Tu nom­bre es flor

Los tér­mi­nos cien­tí­fi­cos evi­tan con­fu­sio­nes y se usan aquí y allá.

La Voz del Interior - Rumbos - - Por Guillermo Grimoldi -

Mu­chas ve­ces la gen­te se queja de que en las re­vis­tas uti­li­za­mos los nom­bres cien­tí­fi­cos y no los po­pu­la­res pa­ra re­fe­rir­nos a las plan­tas. Su­ce­de que uti­li­zar el nom­bre cien­tí­fi­co nos da cer­te­za sobre la es­pe­cie de la que ha­bla­mos. Por ejem­plo: la plan­ta co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo “ná­car” en Cór­do­ba, en Bue­nos Ai­res es lla­ma­da “be­go­nia ná­car”, en Men­do­za y San Juan “flor de azú­car” y en Sal­ta y Tu­cu­mán “flor de ce­ra” o “flor de por­ce­la­na”. El nom­bre cien­tí­fi­co es úni­co de ca­da es­pe­cie, se es­cri­be en la­tín y cons­ta de dos pa­la­bras: la pri­me­ra (que siem­pre em­pie­za con ma­yús­cu­la) in­di­ca el gé­ne­ro al que per­te­ne­ce la plan­ta y la se­gun­da (siem­pre en mi­nús­cu­las) se­ña­la la es­pe­cie. Co­mo se pro­nun­cia igual en cual­quier par­te del mun­do, si al­guien pi­de en Ru­sia o en Cór­do­ba una Be­go­nia sem­per flo­rens, es con se­gu­ri­dad aque­lla que po­pu­lar­men­te lla­ma­mos ná­car, be­go­nia ná­car, flor de ce­ra o flor de azú­car.

rum­bos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.