So­bre Antonio y Cleo­pa­tra

“No se sui­ci­da­ron jun­tos ni en un pac­to de amor, pe­ro se qui­ta­ron la vi­da por la pa­sión que sen­tía uno por el otro.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Portada -

Es­ta no­ta va en res­pues­ta a una lec­to­ra, Gri­sel Giménez, quien di­sien­te so­bre mi co­lum­na “Noc­turno de amor” (Rum­bos Nº 602), don­de ha­blo de las pa­sio­nes des­truc­ti­vas to­man­do de ejem­plo va­rias his­to­rias de amor de to­dos los tiem­pos.

Ella se re­fie­re, es­pe­cí­fi­ca­men­te, a Antonio y Cleo­pa­tra, y al ar­chi­du­que Ro­dol­fo y la ba­ro­ne­sa hún­ga­ra Ma­ría Vet­se­ra.

Siem­pre hay va­rias ma­ne­ras de en­ca­rar un te­ma, y pien­so que am­bas lo he­mos he­cho des­de pun­tos de vista di­fe­ren­tes.

En el ca­so de Cleo­pa­tra y Antonio, am­bos de­ci­die­ron mo­rir por­que no que­rían ser to­ma­dos pri­sio­ne­ros y su­frir el tra­to que se les da­ba a los tro­feos de gue­rra. Es cier­to que no se sui­ci­da­ron jun­tos ni en un pac­to de amor, pe­ro qui­tar­se la vi­da fue la con­se­cuen­cia de la pa­sión que sen­tía uno por el otro, sen­ti­mien­to que los lle­vó a to­mar una se­gui­di­lla de de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das po­lí­ti­ca­men­te, que fi­nal­men­te los pre­ci­pi­ta­ron al sui­ci­dio.

John Dry­den, un es­tu­dio­so de Sha­kes­pea­re, con­si­de­ra la pa­sión de Antonio y Cleo­pa­tra “ca­tas­tró­fi­ca”, y Ha­rold Bloom, en Sha­kes­pea­re, la in­ven­ción de lo hu­mano, di­ce: “No sé si sea útil ca­rac­te­ri­zar la re­la­ción

rum­bos

en­tre Antonio y Cleo­pa­tra co­mo mu­tua­men­te des­truc­ti­va, aun­que Sha­kes­pea­re cier­ta­men­te nos mues­tra que con­tri­bu­ye a des­truir­los”.

A eso me re­fe­ría en mi no­ta “Noc­turno de amor”, al de­cir: “Lo tris­te de ca­si to­das las his­to­rias pa­sio­na­les es que tie­nen mal fin: Antonio y Cleo­pa­tra tu­vie­ron que sui­ci­dar­se...”. En nin­gún mo­men­to afir­mo que lo hi­cie­ran por amor.

En cuan­to a los aman­tes de Ma­yer­ling, lo ten­go en cuen­ta por­que la pe­lí­cu­la La tra­ge­dia de Ma­yer­ling (se­gún una tra­duc­ción) di­ri­gi­da por Ana­to­le Lit­vak y pro­ta­go­ni­za­da por Char­les Bo­yer y Da­nie­lle Da­rrieux, era una de las pre­fe­ri­das de ma­má, quien de­cía que la ha­bían es­tre­na­do el año de mi na­ci­mien­to. Se­gún con­ta­ba, am­bos hi­cie­ron un pac­to sui­ci­da, ya que pre­fe­rían mo­rir an­tes que se­pa­rar­se, co­mo pre­ten­día la fa­mi­lia im­pe­rial.

Mis du­das vi­nie­ron mu­cho des­pués, cuan­do co­men­cé a en­con­trar

www.rum­bos­di­gi­tal.co­mar­tícu­los y li­bros so­bre el te­ma, en­tre ellos, El ángel de la trom­pe­ta, de Er­nest Lot­har. Con los años, di con cua­tro ver­sio­nes: la ro­mán­ti­ca, que es la que ha per­du­ra­do; la po­lí­ti­ca, que ase­gu­ra que se sui­ci­da­ron por­que es­ta­ban com­pro­me­ti­dos con el mo­vi­mien­to de los na­cio­na­lis­tas hún­ga­ros –al que per­te­ne­cía la Vet­se­ra– quie­nes aca­ba­ban de ser de­rro­ta­dos por el em­pe­ra­dor Francisco Jo­sé, pa­dre del ar­chi­du­que. En­tre los do­cu­men­tos to­ma­dos a los ven­ci­dos, ha­bía só­li­da evi­den­cia con­tra ellos. Qui­zás Ro­dol­fo hu­bie­ra sal­va­do la vi­da, pe­ro te­mían que ella fue­ra con­de­na­da a muer­te por se­di­ción.

La ter­ce­ra ver­sión, ines­pe­ra­da, apa­re­ce en 1945 en dia­rios de Eu­ro­pa y lue­go en la Ar­gen­ti­na, y anun­cia­ba: “Un ca­ble ha ve­ni­do a de­cir­nos que to­da la his­to­ria era fal­sa”.

El ar­chi­du­que Johann Sal­va­tor de Aus­tria mu­rió a los 93 años, en No­rue­ga (en 1945) des­pués de ha­ber si­do da­do por muer­to en 1911. Se ha­bía re­fu­gia­do en aquel país ba­jo un nom­bre fal­so –Hu­go Köh­ler de Kris­tian­sand–, pa­ra ocul­tar un ma­tri­mo­nio o re­la­ción amo­ro­sa con una mu­jer que no per­te­ne­cía a la no­ble­za. Cuan­do se abrió el co­fre don­de in­di­ca­ba se en­con­tra­ban las pruebas de su ver­da­de­ra iden­ti­dad, ha­lla­ron tam­bién una carta en la que ex­pli­ca­ba lo su­ce­di­do en el pa­be­llón de caza.

Se­gún él, que es­tu­vo pre­sen­te, no fue una muer­te ro­mán­ti­ca, sino un epi­so­dio tor­men­to­so de­bi­do a los ce­los de ella: Ro­dol­fo es­ta­ba por de­jar­la por otra mu­jer.

Su­ge­ren­cias: con­ti­núo en la pró­xi­ma no­ta; mien­tras tan­to, po­drían con­se­guir al­gún fil­me so­bre el te­ma, leer El ángel de la trom­pe­ta o ras­trear el te­ma en In­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.