SURF PA­RA PRIN­CI­PIAN­TES

La Voz del Interior - Rumbos - - “me Invitaron A Competir Por Brasil, Pero Para Mí -

Cual­quie­ra pue­de sur­fear, si te­nés ga­nas de pro­bar, ani­ma­te. Te con­ta­mos qué ne­ce­si­tás pa­ra sa­lir a la pis­ta ma­ri­na. Ta­bla de surf: las nue­vas se con­si­guen des­de al­re­de­dor de $ 3.000 pe­ro po­dés em­pe­zar con una usa­da o yen­do a una es­cue­la de surf don­de te la pres­ten du­ran­te las cla­ses y prác­ti­cas. Tra­je de neo­preno: en oto­ño/in­vierno es in­dis­pen­sa­ble pa­ra pro­te­ger­te de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras del mar. Ade­más te cui­da de gol­pes y po­si­bles ras­pa­du­ras. Pa­ra­fi­na: se le po­ne en­ci­ma a la ta­bla pa­ra evi­tar que te res­ba­les. Tam­bién se pue­de usar el grip, que es un ac­ce­so­rio de go­ma que se pe­ga a la ta­bla y es muy útil pa­ra lo­grar ad­he­rir­te. na­tu­ra­li­za­do y ade­más se sien­te bra­si­le­ño, así que acep­tó sin pro­ble­mas. Pe­ro yo me quedé pen­san­do en mis orí­ge­nes, en to­da la fa­mi­lia que ten­go en mi país na­tal -abue­los, pri­mos, tíos- y en lo im­por­tan­te que es pa­ra mí que el de­por­te crez­ca en Ar­gen­ti­na y que ha­ya ca­da vez más ri­ders (sur­fis­tas), así que de­ci­dí re­pre­sen­tar al país don­de na­cí. Hoy soy ri­der de Quik­sil­ver y ha­ber to­ma­do la de­ci­sión de com­pe­tir pa­ra la se­lec­ción ar­gen­ti­na fue lo me­jor que hi­ce, nun­ca voy a arre­pen­tir­me. ¿Qué di­fe­ren­cias en­con­trás en­tre el surf de Bra­sil y de Ar­gen­ti­na? En Bra­sil el surf no es un de­por­te de mo­da ni eli­tis­ta, es par­te de la cul­tu­ra, mi­llo­nes de bra­si­le­ños es­tán me­ti­dos en el agua du­ran­te to­do el día, to­do el año. La gen­te lo to­ma co­mo una for­ma de vi­da y de su­pera­ción per­so­nal, co­mo pa­sa acá con el fút­bol. Es una ma­ne­ra de cre­cer so­cial­men­te y sa­lir de la po­bre­za, los chi­cos ba­jan de las fa­ve­las con sus ta­blas to­das ro­tas y en­tre­nan du­ro. In­clu­so en Bra­sil exis­ten fa­cul­ta­des de surf y en la es­cue­la si hay bue­nas olas te de­jan lle­gar tar­de sin compu­tar­te la fal­ta. En Ar­gen­ti­na to­da­vía eso no pa­sa, aun­que el de­por­te es­tá en pleno au­ge y va ca­mino a po­pu­la­ri­zar­se. En Mar del Pla­ta cre­ció un mon­tón, ca­da año hay más gen­te sur­fean­do y eso es­tá bue­ní­si­mo. El surf es apa­sio­nan­te, cual­quie­ra que lo prue­ba des­pués no lo quie­re de­jar. Ade­más se pue­de em­pe­zar en cual­quier mo­men­to: mi pa­pá tie­ne un alumno de 74 años. ¿Có­mo es un día ha­bi­tual en la vi­da de un sur­fis­ta pro­fe­sio­nal? Me le­van­to a las cin­co de la mañana y en­treno en el gim­na­sio has­ta las ocho de la mañana. Des­pués en­treno unas tres ho­ras aden­tro del mar, me to­mo un des­can­so y a la tar­de vuel­vo. En to­tal pa­so unas ocho ho­ras por día en el agua. A las ocho de la no­che es­toy can­sa­dí­si­mo, me acues­to a dor­mir tem­prano así ten­go ener­gía pa­ra la mañana si­guien­te. Tam­bién ten­go muy en cuen­ta la ali­men­ta­ción, tra­to de co­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.