que acep­tó con hu­mil­dad.

Mu­rió −ca­si cen­te­na­rio− co­mo mue­ren los gran­des en nues­tro país: so­lo, po­bre, en un asi­lo de an­cia­nos, con sus li­bros sin re­edi­tar.

En mi bi­blio­te­ca he en­con­tra­do An­tes y des­pués de Ca­se­ros; El otro Ro­sas; Los gran­des ca­ci­ques de la pam­pa, y El ge­ne­ral Paz y los dos cau­di­lla­jes.

La­men­to no te­ner aque­llos en que ha­bla­ba de des­pués de Ca­se­ros: con­ci­lie­mos o no con sus ideas, el aná­li­sis que ha­ce so­bre nues­tros pro­ble­mas his­tó­ri­cos es de los más lú­ci­dos que he en­con­tra­do.

Pe­ro, so­bre to­do, he en­car­ga­do sus li­bros de poe­sía: Luis Franco, poe­ta, es mi gran des­co­no­ci­do.

¿Una su­ge­ren­cia pa­ra mis lec­to­res? Creo que Ca­ta­mar­ca ha re­edi­ta­do −o es­ta­ba por ha­cer­lo− sus obras; ver el lis­ta­do de His­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.