Res­pues­ta a una lec­to­ra ii

“Se oyó un dis­pa­ro y Johann Sal­va­tor co­rrió al dor­mi­to­rio, don­de es­ta­ba el ar­chi­du­que en me­dio de un char­co de san­gre.”

La Voz del Interior - Rumbos - - Portada -

Ter­mi­na­ba la no­ta an­te­rior co­men­tan­do la sor­pren­den­te no­ti­cia que, en 1945, apa­re­ció en los prin­ci­pa­les dia­rios del mun­do y con­ta­da por un tes­ti­go –pa­rien­te muy cer­cano del ar­chi­du­que Ro­dol­fo– quien ase­gu­ra­ba que és­te y su aman­te, Ma­ría Vet­se­ra, no se ha­bían sui­ci­da­do.

En el nú­me­ro de Rum­bos pa­sa­do, con­té que exis­ten cua­tro ver­sio­nes: las dos pri­me­ras son la ro­mán­ti­ca y la política; la ter­ce­ra ver­sión es la del ar­chi­du­que Johann Sal­va­tor, que es la que men­ciono arri­ba.

Un os­cu­ro ciu­da­dano no­rue­go, Hu­go Köh­ler de Kris­tian­sand, hi­zo sa­ber po­co an­tes de mo­rir que él era, en reali­dad, el ar­chi­du­que Johann Sal­va­tor de Aus­tria; que ha­bía cam­bia­do su nom­bre pa­ra des­apa­re­cer de la cor­te y ca­sar­se con una mu­jer que no era de la no­ble­za. Pa­ra que no hu­bie­ra du­das, di­jo que en un ar­cón de su ca­sa te­nía los do­cu­men­tos per­ti­nen­tes que pro­ba­ban quién era, en reali­dad, él. Y así re­sul­tó.

En­tre sus co­sas, en­con­tra­ron una car­ta don­de con­ta­ba lo que ha­bía su­ce­di­do aque­lla no­che trá­gi­ca, y no era una no­ve­la ro­sa, ni un en­cuen­tro de amor, sino una juer­ga ma­yús­cu­la don­de to­dos es­ta­ban ebrios, in­clu­yen­do a los aman­tes, en­ce­rra­dos en el dor­mi­to­rio.

De pron­to se oyó un dis­pa­ro, Johann Sal­va­tor co­rrió al dor­mi­to­rio y se en­con­tró con el ar­chi­du­que ten­di­do en un char­co de san­gre: Vet­se­ra lo ha­bía ma­ta­do dán­do­le con una botella en la ca­be­za, y el ayu­da de cá­ma­ra de Ro­dol­fo –nun­ca se ex­pli­có có­mo lle­gó an­tes que los otros oye­ran al­go– al ver lo que ha­bía he­cho, la ma­tó de un ti­ro “pa­ra ven­gar a su se­ñor”. Se­gún di­jo el tes­ti­go, el hom­bre aún te­nía el ar­ma en la mano.

Se se­lló un pac­to de si­len­cio, y el ar­chi­du­que Sal­va­tor re­nun­ció a sus de­re­chos pa­ra ocu­par el trono, con tal de li­brar­se de re­co­no­cer lo su­ce­di­do an­te Francisco Jo­sé. Se­gún su bio­gra­fía ofi­cial, co­men­zó a via­jar por to­do el mun­do pa­ra huir de la cor­te.

Es­ta no­ti­cia se hi­zo pú­bli­ca 56 años des­pués del su­ce­so (1889) y muy cer­ca de la fe­cha de muer­te de Johann.

Pe­ro apa­re­ce­ría una cuar­ta ver-

www.rum­bos­di­gi­tal.com­sión: la del ayu­da de cá­ma­ra de Ro­dol­fo. No sé si ha­bía muer­to pa­ra 1945, pe­ro al pa­re­cer su fa­mi­lia te­nía al­go que opo­ner a tra­vés del “Dia­rio” que lle­va­ba és­te: su his­to­ria de­cía que en un mo­men­to da­do, Ro­dol­fo lo lla­mó a su ha­bi­ta­ción y le di­jo que, en una dis­cu­sión, ha­bía gol­pea­do a Ma­ría con una botella y, co­mo no des­per­ta­ba, le pi­dió que lo ayu­da­ra a re­ani­mar­la. El sir­vien­te se dio cuen­ta de que es­ta­ba muer­ta, y así se lo di­jo. Ro­dol­fo, ob­nu­bi­la­do por el al­cohol, por no sa­ber có­mo afron­tar aque­llo, o por cul­pa­bi­li­dad, to­mó el ar­ma que so­lía te­ner cer­ca y se pe­gó un ti­ro. El dis­pa­ro atra­jo a Johann Sal­va­tor y sus ami­gos, quie­nes de­ci­die­ron con­tar una his­to­ria acep­ta­ble.

Es­ta ver­sión me pa­re­ce la más rea­lis­ta, pues no creo que un sir­vien­te –que no es­ta­ba ebrio– ma­ta­ra a una ba­ro­ne­sa así, co­mo si fue­ra tan fá­cil.

Mi sos­pe­cha es que Johann tras­to­có las co­sas pa­ra que Ro­dol­fo no que­da­ra co­mo el ase­sino de su aman­te.

Se ocul­tó la ver­dad y na­ció la le­yen­da, pro­cla­man­do que Ma­ría Vet­se­ra –y no esa jo­ven sin abo­len­go, de la cual Ro­dol­fo es­ta­ba ver­da­de­ra­men­te enamo­ra­do– fi­gu­ra­ra co­mo la ama­da in­mor­tal.

La no­ta sobre el se­cre­to de Ma­yer­ling ter­mi­na­ba pre­gun­tán­do­se “si no hu­bie­se si­do más her­mo­so que el mun­do hu­bie­ra se­gui­do en el en­ga­ño pia­do­so de que hu­bo un prín­ci­pe he­re­de­ro y una her­mo­sa jo­ven cru­zan­do jun­tos el um­bral de la vi­da y de la muer­te, por­que en sus co­ra­zo­nes el man­da­to del amor era más fuer­te que to­dos los pre­jui­cios”.

Su­ge­ren­cia: bus­car el poe­ma del es­pa­ñol Juan Luis Pa­ne­ro Vals en so­li­ta­rio, que ha­bla de Ma­yer­ling, Vie­na y el Da­nu­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.